IEVENN
Economía

África | Egipto inaugura su última obra faraónica

Puente colgante más ancho del mundo

La obra cuenta con seis carriles en cada sentido de la circulación y una amplitud de 67,36 metros. En su construcción se emplearon un millón de metros cúbicos de cemento y 1.400 kilómetros de acero

El puente Tahia Masr recién inaugurado en El Cairo. REUTERS

Egipto ha inaugurado otra de sus obras faraónicas con el boato habitual de funcionarios trajeados y general de uniforme. Desde esta semana el ex jefe del ejército y presidente del país puede presumir de otro hito supervisado por el cuerpo de ingenieros de las omnipresentes fuerzas armadas: el puente en suspensión más ancho del planeta. La obra de ingeniería, certificada por un representante del libro Guinness de los récords, cruza el Nilo al norte del centro de El Cairo, en ruta hacia el delta.

El puente -apodado Tahia Masr (viva Egipto), el eslogan empleado por Al Sisi en las dos elecciones presidenciales en las que venció a la búlgara- cuenta con seis carriles en cada sentido de la circulación y una amplitud de 67,36 metros. Una medida suficiente para hacer sombra a los 65,23 metros de ancho del puente canadiense Port Mann, que ostentaba el título desde 2012. En sus 540 metros de largo, el nuevo puente suma hasta 31 accesos y salidas.

En la obra, firmada por un consorcio de empresas locales bajo estricto examen del ejército, se ha empleado un millón de metros cúbicos de cemento y 1.400 kilómetros de acero, usados en los 160 cables de suspensión que conforman el puente y sus seis torres de 100 metros de altura. El coste total del proyecto, iniciado hace cuatro años, ronda los 9.000 millones de libras egipcias (unos 527 millones de dólares). El flamante puente conecta el este y oeste de la megalópolis cairota, de 20 millones de almas, y es la joya de una carretera de 600 kilómetros que enlaza el mar Rojo con la costa mediterránea.

Según los cálculos de las autoridades, el hito -abierto ya a la circulación- aliviará las congestiones que padece el centro de la capital y permitirá un ahorro anual en combustible de 300 millones de libras (15,7 millones de euros). Hasta 4.000 personas, entre ingenieros y obreros, han participado en la tarea titánica de darle forma. Un «megaproyecto» del mariscal de campo que hace seis años urdió el golpe de Estado cuyo retrato asalta a los conductores que transitan el puente. En el relieve, Al Sisi luce gafas de sol y rigor marcial, fiel a otras instantáneas que pueblan la capital.

Polémica

Su construcción, no obstante, no ha estado exenta de controversia. El puente cruza una de las zonas más marginadas y rurales de El Cairo, la isla de Warraq, un terruño habitado por 100.000 personas apartado de la civilización al que se accede por transbordador y en el que faltan los servicios más básicos. El plan gubernamental de expropiar terrenos, demoler 700 edificios y forzar la expulsión de sus actuales habitantes para convertirlo en una zona residencial de lujo desembocaron hace dos años en enfrentamientos entre las fuerzas del orden y la población.

La puesta de largo de Tahia Masr es sólo un éxito en mitad del camino. El régimen egipcio se ha propuesto crear una nueva red de carreteras de más de 8.000 kilómetros alrededor del país, con una inversión de 164.000 millones de libras egipcias (unos 8.600 millones de euros). Un desembolso gigantesco para el país más poblado del mundo árabe, acosado por la bomba de relojería de una superpoblación desbocada y una severa crisis económica. En virtud de un controvertido préstamo del Fondo Monetario Internacional, el Gobierno aplicará el mes próximo un nuevo recorte de los subsidios a los productos energéticos. Fuentes del ministerio de electricidad han avanzado que el precio de la luz podrían acarrear para los hogares un incremento de entre el 30 y el 60 por ciento de su factura mensual.

La infraestructura se suma a otros proyectos faraónicos que han escenificado el creciente protagonismo del ejército en la economía local como la ampliación del canal de Suez, inaugurada en tiempo récord y con enormes sobrecostes en 2015 y cuya extrema necesidad fue cuestionada luego por los ingresos, y la nueva capital del país que se construye a unos 45 kilómetros al este de la actual urbe cairota. Un sueño inspirado en Brasilia o Astaná, de alrededor de 51.000 millones de euros, que sufre ahora de la falta de financiación y mano de obra. Contratiempos que pueden complicar el objetivo gubernamental de iniciar el próximo año el traslado de sus dependencias hasta esta fortificada capital en mitad del desierto.

Nadia Calviño, en la lista de favoritos para ocupar la dirección del FMI

Medios

Bernard Arnault desplazó a Bill Gates y se convirtió en la segunda persona más rica del mundo

Medios

Blackrock: «EEUU está exportando incertidumbre económica y política»

Medios

El policía infiltrado que engañó a Pablo Escobar en Marruecos

Medios

El policía infiltrado que engañó a Pablo Escobar en Marruecos

Medios

Carrefour y Glovo se unen para hacer entregas en media hora

Medios

Montero considera «inadmisible» la amenaza de EEUU y confirma la tasa Google: «Nuestra condición es firme»

Medios

La Comisión Europea investiga a Amazon por prácticas contra la competencia

Medios

España envía a la UE su informe de riesgos del 5G sin advertencias sobre Huawei

Medios

Calviño admite haber tratado con Sánchez su candidatura a la presidencia del FMI

Medios

Calviño pide al BBVA que acelere la investigación interna para aclarar «cuanto antes» el 'caso Villarejo'

Medios

Eroski firma la reestructuración de su deuda de 1.500 millones de euros

Medios

Dejar Comentario