IEVENN
España

Al abordaje | Moderno

Al abordaje

Opinión

«Los simpatizantes de Podemos protegen, acosando a los rivales, el argumento de que todo cuanto es moderno y ‘muffin’ es obra de la izquierda»

La imagen del santo, en la Pradera de San Isidro, este 15 de mayo. JAVIER BARBANCHO

Están pasando cosas ahí fuera y uno no siempre se entera. Este año, la pradera ha contemplado la redención definitiva del tipismo castizo, que de pronto vuelve a ser cosa de modernos. Hasta el chotis gasta ínfulas rockeras.

Deberíamos haberlo sospechado cuando volvió a ponerse de moda el vermú y surgieron cartas de coctelería que lo empleaban para hacer proliferar aperitivos rojos que en mis automatismos mentales siguen evocando viajes a Italia antes que paseos por los barrios de Madrid. En las tabernas incluso se consagró el spritz, cóctel liviano de origen veneciano que no lleva vermú pero es rojo y que era lo que pedíamos para hacernos los romanos en Testaccio.

Supongo que es en Malasaña donde han tenido lugar unos experimentos de fusión urbana que tienen su antecedente en la aportación a la Movida de gente como García Alix y su Canto de la tripulación. Esta vez, de ello ha salido una criatura cultural que va por ahí diciéndose castizo-hípster, y que convive, peligrosamente cerca, con la palabra muffin. Cuya sola aparición todo lo convierte en parque temático para turistas.

Temo que ahora los hípsters castizos, con las patillas de hacha, la gorra de pichi y el clavel en la solapa, terminen convirtiéndose en personajes de figuración para los guiris que deambulan por Malasaña con el manual del Lonely Planet abierto en el capítulo de las tabernas guays. Si alguno aprovecha para ligar, que recuerde que un señor de Vox llamado Bardají prohíbe hacerlo con francesas -¡en Malasaña!- porque han heredado la culpa de lo del Parque de Artillería. No se puede ir por ahí manoleando y perdonar eso.

Otra cosa que ocurrió en la pradera fue la apropiación de lo que es popular y molón por parte de los profetas de la Gente Verdadera. Se nota que han tomado un lugar físico o cultural cuando la entrada de cualquier persona considerada enemiga provoca un escrache. Los simpatizantes de Podemos y los de cualquier escisión podemita -es imposible conocerlas todas y ahora no me voy a levantar a mirarlo- protegen, acosando a los rivales, el argumento de campaña de que todo cuanto es moderno y muffin es obra de la izquierda. El escrache lo sufrieron Almeida y Villacís. Supongo que se apodera de mí un reflejo patriarcal y machista cuando pienso que es especialmente deleznable molestar a una mujer embarazada de nueve meses. Pero es que no siempre me entero de qué es lo moderno.

La emotiva carta de la madre de Yeremi Vargas en su 20 cumpleaños: «Nunca tiraremos la toalla»

Medios

El Govern considera «injustificado» el dispositivo policial de protección de los juzgados ante los CDR

Medios

El TC acuerda que los menores transexuales con «suficiente madurez» puedan registrar su cambio de sexo

Medios

Las hijas de la víctima de 'Borja, el altruista' aceptarían suspender la pena de cárcel si reciben los 180.000 euros

Medios

El PSN aplaza la negociación para formar Gobierno en Navarra tras la petición de Podemos de entrar en él

Medios

Pedro Sánchez asegura ante su Ejecutiva que Pablo Iglesias le pidió ser «vicepresidente social»

Medios

El Tribunal de Estrasburgo rechaza indemnizar a familiares de asesinados por los GAL como víctimas del terrorismo

Medios

El Vaticano responde a España que lo dicho por el ex nuncio Fratini sobre Franco lo es «a título personal»

Medios

PSOE y Podemos no logran un pacto en La Rioja y dejan a la comunidad sin Gobierno

Medios

El Pentágono, «decepcionado» con España por la retirada definitiva de la fragata Méndez Núñez del Golfo Pérsico

Medios

El angustioso rescate en una cueva submarina que obliga a Interior a condecorar a dos guardias civiles

Medios

La clave de la condena a Borja: pegó a la víctima tras el robo, y no durante

Medios

Dejar Comentario