Afectados por Madrid Central piden que se retrase su entrada en vigor

Un panel informa de las próximas restricciones por Madrid Central. ÁNGEL NAVARRETE

A falta de 44 días para que comience a funcionar -en periodo de pruebas- Madrid Central, que implica, entre otras cosas, importantes restricciones al tráfico en un área de 472 hectáreas, la Plataforma de Afectados por este proyecto, compuesta por 59 asociaciones, ha pedido al Gobierno de la alcaldesa, Manuela Carmena, que retrase la implantación de la misma, prevista para el 23 de noviembre, y que reactive un proceso de diálogo para incorporar medidas que consideran necesarias.

De momento, esta Plataforma ha iniciado una campaña de recogida de firmas para retrasar el plan, con 2.000 mesas repartidas por la ciudad, y ha presentado un manifiesto en el que denuncian que Madrid Central “no ha contado con el necesario debate técnico, participativo y transversal como hubiera sido necesario” y critican “la ausencia de información sobre los estudios de impacto ambiental y económico que deberían haber sido la base de este proyecto”.

Consideran estos afectados, entre los que hay comerciantes, transportistas, hosteleros, autónomos…, que “la atropellada implantación de este proyecto parece obedecer a las urgencias propias del final de cada legislatura sin pararse a valorar los graves perjuicios en el distrito”.

Juanjo Blardony, director general de la Asociación La Viña, ha actuado como uno de los portavoces de la Plataforma y ha declarado que “las pymes, los autónomos, los empresarios, los trabajadores y los residentes del distrito Centro nos sentimos engañados por el Gobierno de Ahora Madrid” porque “el contenido final del proyecto Madrid Central no se corresponde con los compromisos que el Ayuntamiento había adquirido con los comerciantes y empresarios”.

Los afectados inciden en que sólo “somos autónomos y vecinos de Madrid preocupados por nuestros negocios“. Blardony ha recordado que, por ejemplo, “en la hostelería, cuando se cierra el Centro, bajan las ventas un 17%. No nos oponemos a Madrid Central pero creemos que no se puede implantar de golpe con un 100% de medidas restrictivas”. Este afectado critica que “Ahora Madrid predica el diálogo pero con nosotros no lo cumple”. No obstante, han reconocido que el martes hablaron con la propia delegada de Movilidad y Medio Ambiente, Inés Sabanés, pero “no hubo intención por su parte de retomar un diálogo ni propuso ninguna fecha para reunirnos”.

Isabel García Yáñez, presidenta de de la Asociación de Comerciantes de Lavapiés y residente en el distrito, insiste en la preocupación por cómo van a poder moverse por el centro y destaca la importancia de que “los comerciantes también tengamos, como los residentes, invitaciones para que nuestros clientes puedan venir, porque el barrio no lo hace sólo el que vive sino también el que trabaja. Si desaparece el comercio, se convierte en un parque temático“.

El Ayuntamiento, conciliador

Por su parte, desde el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento señalan a EL MUNDO que han hablado con esta plataforma y “como han hecho hasta ahora muchas de las asociaciones que la componen y con todos los colectivos que lo piden, también se reunirá con sus miembros”.

Recuerda el Consistorio que “desde que hace tres años se inició la redacción del Plan A de Calidad del Aire y Cambio climático, en el que se enmarca Madrid Central, han mantenido numerosas reuniones para escuchar las necesidades de los diferentes colectivos y agentes sociales y empresariales y hacer compatibles sus intereses con los del interés general, que pasan por reducir la contaminación y preservar la salud pública”.

También indican en el Palacio de Cibeles que “algunas de sus peticiones ya han sido aceptadas, como que los trabajadores que acaben su jornada tras el cierre del transporte público tengan un permiso para acceder en vehículo privado”.

Siete propuestas

La Plataforma de Afectados por Madrid Central ha elaborado un documento con siete medidas con las que consideran que puede mejorar el proyecto. Son las siguientes.

  1. Flexibilizar el calendario de renovación de las flotas y la entrada en vigor de las etiquetas ambientales para los vehículos, pues consideran que los plazos establecidos -un calendario en cuatro fases con limitaciones a partir de 2020 y prohibición de los vehículos más antiguos en 2025- para renovar las flotas “pueden enviar a la ruina a miles de trabajadores autónomos”. Indican que muchos trabajadores se ganan la vida con una furgoneta antigua y no se han establecido “las necesarias ayudas económicas o incentivos fiscales para facilitar la inversión”. Además, calculan que para 2025 el 90% de las empresas distribuidoras deberán cambiar sus vehículos, lo que supone una inversión de 1.300 millones de euros”. Jorge Somoza, representante del transporte de Madrid (CETM), señala que “el sector de la mudanza, por su actividad, se va a ver especialmente perjudicado, porque por su trabajo, sus vehículos están en su mayor parte parados y son más antiguos”.
  2. Ampliación de los horarios de carga y descarga de mercancías, personas y distribución en toda el área de Madrid Central porque “las limitaciones de los horarios plantean enormes problemas de suministro” y “obliga a incrementar el número de vehículos en horarios matinales en los que está permitido la carga y descarga, lo que supondría un notable incremento de tráfico y, por tanto, de contaminación”.
  3. Incrementar la oferta de transporte público y ampliar horarios. La Plataforma pide al Ayuntamiento que aumente las rutas de la EMT y el horario nocturno.
  4. Permisos especiales para pymes para facilitar el acceso de vehículos a Madrid Central. Los comerciantes y empresarios consideran “imprescindible” tener permisos para garantizar los accesos a Madrid Central, como los que tienen en las actuales APR (Áreas de Prioridad Residencial).
  5. Incremento de plazas de aparcamiento y paneles informativos sobre disponiblidad de las plazas en el área. Señala la Plataforma que “el Ayuntamiento no está renovando las concesiones de los aparcamientos públicos y está planteando un uso residencial de los mismos, lo que supone una limitación sin precedentes a la capacidad de aparcamiento público en el centro”. Sin embargo, en el Consistorio matizan que “lo que se está haciendo es pasar estas concesiones a gestión directa (como ha ocurrido en el parking de la Plaza Mayor) y las plazas se reparten entre residentes y rotación”.
  6. Definición de los criterios de acceso de transporte colectivo y definición de soluciones para las necesidades de accesibilidad especial. Hacen referencia especialmente a colegios, hospitales, galerías de arte… que necesitan que la gente pueda llegar fácilmente. Además, indican que el centro concentra el 65% de la actividad turística y hay que garantizar el traslado de los turistas.
  7. Mejoras en la comunicación. Critica la plataforma que “la campaña de información de Madrid Central está siendo un concierto de despropósitos para ciudadanos y profesionales”. Piden un plan de comunicación a través del 010, la web de la EMT y otros canales.

También puede interesar

Dejar un comentario