IEVENN
España

Al abordaje | Moderno

Al abordaje

Opinión

«Los simpatizantes de Podemos protegen, acosando a los rivales, el argumento de que todo cuanto es moderno y ‘muffin’ es obra de la izquierda»

La imagen del santo, en la Pradera de San Isidro, este 15 de mayo. JAVIER BARBANCHO

Están pasando cosas ahí fuera y uno no siempre se entera. Este año, la pradera ha contemplado la redención definitiva del tipismo castizo, que de pronto vuelve a ser cosa de modernos. Hasta el chotis gasta ínfulas rockeras.

Deberíamos haberlo sospechado cuando volvió a ponerse de moda el vermú y surgieron cartas de coctelería que lo empleaban para hacer proliferar aperitivos rojos que en mis automatismos mentales siguen evocando viajes a Italia antes que paseos por los barrios de Madrid. En las tabernas incluso se consagró el spritz, cóctel liviano de origen veneciano que no lleva vermú pero es rojo y que era lo que pedíamos para hacernos los romanos en Testaccio.

Supongo que es en Malasaña donde han tenido lugar unos experimentos de fusión urbana que tienen su antecedente en la aportación a la Movida de gente como García Alix y su Canto de la tripulación. Esta vez, de ello ha salido una criatura cultural que va por ahí diciéndose castizo-hípster, y que convive, peligrosamente cerca, con la palabra muffin. Cuya sola aparición todo lo convierte en parque temático para turistas.

Temo que ahora los hípsters castizos, con las patillas de hacha, la gorra de pichi y el clavel en la solapa, terminen convirtiéndose en personajes de figuración para los guiris que deambulan por Malasaña con el manual del Lonely Planet abierto en el capítulo de las tabernas guays. Si alguno aprovecha para ligar, que recuerde que un señor de Vox llamado Bardají prohíbe hacerlo con francesas -¡en Malasaña!- porque han heredado la culpa de lo del Parque de Artillería. No se puede ir por ahí manoleando y perdonar eso.

Otra cosa que ocurrió en la pradera fue la apropiación de lo que es popular y molón por parte de los profetas de la Gente Verdadera. Se nota que han tomado un lugar físico o cultural cuando la entrada de cualquier persona considerada enemiga provoca un escrache. Los simpatizantes de Podemos y los de cualquier escisión podemita -es imposible conocerlas todas y ahora no me voy a levantar a mirarlo- protegen, acosando a los rivales, el argumento de campaña de que todo cuanto es moderno y muffin es obra de la izquierda. El escrache lo sufrieron Almeida y Villacís. Supongo que se apodera de mí un reflejo patriarcal y machista cuando pienso que es especialmente deleznable molestar a una mujer embarazada de nueve meses. Pero es que no siempre me entero de qué es lo moderno.

Sed de Lex (XLVI) | Fuerza y no violencia, 'Prou'!

Medios

Valencia | Una Alcaldía pendiente del carril bici

Medios

Diario de campaña | Puntos ciegos

Medios

Opinión | El Parlamento no puede enjuiciar al Supremo

Medios

Política | Pablo Casado renovará parte de su cúpula tras el 26-M para calmar las críticas

Medios

Pablo Ibar se libra de la pena de muerte: el jurado lo condena a cadena perpetua

Medios

26-M | El debate de los candidatos al Ayuntamiento de Madrid, en directo

Medios

España | Mariano Rajoy reivindica su política económica y echa de menos «preparación» en la actual clase política

Medios

España | Debate de las elecciones europeas en TVE: Horario, dónde ver y todas las claves

Medios

País Vasco | Arnaldo Otegi presentará su nuevo estatuto soberanista en junio

Medios

Claves del caso Pablo Ibar

Medios

España | Expertas de Hacienda afirman que la Generalitat gastó al menos 917.000 euros en el referéndum ilegal

Medios

Dejar Comentario