Así se entrena el cuerpo y la mente del kárate español

“En el deporte, como en la vida en general, el equilibrio entre el cuerpo y la mente es importante para manejarnos ante los retos que se nos presentan diariamente. En el kárate en particular, ese balance es más que necesario para poder obtener el rendimiento buscado y extraer del atleta sus máximas capacidades”.

Los responsables de trabajar ambas facetas en el equipo español de kárate que está disputando en Madrid el Mundial han atendido a RTVE.es para explicar cómo preparan a los karatecas españoles para la disputa de esta gran cita. Rubén de Dios, preparador de la selección española y Pablo del Río, psicólogo del Centro de Alto Rendimiento de Madrid nos han dado algunas claves antes de la jornada en la que está en juego la lucha por las medallas.

La clave es centrarse en lo que depende de uno mismo

Como dice Pablo, “intentamos preparar al deportista para que afronte la competición intentando controlar aquello que es controlable y lo único que es controlable en la competción y en la vida es aquello que depende de uno mismo, con lo cual, cuando vas a competir, si tienes bajo control lo que depende de ti mismo te genera tranquilidad, calma y confianza, y los niveles de ansiedad y de estrés disminuyen o prácticamente desaparecen”, afirma categórico.

Con el trabajo hecho durante meses y semanas, el punto más caliente de esta preparación llega minutos antes de saltar al tatami. “Buscamos ejercicios muy cortitos y muy explosivos de velocidad de reacción para centrarse en su trabajo y olvidarse de lo que vendrá en la competición, porque se lleva trabajando mucho tiempo y el trabajo está hecho, solo hay que demostrarlo”, nos cuenta Rubén de Dios mientras en la sala de calentamiento sus pupilos siguen sus indicaciones antes de debutar.

Cinco minutos antes de empezar, ejercicios cortos y muy explosivos

“Para cualquier actividad física, la activación debe ser la misma, empezando por un precalentamiento, buscando entrar en calor para que las articulaciones vayan funcionando y a partir de ahí, ir progresando el nivel de intensidad en función del objetivo que busquemos o la especificidad de la modalidad, ya sea combate o sea kata, para ir centrándonos en su parte específica”, afirma entre combate y combate en el Palacio de los Deportes.

“El calentamiento global del cuerpo para cualquier deporte es prácticamente idéntico, trabajar la zona media, hacer un poco de activación para que los músculos cojan esa elasticidad necesaria y después se va enfocando a la parte específica”, explica.

El preparador físico del equipo español de kárate, Rubén de Dios y el psicólogo del CAR, Pablo del Río. noticias

Llegar al cien por cien a la competición es una combinación entre la técnica y el físico que se trabaja a lo largo de la temporada con diferentes cargas de trabajo. “Cuando estamos más alejados de la competición tratamos de darle más carga a lo físico y cuanto más cerca de la competición, más a la técnica, para que se vaya adecuando a las mejoras que ha tenido en la preparación física”, analiza.

El ejemplo de Damián

Un ejemplo de cómo afrontar una competición a través de una buena gestion mental es Damián Quintero. “En el última cita de la Premier League en Tokio, tras la competición, evaluamos el rendimiento que tuvo y fue sobresaliente. Sin embargo, se quedó fuera del pódio por primera vez tras muchos torneos”. explica Del Río.

“Hemos hecho la lectura correcta y este martes venció por 5-0 las cinco eliminatorias; eso quiere decir que lo ha superado porque no puedes vivir pensando en los resultados. Se ha centrado en lo mejor que sabe, eso es un cambio en la mentalidad del deportista fundamental. Allí, compitió en la liguilla con tres japoneses… en Japón, imagínate”, sigue analizando.

Damián ha aprendido de su último Grand Prix en Japón

La tensión de la competición puede atenazar al más experimentado y existen herramientas para gestionar con éxito la competición. “Hay que calentar antes de salir para no estar más cansado de lo normal y seguir activado. Cada deportista es un mundo. Hay algunos que prefieren estar más relajados y que nadie esté con ellos y otros que necesitan que estés más encima de ellos. Lo trabajamos de manera individual y, sobre todo, intentamos buscar la máxima intensidad sin que nos lleve a un soberecalentamiento que derive en cansancio”, nos muestra el preparador físico.

