Museo de Málaga

Museo de Málaga – Tras 20 años, Málaga recupera su museo en el reformado Palacio de la Aduana. El 13 de diciembre, el Museo de Málaga abre sus puertas con las grandísimas colecciones de las antiguas sedes de Bellas Artes y Arqueología.

Museo de Málaga Colecciones

Ubicado en el casco histórico, a tan sólo unos metros del Museo Picasso o el Centre Pompidou y junto a la Alcazaba, el Teatro Romano y la Catedral, el rehabilitado Palacio de la Aduana dedica su primera planta a las colecciones de arte -200 obras expuestas de más de 2.000 registros- y la segunda a la colección arqueológica -2.000 piezas expuestas de 15.000-, mientras que la planta baja, con su amplio patio de columnas, ha quedado habilitada a modo de plaza abierta a la que es posible acceder sin necesidad de sacar entrada para el museo y que es un modo de devolver a los malagueños el edificio que reclamaron con movilizaciones en la calle entre 1997 y 2001 bajo el lema de La Aduana para Málaga. En esa planta baja, donde se encuentra un almacén visitable con medio millar de piezas, se erige además para dar la bienvenida a los visitantes La dama de la Aduana, una escultura de mármol romana datada en el siglo II y que fue hallada en el siglo XVIII al realizar los trabajos de excavación para construir el edificio.

La sección arqueológica de la primera planta incluye la denominada “colección Loringiana”, una colección privada de arqueología formada por los marqueses de Loring-Heredia en el siglo XIX y que estaba considerada en su momento como una de las más importantes de España y que incluye desde cerámicas fenicias y monedas a estatuas de época clásica.

El resto de los fondos arqueológicos se organiza en bloques temáticos que van desde los yacimientos prehistóricos de las cuevas malagueñas, al megalitismo neolítico y piezas del primer asentamiento fenicio que se excavó en la Península Ibérica (el de los Toscanos, en Vélez-Málaga), además de hallazgos de la Málaga romana y piezas de la Malaqa islámica. También se exponen piezas excepcionales halladas a principios de este siglo XXI en el casco urbano de Málaga, como la monumental tumba de un personaje ataviado con la panoplia propia de un guerrero griego del siglo VI a.C.

Museo de Málaga Anatomía del Corazón, Enrique Simonet

La Rica Pintura del Siglo XIX

Entre los fondos de Bellas Artes del Museo de Málaga se encuentra una de las mejores colecciones de pintura del siglo XIX, en consonancia con el esplendor económico que vivió la ciudad en la época, además de ser uno de los museos españoles que más fondos del Prado tiene en depósito. El recorrido arranca con obras de arte sacro de los siglos XVI y XVIII, con piezas como la Dolorosa de Pedro de Mena fechada entre 1676-1680; le siguen sendas secciones dedicadas a escenas marítimas y al paisajismo, con obras de Emilio Ocón, José Gartner y Antonio Reyna Manescau. Otra sala se dedica al valenciano Bernardo Ferrándiz y Badenes y algunos de sus discípulos como José Denis Belgrano, además de otros pintores de finales del XIX, como Federico de Madrazo; mientras que la siguiente sala la presiden obras de Muñoz Degrain (Los de Igueriben Mueren) y de otros maestros impresionistas valencianos, como el propio Joaquín Sorolla.

Otros espacios importantes ocupan las obras del malagueño Moreno Carbonero -artífice de las pinturas de la iglesia madrileña de San Francisco el Grande-, acompañado de obras como Esclava en Venta de Jiménez Aranda, y José Nogales Sevilla (Floristas valencianas y Milagro de Santa Casilda).

Un lugar privilegiado ocupan las obras de otro de los aventajados alumnos de la escuela malagueña, Enrique Simonet y Lombardo, cuyo inmenso lienzo ¡Y Tenía Corazón! (Anatomía del Corazón), datado en 1890, es la pintura que más se identifica con el Museo de Málaga. También se pueden contemplar en esta sala el también monumental El Juicio de París (1904) y el boceto para la Decapitación de San Pablo, cuyo lienzo final se encuentra en la Catedral de Málaga.

Y, como no podía ser de otra manera, el malagueño Pablo Picasso ocupa un espacio especial en el museo, con obras como Pareja de Ancianos (1895) y El viejo de la Manta (1895), que pintó solo con 14 años en la que retrata a su padre y regaló a “su querido maestro” Muñoz Degrain, y Cabeza de Mosquetero (1968), además de fondos bibliográficos y arte gráfico donado por el que fuera secretario personal del artista, Jaume Sabartés.

Por último, la denominada Generación del Cincuenta del arte contemporáneo malagueño está representada con obras de autores locales como Eugenio Chicano, Manuel Barbadillo, Dámaso Ruano y Elena Laverón.

La guinda del Museo de Málaga la pone la terraza-mirador del Palacio de la Aduana, desde donde se puede observar el trabajo realizado para recuperar la antigua cubierta a dos aguas del inmueble, que se perdió en un incendio en 1922, y contemplar unas vistas inmejorables de la Alcazaba.

Información

Abierto: martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo.

Horario: abierto de 9:00h a 15:30h.

Información telefónica: 951 911 904.

Dirección: Plaza de la Aduana, Málaga 29015

Museo de Málaga Palacio Aduana

Dejar un comentario