IEVENN
Gastronomía

Así hacen las croquetas en Casa Julio, lugar de peregrinación de los fans de U2: «Hay que saber cuándo darles velocidad»

Cursos Online Habbility.com

Casa Julio, que el año que viene será centenaria, lleva muchos años siendo un lugar de peregrinaje para los fans de las croquetas y del grupo U2. A principios del milenio, cuando el grupo irlandés vino a recoger un premio y quedó fascinado con el pintoresco aspecto de esta taberna de barrio, fue cuando cambió el devenir de este local del número 37 de la Calle de la Madera en Malasaña.

Era noviembre del 2000 y la banda se encontraba en Madrid para recoger un premio Amigo, concedido entonces por una asociación de la industria discográfica. Quisieron aprovechar su estancia para hacer una sesión de fotos. «Enviaron a un fotógrafo que venía desde Los Ángeles y la discográfica puso una persona a su disposición para que le enseñara locales y sitios de Madrid», cuenta a 20minutos Luis Torres, propietario de Casa Julio.

Después de 2 o 3 días dando vueltas por Madrid, el trabajador de la discográfica, que era cliente de Casa Julio, lo lleva allí desesperado. El aspecto de taberna de los años 40 sin apenas modificaciones gusta al fotógrafo, por lo que piden a Luis y su madre alquilarlo para un grupo musical. Desconocían que era para U2.

El día de la sesión fotográfica tomaron mucho café, pero no comieron mucho. Solo Bono decidió comer un poco de tortilla. Pero, según recuerda Luis, se encontraron cómodos ya que el grupo iba a estar allí dos horas pero al final fueron más de cinco.

El ‘boom’ no fue algo inmediato. De hecho, fueron los clientes habituales quienes recomendaron poner la famosa fotografía en el bar. Tras eso llegaron los fans -algunos de ellos solo entraban a hacerse una foto con la imagen del grupo- y más gente famosa que ayudó a correr la voz. 

Entonces Luis, que tenía dudas sobre continuar con el negocio, decidió aprovechar el tirón ofertando algo diferente. Es aquí donde entran las croquetas, y el resto de oferta gastronómica. Se adaptaron a la nueva clientela que iba allí a comer y no a jugar a las cartas mientras tomaba un chato de vino.

La clave de la croqueta es que sea casera

Lo primero que deja claro Luis Torres al ser preguntado por algún truco para hacer sus croquetas es que no hay ninguno. Desmitifica cualquier posible truco y limita todo a la práctica, la observación y la repetición. Fue su madre quien comenzó a hacerlas y él aprendió de ella.

Fotografía del grupo U2 con Luis Torres expuesta en Casa JulioALEJANDRO G. VIZUETE

La clave es que es casera. «No interviene ninguna máquina, no interviene nada fabricado. Eso conlleva que la producción no pueda ser tan grande como quizás en otros locales. Un brazo es un brazo y no da para más«, aclara.

Algunas exigen un poco más de tiempo

En Casa Julio se ofertan hasta 7 tipos de croquetas diferentes: de atún con huevo, de espinacas, pasas y gorgonzola, de jamón, de morcilla con membrillo, de picadillo, de queso azul y de setas con puerros. Aunque los pasos para hacer una croqueta siempre son los mismos, trabajar con distintos productos hace que la elaboración pueda variar un poco.

Unas llevan más preparación que otras. La de queso azul, por ejemplo, solo exige esperar a que el queso se funda, sin embargo, con la de setas o la de espinacas hay que ponerse pronto a guisar. Pero el detalle más importante al hacer este tipo de croquetas menos convencionales es estar pendiente de la cantidad de leche.

Croquetas de Casa JulioCroquetas de Casa JulioALEJANDRO G. VIZUETE

«Yo siempre parto de la misma cantidad de leche y la misma cantidad de harina. Pero, por ejemplo, la de queso no requiere mucho más, pero la de setas sí requiere mucha más leche. No sé el motivo. Si es por el tipo de producto o porque lleve más más producto», explica. Este punto se consigue con la observación y la repetición.

Es una croqueta normal a la que se aplica mucha experiencia

Respecto a la peculiar forma de sus croquetas -son redondas en lugar de ovaladas- lo achaca a una cuestión logística. Es más fácil darles esa forma si el amasado exige ser rápido. Además, aclara que no da ningún problema a la hora de freírlas, solo hay que estar más pendiente para que el centro no quede frío.

Recomienda acompañar la ración de croquetas con otros raciones como las de albóndigas o las papas con mojo, y tomarlas con cerveza o un buen vino, del que siempre hace alguna recomendación.

«¿Dónde está el toque? Pues lógicamente en mucha experiencia y saber cuándo a la croqueta tienes que darle más velocidad o menos velocidad, se te puede quemar o no se te puede quemar. Pero eso es práctica», concluye Luis.

Únete a nuestro grupo de Facebook de recetas

Cursos Online Habbility.com

¿Cada vez salimos menos? España ha perdido 2.000 bares en un año

Medios

El odio o el amor al cilantro lo dicta la genética, no tus papilas gustativas

Medios

La nueva hamburguesa de 'Burger King' que solo lleva patatas fritas y pan

Medios

Receta rápida para la cena: espinacas a la crema con huevo poché en Thermomix

Medios

Lidl aumentará las existencias de su producto estrella tras agotarse en muchos supermercados

Medios

Por qué el de oliva sigue siendo el mejor aceite que puedes usar en la cocina

Medios

Las anchoas entran cada vez más en las cocinas: cómo diferenciar una 'gourmet' de una del montón

Medios

Nueces con chocolate, el snack más rico y saludable

Medios

Cenas clandestinas convocadas por Whatsapp, nocturnidad, alevosía y una máxima: «Nunca comas solo»

Medios

El anuncio de Burger King donde presume de una hamburguesa con moho

Medios

El realismo pastelero de Ben Cullen, un tatuador reconvertido a 'rey de las tartas'

Medios

La paella valenciana envasada ya no podrá llevar «arroz de China»

Medios

Dejar Comentario