Agresión de taxistas de Barcelona a vehículo Uber

Un grupo de taxistas en Barcelona agrede el pasado 25 de julio al conductor y viajeros de un vehículo Uber.

Agresión de taxistas de Barcelona a vehículo Uber

Un vehículo contratado a través de la plataforma Uber es atacado por taxistas de Barcelona de forma violenta.

En el interior del vehículo, una familia francesa, niña y sus progenitores, sufre la ira de los profesionales del taxi en Barcelona. El conductor de Uber y el vehículo son agredidos por el agresivo y amenazante grupo, incluso, conociendo la presencia de la familia con la menor.

Como en el caso de La Manada, la movilización social

Declaraciones en directo del responsable de asociación de taxistas en programa La Mañana en la 1 de Televisión Española, comenta que como en el caso de La Manada, la movilización social, en la que se incluyen violentas actuaciones, es necesaria para provocar el cambio de la Justicia.

La asociación Unauto, que representa al sector de las VTC, que ha denunciado que los episodios de violencia vividos en las calles de Barcelona son de una gravedad extrema, dado que no sólo se ha atacado a los vehículos de estas dos compañías, sino también a sus conductores e incluso a los pasajeros.

El sector del taxi en pie de guerra

El colectivo de taxistas de Barcelona está en pie de guerra contra el modelo del alquiler de vehículos con conductor porque sostienen que ahora hay 1.437 licencias de este tipo en el área metropolitana de Barcelona por 10.523 de taxis, pero auguran que en septiembre y octubre pueden autorizarse judicialmente otras 2.300 licencias de VTC.

El colectivo de taxistas está molesto con la postura del Ministerio de Fomento, favorable a presentar un recurso contra el reglamento del Área Metropolitana de Barcelona sobre las licencias VTC.

Los taxistas de Barcelona reivindican que se blinde la proporción de una licencia de VTC por cada 30 de taxis y apoyan con esta huelga el reglamento del Área Metropolitana que regula las licencias VTC y que ha sido suspendido por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), aceptando así la medida solicitada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Este reglamento del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), organismo que preside la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, obligaba a los vehículos de alquiler con conductor a obtener una segunda autorización para ofrecer sus servicios, además de la licencia VTC, que emitiría el Instituto Metropolitano del Taxi.

También puede interesar

Dejar un comentario