Acusan a PNV y PSE de “torturadores” con pintadas en varias sedes

Pintada en el batzoki del barrio vitoriano de Txagorritxu. EAJ-PNV

Los dos partidos rechazan los ataques “fuera de tiempo, lugar y entendimiento”

El PNV y el PSE han denunciado este martes los ataques contra varias de sus sedes en los que se les acusa de “torturadores”. Estas pintadas coinciden con la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estasburgo en el que se condena a España por malos tratos a los etarras Portu y Sarasola, autores del atentado contra la T-4 de Barajas.

Los ataques se han producido durante la pasada madrugada en los batzokis de Abendaño (Vitoria), Sabindarrak y Deusto (Bilbao), Arrigorriaga, Ugao, Arrankudiaga y Mungia y en la Casa del Pueblo del barrio bilbaino de Deusto.

Las fachadas de las sedes nacionalistas han sido el objetivo de las pintadas la pasada madrugada y en ellas se tilda al PNV de “cómplice de la tortura” y se acusa a sus dirigentes de “asesinos” y “torturadores”.

El Euzkadi Buru Batzar y las ejecutivas de Álava y Bizkaia han condenado en un comunicado los ataques, que están “fuera de tiempo, lugar y entendimiento”. El PNV lamenta que hasta el momento no ha obtenido “respuesta eficaz alguna ni desde la izquierda abertzale ni desde los diferentes colectivos que legítimamente trabajan en el entorno de los presos de ETA”, con los que este partido mantiene una relación “normalizada”. El partido considera “legítimo y necesario” denunciar la tortura, como ha hecho el PNV “sin el más mínimo matiz”.

Por su parte, el El PSE-EE ha denunciado la aparición de pintadas “insultantes y ofensivas” en la Casa del Pueblo de Deusto, en las que se les acusa de “torturadores y asesinos” y se pide la “amnistía”.

En un comunicado, los socialistas han expresado su “rotunda condena” de lo que a su juicio es “una conducta antidemocrática y una falta total de respeto, civismo y convivencia por parte de sus autores, cuya única forma de expresarse en el vandalismo”. “Los ataques y los insultos no nos amedrentaron en el pasado y mucho menos lo van a conseguir ahora; nosotros fuimos las víctimas, otros fueron los asesinos“, añade el comunicado.

Para el PSE estos hechos “forman parte de otros tiempos, de los que parece que algunos no quieren pasar página; nuestras Casas del Pueblo son lugares de encuentro, democracia y convivencia y van a seguir abiertas para los ciudadanos, pese a cualquier ataque intolerante”.

También puede interesar

Dejar un comentario