IEVENN
Deporte

Baloncesto | Larkin humilla al Barça y le aleja de la Final Four

Baloncesto

Barcelona 68 Anadolu Efes 102

Larkin, en acción contra el Barça en el Palau. Enric Fontcuberta EFE

En el horizonte, el Valhalla. Tan cerca y tan lejos para el Barça cinco años después. El subidón del triunfo en Estambul la semana pasada fue un cruel espejismo sin embargo. Un gatillazo que es un paso atrás hacia la Final Four, pues el Anadolu Efes, ese Grupo Salvaje comandado por Shane Larkin, se dio un inesperado festín en el Palau. [68-102: Narración y estadística]

Con el deseo no fue suficiente. Todo estalló por los aires. Todos los cuidados de Pesic, el celo en la defensa, en los detalles. La pizarra por los aires. Si había mantenido a los de Ataman en menos de 75 puntos en las dos citas previas, se fueron esta vez a más de 100. Si había logrado controlar mínimamente a Larkin, el ex del Baskonia y los Celtics les torturó de mala manera. En vez de enfilado y agresivo, el Barça pareció agarrotado, incluso en la virtud que le hace superior, por contraposición, al Efes. La zaga fue una calamidad, huecos y despistes por todos lados, regalos intolerables para los talentos turcos, que son muchos.

La primera mitad fue un adelanto del tormento. Los puntos eran cosa de Beaubois, recuperado desde el quinteto titular por Ataman tras dos partidos previos nefastos, de Simon y de Larkin, que remató antes del descanso con dos triples que eran un aviso. Pero el timón lo sostenía ese joven genio que es la envidia de Europa y el anhelo de la NBA (los Sixers tienen sus derechos). Micic se adueñó del escenario, imponente en sus capacidades, con un dominio y una visión de juego privilegiada. El Barça, que llegó a caer por 14 (32-46, min. 18), sólo sobrevivía a base de arreones.

El intento de reacción llegó tras el paso por la caseta, un 8-0 de salida para levantar el Palau, aunque no para achantar al Efes, que es un colectivo con pocos complejos. Larkin se había enchufado con aquellos dos triples y era ya un diablo en la pista. Un absoluto diablo. En apenas 10 minutos de juego firmó 25 puntos, casi de carrerilla. Acabó con 30, recordando a los 37 de hace unas semanas en el partido de Liga Regular en Turquía. A la vez que él se elevaba, el Barça se hundía, empequeñecido, roto completamente, viendo como el barco comandado por Micic y Larkin se hundía y con él la ocasión de arrimarse al Buesa Arena.

En un abrir y cerrar de ojos, todo se había acabado. Para qué hablar de defensa, de táctica, de acierto o de pérdidas. Inexplicablemente, frustrado por la magia de Larkin, el Barça había arrojado la toalla. Si había un balón dividido, no había duda, el dueño era el de blanco. Cada canasta visitante parecía sencilla. Como si fuera más rápido y más ágil, como si el Barça jugara con lastres. Un parcial sonrojante de 3-22 para un tercer cuarto definitivo. «Un auténtico desastre», como reconoció Oriola.

La paliza ya daba igual. Restaban más de 10 minutos y ambos pensaban ya en la cita del viernes, que no será el match ball deseando para el Barça y sí para el Efes. Fueron demasiados minutos de la basura, en los que sólo destacó ya el merecido aplauso con el que el Palau despidió a Larkin.

Medvedev se proclama campeón en Cincinnati y logra su primer Masters 1000

Medios

El Valladolid aprovecha la expulsión de Joel y vence al Betis a domicilio

Medios

El Sevilla de Lopetegui se estrena con victoria en casa del Espanyol

Medios

Joselu deja los tres primeros puntos del Alavés en casa

Medios

Benzema, especialista en hacer el primer gol en la Liga

Medios

3-2: El Castilla no pudo despedir la pretemporada con victoria

Medios

LaLiga rechaza la petición de la UD Las Palmas de suspender su partido por los incendios

Medios

España se desquita ante Gales (5-1)

Medios

Final de la pretemporada para el Castilla

Medios

España, campeona de Europa sub-16 – las mejores imágenes

Medios

Núñez y Aquino, campeones del Europeo sub-16

Medios

Guadalupe Porras hace historia en Mallorca como primera árbitra asistente en fútbol masculino

Medios

Dejar Comentario