IEVENN
Asia

A 10 años de las protestas que cambiaron la República Islámica de Irán

Un día como hoy 10 años atrás millones de iraníes ejercieron su derecho al voto en una movilización como pocas en la historia de la República Islámica que para entonces cumplía su décimo tercer aniversario…

Y parte de la responsabilidad de aquella participación masiva recaía en miles de jóvenes que habían empleado todos sus esfuerzos, y los medios tecnológicos que tenían a su alcance, para convencer a la gente de la necesidad de votar.

Facebook –al que aquel entonces se accedía a través de los computadores y no de los teléfonos móviles-, pero sobre todo cadenas de mensajes de texto, fueron utilizadas para convencer a la gente sobre la importancia de unas elecciones que desde los dos grandes campos del espectro del campo político iraní se definían como fundamentales. Por parte de los conservadores y radicales que apoyaban al populista presidente Mahmud Ahmadineyad, era la oportunidad para consolidar su poder y aislar definitivamente al sector reformista que había tenido sus épocas de gloria durante la presidencia de Mohammad Jatami (1997-2005).

Para estos últimos era la oportunidad no solo para recuperar la Presidencia sino sacar del camino un mandatario que desde su punto de vista estaba destruyendo todas las instituciones del país con sus medidas económicas populistas, su persecución contra decenas de organizaciones que trabajan en el campo de los derechos de la mujer y los niños, entre otros. Se sumaban sus discursos explosivos en el campo internacional que lo único que lograban era aislar a Irán del mundo.

Después de meses de discusiones, este sector había decidido participar con dos candidatos que, si bien pertenecen a las entrañas del régimen, defendían posiciones como mayor apertura social o mayor interacción con el mundo. El exprimer ministro Mir-Hussein Mousavi y el exportavoz del Parlamento Mehdi Karroubi pasaron a ser la cabeza de lanza contra Ahmadineyad, que tenía gran arraigo en los sectores más populares, especialmente en las provincias, a las que había ayudado con sus programas de desarrollo.

En esta foto de archivo tomada el 21 de abril de 2009, el candidato a la Presidencia, Mir Hossein Mousavi, habla a los partidarios en Ghorghan, a 400 kilómetros de Teherán. Ha pasado una década desde que Irán celebró sus elecciones más duramente disputadas.

En esta foto de archivo tomada el 21 de abril de 2009, el candidato a la Presidencia, Mir Hossein Mousavi, habla a los partidarios en Ghorghan, a 400 kilómetros de Teherán. Ha pasado una década desde que Irán celebró sus elecciones más duramente disputadas. Atta Kenare / AFP

Pero mientras que Ahmadineyead tenía sus seguidores, estos candidatos también movilizaron un gran sector de la población. La participación de aquel día superó el 70 por ciento y muchos analistas creen que los nuevos votantes venían motivados por los opositores de Ahmadineyad pero también atraídos por la estrategia puesta en marcha por jóvenes que trataban de seguir, desde las limitaciones locales, el modelo de comunicación puesto en marcha por la campaña de Barak Obama en Estados Unidos.

Al final de aquel día de elecciones, como incluso lo reconoció el portavoz del Parlamento Ali Larijani, Musavi se perfilaba como ganador. Pero a la mañana siguiente los resultados no solo fueron diferentes, sino que la calle estaba militarizada de una manera inusual. Su presencia hacía pensar que las autoridades estaban preparadas para un evento mayor, como sucedió.

El Internet no se usó para llamar a protestas, que fue decisión individual, sino para expandir la información sobre lo que pasaba»

Amir, experto informático

Las protestas de 2009 cambiaron varias realidades de lo que es Irán en la actualidad

Rápidamente Teherán pasó a ser un campo de enfrentamiento donde cualquier protesta pacífica era respondida por fuerza por las autoridades. “Hay que dejar claro el Internet no se usó para llamar a protestas, que fue decisión individual, sino para expandir la información sobre lo que pasaba”, explica el experto informático Amir que entonces dirigía una web de noticias relacionada con el candidato Mehdi Karrubi. Hoy, como muchos activistas de entonces, vive en el exilio, en su caso en Nueva York.

Aquellas protestas que comenzaron la mañana del 13 de julio y se extendieron por nueve meses cambiarían muchos aspectos de lo que es Irán actualmente, especialmente su relación con las redes sociales. Rápidamente la velocidad del internet fue reducida, Facebook y Twitter censurados y los mensajes de texto bloqueados por momentos. Se sumaba a que los periodistas internacionales se les prohibió salir a la calle.

