Álbum inédito recupera la música escrita por judíos que escapaban del Holocausto

Gracias a la ayuda del violinista ruso Serguéi Erdenko, entre otros, se ha conseguido recuperar la historia musical de los judíos que huyeron del Holocausto.

Recientemente se ha publicado un sorprendente álbum de canciones en yiddish, que nos ofrece la oportunidad de escuchar, en forma musical, los últimos pensamientos y los miedos de los judíos que consiguieron escapar a la muerte durante la Segunda Guerra Mundial. Las obras fueron confiscadas por Stalin y se mantuvieron escondidas durante décadas y ahora vuelven a salir a la luz para aportar una nueva perspectiva sobre los sufrimientos que padecieron las víctimas de la Shoah.

El nuevo disco de Six Degrees Records se llama Yiddish Glory: The Lost Songs of World War II (Gloria Yiddish: las canciones perdidas de la Segunda Guerra Mundial) y es un homenaje a las víctimas judías que estaban en el territorio de la URSS ocupado por los nazis a principios de los años 40. El violinista ruso-gitano (y antiguo colaborador de Yehudi Menuhim), Serguéi Erdenko, en colaboración con la Universidad de Toronto, ha sido capaz de reunir a un grupo de músicos judíos de Rusia y Canadá para tocar las recién encontradas canciones de los que huían del Holocausto yendo hacia el Este. Entre los autores se encuentran soldados del Ejército Rojo, refugiados, e incluso un huérfano de diez años.

El resultado es imponente y honra a quienes arriesgaron sus vidas por guardar para la posteridad esta pieza de la historia soviética y de la cultura yiddish. El álbum muestra rebeldía y un deseo de venganza con el que no suele retratarse habitualmente a las víctimas del Holocausto. La canción Misha hace añicos la Alemania de Hitler, por ejemplo, describe de manera gráfica a un combatiente del Ejército Rojo partiendo en pedazos a un soldado alemán. La esperanza que los judíos tenían puesta en el Ejército Rojo es un motivo constante en el álbum y la pieza Canción de la Victoria contiene una muestra de apoyo a Stalin.

Ven ahora y alégrate y toma otra bebida,

porque los asesinos alemanes estarán fuera de nuestras vidas para siempre.

Esta tierra soviética mostrará lo que puede hacer con la mano estalinista.

Según los documentos, en un primer momento Stalin tuvo estima por los investigadores que recopilaron las canciones y tuvo planes de publicar el álbum después de la guerra. Sin embargo, la ola antisemita que hubo en la URSS después de la guerra hizo que los investigadores acabaran en prisión. Como resultado, esta obra estuvo guardada durante décadas.

Hasta hace bien poco se pensaba que las canciones habían sido destruidas por el NKVD tras la guerra. Afortunadamente, la profesora de yiddish en la Universidad de Toronto, Anna Shternshis, encontró la música escrita en 2003 en la Biblioteca Nacional de Ucrania, en Kiev. “Tenía que hacer algo con ello”, comenta Shternshis. “El tema de la venganza… hace que sobresalga por encima de otras obras sobre el Holocausto”.

Con la asistencia del violinista Serguéi Erdenko, consiguieron reunir a un grupo de intérpretes judíos de calidad y así hacer justicia a las canciones y a su historia. En la colección hay obras del cantante y escritor de canciones Psoi Korolenko, del ex concertista del Conservatorio de Leningrado Artur Gorbeno, de la vocalista de jazz Sophie Miller, y muchos otros.

Estas canciones que se han liberado del silencio que les impusieron Hitler y Stalin nos recuerda que las víctimas del Holocausto trataron de hacer lo que estaba en sus manos para salvar a sus familias.

Tras pasar por un meticuloso proceso de grabación que ha durado tres años, el álbum se lanzó el pasado 23 de febrero, día del Defensor de la Patria en Rusia.

El álbum está disponible para hacer una descarga digital y para poder escucharse en streaming en Spotify

Hay un lugar en el Lejano Oriente de Rusia en el que el yiddish sigue vivo. Te lo contamos aquí.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

También puede interesar