Alberto San Juan lleva al cine “las pesadillas” de Juan Carlos I (y de España)

El rey, la obra de teatro sobre el lado oscuro del rey Juan Carlos y la Transición que Alberto San Juan lleva representado dos años, llega a los cines. El Festival de cine europeo de Sevilla acoge el estreno de una película con la que San Juan pretende ampliar la difusión de una obra que no deja títere con cabeza.

Luis Bermejo interpreta al monarca. En el momento de su abdicación, su cabeza se llena de voces que repasan su vida: desde que con 10 años el dictador trazase un plan para que le sucediese, hasta el gobierno de Felipe González. Entre los espectros que aparecen, Franco, Adolfo Suárez, Felipe González, Carrero Blanco, Henry Kissinger, Tejero o Juan Luis Cebrián. “Es una historia que se desarrolla en un plano onírico, la pesadilla de un tipo”, explica San Juan en una enrevista para RTVE.es

Para San Juan, que además de codirigir junto a Valentín Álvarez, interpreta Franco y Adolfo Suárez, la película llega a la hora señalada. “Ha sido casualidad, pero coincide con el 40 aniversario de la Constitución y el mayor volumen de información al respecto va a ser un discurso de propaganda y exaltación de todos los fundamentos del régimen actual y de la monarquía. Está bien que haya otras veces”, dice San Juan.

San Juan opina que la imagen simbólica e impoluta del rey Juan Carlos es ya cosa del pasado. “La imagen que tenemos ahora es muy turbia, como por ejemplo por las grabaciones de Villarejo sobre sus brutales comisionesPero sigue teniendo la protección de la mayoría parlamentaria del PSOE y el PP”, opina.

La idea fuerza de El rey es recordar que Juan Carlos fue instaurado por el régimen franquista. “Es algo que dentro del discurso oficial no se niega, pero lo que se dice es que lo que importa es que de alguna manera el trajo la democracia”, dice.

Willy Toledo, que interpreta a Felipe González o Carrero Blanco entro otros, tiene su explicación al respecto: “Era el símbolo tenía más rechazo social era la monarquía porque el pueblo español era ampliamente republicano. Era el símbolo más ilegítimo de todos y el más tambaleante, por eso han tenido que sobreprotegerlo, para extender un manto de silencio que en Reino Unido, por ejemplo, no existe.

San Juan asiente: “Suárez confesó a Victoria Prego, off the record, que no convocaba un referéndum sobre la monarquía porque se perdería. Eso es pasar por encima de la voluntad del pueblo español”.

Un ficción de especulaciones históricas

El rey trata asuntos acreditados pero sobre todo se aventura a lanzar hipótesis, como un supuesto conocimiento de Juan Carlos de la creación de los GAL. “Nada es especulación nuestra, todo se basa en informaciones publicadas a lo largo del tiempo. Es un deber ciudadano especular sobre los posibles hechos importantes cuando la información disponible de los hechos se niega. Y me refiero a los secretos de estado”, especifica San Juan.

San Juan afirma que le hubiese encantado que la obra teatral hubiese llegado a la Gran Vía. “Pero no nos dejan, por eso una de las razones de la película era que pudiese llegar a más gente”.

Toledo y San Juan sitúan además la obra en “un momento que se encienden alarmas muy peligrosas”. Toledo especifica: “Se está prendiendo fuego a una gasolina muy peligrosa, que es el nacionalismo”. Y San Juan añade: “Tenemos a dos personas como Pablo Casado y Albert Rivera todos los días en los medios de comunicación que son dos incendiarios”.

San Juan recuerda que cuando la obra de teatro se llevó a Valencia, una plataforma llamada España 2000 convocó una manifestación de protesta. “Aunque solo vinieron 10 chavales para cantar el himno de la Legión”. Y se toma con humor las reacciones en contra que provoca su trabajo, “Albert Plá me dijo que al paso que vamos al final vamos a ser mayoría la gente censurada”.

También puede interesar

Dejar un comentario