IEVENN
Economía

Ajuste de cuentas | Cuestión de tamaño

Ajuste de cuentas

Opinión

El presidente chino, Xi Jinping (i), junto a Donald Trump, en una imagen de archivo. REUTERS

El caso Huawei ha conseguido en dos días que todo el mundo se percatara de que el campo de batalla de la nueva Guerra Fría está en nuestras mesas o bolsillos. Aunque se haya ofrecido un indulto de 90 días a la firma china, que le permitirá a Google seguir colaborando con ella durante este tiempo, el daño a su división de móviles, que aporta la mitad de su facturación, ya está hecho. Millones de personas miran desde el lunes con desconfianza su smartphone chino. Unos porque advierten que su funcionalidad puede estar limitada, otros porque ahora su obsolescencia no sólo depende de la batería y, quizá los que menos, porque puede tratarse de un troyano en la mesilla de noche.

Hay teorías con creciente complejidad sobre lo que está pasando. Para muchos, es una simple lucha de poder entre la potencia emergente (China) y la incumbente (EEUU) que se resiste a ser destronada. Para otros, se trata de una guerra comercial provocada por la llamada «innovación mercantilista» de Beijing que, según los analistas estadounidenses, opera bajo el principio de empobrecer al vecino. En el mundo de las telecomunicaciones se piensa que la clave del enfrentamiento es el despliegue de la red 5G, matriz tecnológica que vertebrará los coches autónomos y decenas de servicios digitales de un futuro inminente. Por último, hay quienes perciben un proyecto político detrás de la combinación de tecnología e ideología que tendría dos vertientes: para unos sería un proyecto de dominación mundial y para otros una carta imprescindible para que el Partido Comunista Chino pueda sortear con éxito (y con la ayuda del Big Data) cualquier intento de la democracia de llamar a su puerta.

Sea cual sea el planteamiento correcto, hay un factor que hace de este conflicto un hecho único en la historia y son las dimensiones oceánicas de China. Pero no es en el campo militar donde el efecto del tamaño es hoy importante, sino en el de la innovación.

China lo comprobó cruelmente en 1979 cuando invadió Vietnam con 80.000 hombres en una operación de castigo porque Hanoi había acabado militarmente con el régimen maoísta de Pol Pot y sus jemeres rojos en Camboya. Aquella guerra, a la que Occidente no le prestó casi ninguna atención, duró apenas un mes, tiempo suficiente para que los vietnamitas, en inferioridad numérica, causaran 20.000 bajas chinas y obligaran al Ejército Popular a retirarse.

Es en el campo de la innovación donde realmente China es capaz de generar una masa crítica que sólo India podría contrapesar. En 1978, un año antes de que su ejército invadiera Vietnam, se inscribieron los primeros 18 estudiantes de doctorado de China. En 2010, se licenciaron más de 48.000 doctores y en 2013 la cifra superó los 100.000. El incremento del talento científico en China es geométrico y las sanciones comerciales de Donald Trump no hacen más que confirmarles en la idea de que ese es el camino. Como dicen en el sector de las telecos chinas: «En 2G fuimos seguidores, en 3G nos pusimos al día, en 4G nos encontramos frente a frente, en 5G vamos a liderar».

Nueva Ley Hipotecaria: lío entre notarios, exigencias más duras y… ¿frenazo en las ventas?

Medios

Récord de acreedores en el exterior: el BCE y fondos extranjeros controlan el 70% de la deuda española

Medios

Solo el 15% de las ganancias de los migrantes van a sus países de origen, el resto queda en los anfitriones

Medios

El Presupuesto europeo que no acaba de llegar

Medios

¿Por qué la tensión con Irán no hace que suba el petróleo?

Medios

Tusquets y Masià impugnan los resultados de las elecciones a la Cambra de Comerç

Medios

El comercio retoma la libertad de horarios hasta enero

Medios

Correos arrastra un déficit crónico anual de 220 millones, según la Autoridad Fiscal

Medios

Así beneficiará a España el giro antipetróleo del mayor fondo soberano del mundo

Medios

La pausa para el café y el whatsapp cuestan 3.300 millones anuales en horas de trabajo perdidas

Medios

El Eurogrupo a Italia: «Hemos tenido la mano, sería inteligente que el Gobierno la aceptara»

Medios

Happy Box la respuesta tecnológica a la última milla urbana

IEVENN

Dejar Comentario