Diferencias entre kata y kumite

Ambos especialistas encuentran diferencias claras en kata y kumite. “En los katas no hace falta un punto de reacción o de toma de decisión ante un contrincante porque son acciones ya fijadas y los de combate si que necesitan ese punto de incertidumbre porque cada competidor o competición es diferente. En katas sí que tienen su propia rutina que es la que mejor les va”, afirma Rubén.

“En la competición de katas, sí van pasando rondas, debemos intentar mantener ese punto, que no se relajen mucho para salir a tope en los siguientes katas sin provocar una relajación excesiva. Hay que mantener ese punto de excitación y actividad”, nos orienta.

Entre kata y kata hay que mantener la activación para que no se relajen mucho

En el kata , el rendimiento depende de uno mismo, no hay un adversario que te exija o te genere una oposición real como puede ser el combate”, explica del Río.

“En el combate debes aprender a manejar los puntos fuertes, las fortalezas de aquello que has hecho bien y que dominas, pasando página de aquellos aspectos que no han salido tan bien como esperabas porque el resultado es lo que te permite seguir en competición y lo que hay que hacer es centrarse en el siguiente combate, en la valoración del rival y en qué estrategia vas a aplicar en el siguiente”

“El mayor problema de una competición como ésta, estando en casa, con la prensa, los aficionados, la familia, los amigos… eso es lo que tenemos que prever y anticiparnos porque, por ejemplo, el sábado y el domingo, que están las finales en kata, por ejemplo, es un combate donde, o eres campeón del mundo o te quedas con lo que tienes, que es el subcampeón”, sigue en su argumentación.

“Lo que hacemos es anticiparnos a la situación en la que habrá gente gritando. Esas variables, que desde fuera pueden ser positivas, si no se prevén, el deportista se puede asustar o sorprender porque es algo a lo que no está habituado, y hay que manejarlo bien para que el deportista anticipe y sepa lo que tiene que hacer”, continúa.

“Las valoraciones después, en competición hay que centrarse en el presente”

Después de la competición se hace la valoración pero durante la competición hay que actuar en presente, es decir, ir combate a combate, momento a momento, situación a situación”, afirma el psicólogo.

“Hay que analizar dos cuestiones: la valoración del rendimiento, lo que tú has hecho, y en otro lado, el resultado. Si sigues compitiendo, la valoración del combate es muy superficial, muy por encima porque cada combate es un mundo y lo que tú puedes cambiar tras treinta minutos entre combate y combate es la actitud con la que sales al tapiz. Hay que manejar los puntos fuertes de aquello que has hecho bien y que dominas, pasando página de aquellos aspectos que no han salido tan bien como esperabas”, prosigue.

Lo único que puedes cambiar entre combate y combate es la actitud

“El resultado es lo que te permite seguir en competición y lo que hay que hacer es centrarse en el siguiente combate y en la valoración del rival y en qué estrategia vas a aplicar en el siguiente”, concluye. 

La recuperación fisica tras un gran torneo es vital para afrontar el siguiente con garanías. “Una vez terminado el campeonato, si van a competir al día siguiente o en los próximos días en las finales, es importante la recuperación. Sobre todo hay que centrarse en los estiramientos, podemos hacer baños de contraste para que el músculo pueda relajar bien y junto a una buena nutrición y descansando bien, sin paseos muy largos, esa es la manera que tenemos que recuperar. También sauna y fisios y buen descanso”, alerta Rubén.

El karateca está expuesto a los mismos gestos y movimientos durante largos periodos de tiempo

La exigencia de un calendario cada vez con más citas reclama soluciones para el cuerpo de los deportistas. “Ahora nos centramos en la compensación de todas las cadenas musculares porque hay cada vez más competiciones y el deportista está expuesto a los mismos gestos y repeticiones a los mismos movimientos y no todos los los músculos trabajan a igual manera en la competición y en los entrenos debemos estabilizar las cadenas musculares para que no se provoquen desequilibrios y no generen lesiones”, nos relata.

“Lo complicado es el tiempo, ahora se compite casi cada dos semanas ya que son clasificatorias para los Juegos Olímpicos y no puedes obviar ninguna. Va un poco según vayamos viendo a los deportistas. La técnica es más importante en los katas, que se están volviendo más físicas”, finaliza.

También puede interesar

Dejar un comentario