Rápidamente estos jóvenes encontraron la manera y los medios para contarle a los otros iraníes y al mundo lo que pasaba en las calles de Teherán, incluido la represión del régimen. Las fotos que salían de las manifestaciones eran difundidas gracias a la ayuda de mecanismos encontrados por los jóvenes y la población encontró las vías para desbloquear las páginas. A pesar de que Facebook era más popular entonces, aquel movimiento verde se conoció como la Revolución de Twitter.

Hoy millones de iraníes no se despegan de sus teléfonos móviles, desde donde también critican al Gobierno  

Aquellas vías para escapar de la censura parecen hoy una broma. Con los años los iraníes no solo se volvieron adictos a los teléfonos inteligentes que han inundado el mercado –se cree que 55 millones de personas tienen uno- sino a las redes sociales que han pasado a convertirse con los años en un instrumento esencial en sus vidas. Más de 44 millones, por ejemplo, usan la aplicación Telegram, que el año pasado fue bloqueada por el régimen en un intento por promocionar aplicaciones locales, sin éxito.

La «revolución verde» en Irán y el protagonismo de las redes sociales en 2009

Meses después Telegram sigue registrando flujos de comunicación similares antes de ser bloqueada, gracias a las aplicaciones para desbloquear el Internet que se vende fácilmente en todo el país. Lo paradójico es que las autoridades de la República Islámica regresaron a Telegram pero también usan Twiter, otra aplicación bloqueada en Irán. Y es que la censura del Internet no tiene ninguna limitación para que las redes sociales se extiendan y sigan cambiando la manera de vivir de gran parte de la sociedad.

Hoy Internet sirve para enterarse de las noticias, para comunicarse entre la sociedad, para criticar al Gobierno y exigir cuando las cosas no van bien, para difundir protestas que antes no eran visibilizadas, pero también para hacer negocios. Más de 15 millones de personas, especialmente jóvenes, tienen un trabajo relacionado con Internet.

Esto incluye miles de startups que se extienden a todos los aspectos de la sociedad. Hoy Irán tiene su propio Amazon llamado Digikala, que es una de las empresas más grandes del país; su propia versión de Uber y así por decenas. Miles de jóvenes empresarios mueven sus empresas solo en la red.

El Internet en Irán está altamente vigilado y está lejos de ser un subterfugio libre

Pero la red está lejos de ser un escenario de libertad, así por momentos de la impresión de serlo. El Internet también está altamente vigilado y las autoridades han desarrollado gran conocimiento para controlar las redes y controlar la comunicación de los usuarios.
Decenas de personas han sido detenidas por su actividad virtual en los últimos años.

Aun así, el auge del Internet no para de crecer. En un país donde muchas cosas no se pueden hacer ni decir públicamente, el Internet se ha convertido en el espacio para expresar y hacer todo lo que se quiere. Esto ha creado una movilización que posiblemente no tenga comparación en otro país que no pertenezca a la lista de países más desarrollados.

Quién iba a pensar que aquellos intentos de los jóvenes de 2009 por explotar los canales de comunicación que les ofrecían las redes iba a terminar convertido en el motor que ha ayudado a impulsar los cambios sociales que Irán ha vivido desde entonces.

Noticias Asia

Israel demolió decenas de casas palestinas por estar cerca de la barrera de separación

Medios

Irán revela el arresto de 17 espías de la CIA, algunos condenados a muerte

Medios

Irán no cede en el pulso con Reino Unido, que estudia aplicar sanciones

Medios

Irán investiga al petrolero Stena Impero por “una colisión”, pese a las advertencias de Reino Unido

Medios

Un ataque terrorista en Kabul deja al menos 9 muertos y una treintena de heridos

Medios

Irán niega el derribo de un dron por parte de Estados Unidos en el estrecho de Ormuz

Medios

Absuelto de terrorismo el representante de Reporteros Sin Fronteras en Turquía

Medios

Teherán confirma la detención de investigadora franco-iraní Fariba Adelkhah

Medios

La Unión Europea busca reducir la tensión entre Irán y EE. UU.

Medios

Israel: piden la renuncia del ministro de Educación por «discriminación» a homosexuales

Medios

Guardias Revolucionarios: cómo una fuerza irregular terminó siendo la institución más influyente de Irán

Medios

Turquía empezó a recibir misiles rusos en medio del rechazo de la OTAN y las amenazas de EE.UU.

Medios

Dejar Comentario