Las Estaciones y los Días: Investidos de Poder

Las Estaciones y los Días: Investidos de Poder

Las Estaciones y los Días: Investidos de Poder – Tras la moción de censura en Marbella, vuelve Ángeles Muñoz y su equipo de gobierno al poder.

Investidos de Poder

Hay partidos políticos que están investidos de poder. Desde el minuto uno. Desconozco si se debe a la erótica que despliegan, la del poder digo, al poder del miedo que inspiran y el temor a sus consecuencias, o al poder económico que irradian en cada gesto. Y tiene más que ver esta sensación con una voluntad de sometimiento de un sector de la ciudadanía, debido, probablemente a un caciquismo ancestral, que a la realidad por la que se conocen sus acciones.

Y es que gran parte de ese poder reside en el manejo de los tiempos, en el sometimiento embelesado de algunos medios de comunicación y en un excelente uso de las redes sociales como escaparate del postureo. Todo ello de cara a la opinión pública, que compra el mensaje con fe ciega y a pies juntillas, porque en la distancia corta, la cosa cambia, y se tiende más al faconazo y la estocada, que al abrazo comprensivo.

Y es en esto último donde aparece el temor. Porque forma parte de la idiosincrasia de esos partidos políticos no perdonar a los traidores, menos aún indultarlos y, además, hacer visible ante propios y extraños ese caer en desgracia. Y eso, pesa. Pesa a la hora de buscar el compromiso del empleado público, el apoyo resolutivo de determinados responsables de área o la firmeza en el desempeño de algunas tareas dentro del personal de la casona de la plaza de los Naranjos de Marbella.

Como es una realidad que hay un sector de la ciudadanía que no quiere ser empoderado, que no quiere tener que tomar sus propias decisiones, que prefiere que decidan y hagan por él. Y en ese caldo de cultivo es donde estos partidos políticos se mueven como pez en el agua, porque si yo no quiero decidir y a mí me tienen que ofrecer y dar, se promueve de manera indirecta una red de clientelismos sometida al arbitrio, deseo y concesión de los poderosos políticos que, sin duda, lo utilizarán en su propio beneficio.

En esta primera semana cumplida desde la moción de censura se han visto en Marbella cientos de esos pequeños gestos, esas servidumbres debidas, ese regreso a un poder municipal que el Partido Popular parece arrogarse como inherente y en exclusiva, el pequeño desplante al que no comulgó, el abrazo populista y su inmediato retrato en redes sociales, algunas carreras de algunos servidores públicos a la voz del concejal, el besamanos.

El nuevo equipo de gobierno ya ha pegado cuatro brochazos deslumbrantes encumbrados por un sector de los medios y el palmeo en redes sociales, y solo un pequeño sector crítico ha preguntado por la legalidad y denuncias que recaen sobre el Starlite, al que se quiere nombrar “de interés municipal”, por la licitación de un servicio de renting para camiones de limpieza que se había firmado el 8 de agosto, aún bajo el mandato de José Bernal, por la dotación de sueldos y herramientas a la oposición que durante ocho años de gobierno popular fue reducida a lo mínimo, o por mantener la pluralidad en RTV Marbella, que en dos años ha abierto sus puertas a todas las voces y opiniones, y que se había mantenido cerrada para todo aquel que no formara parte del gobierno municipal en tiempos de GIL y del Partido Popular.

Pero estas cosas caen en el olvido cuando un sector de la ciudadanía solo es capaz de escuchar la voz de su amo. Y es que hay partidos políticos que están investidos de Poder, con mayúsculas. Investidos de poder desde el minuto uno.

También puede interesar

Un comentario

  • juana 05/09/2017   Respuesta →

    El que tenga oídos para oír que oiga.Está meridiano.

Dejar un comentario