IEVENN
Muere la actriz argentina Beatriz Salomón
Argentina

Beatriz Salomón, la actriz bella e imponente que peleó una y mil batallas

La reconocida actriz y vedette nació en San Juan en una familia descendiente de sirios. «En la casa donde vivíamos mamá se encargaba de plantar tomates, lechugas, espinacas. Teníamos un horno de barro donde mamá hacía todo artesanal, a fin de año papá carneaba un cerdo o un chivo», solía recordar. Como en lo de los Salomón el dinero no sobraba, Beatriz abandonó el secundario y comenzó a trabajar. Su primer empleo fue en un bazar y no fue para nada sencillo. Su tarea consistía en limpiar las cacerolas pero en invierno, con temperaturas bajo cero las manos se llenaban de sabañones y el alma de impotencia. Cansada consiguió otro empleo en una zapatería y finalmente en el Banco Agrario. Estuvo tres años, llegó a ser cajera e incluso manejó asuntos de Tesorería, todo un logro para una mujer en un sitio donde «hacer carrera» estaba reservado solo a los hombres.

A medida que dejaba la adolescencia su belleza se hacía cada vez más y más impactante. En el banco, una de sus clientas era la gerenta de una gran tienda de ropa femenina que le insistía para presentarse en algún concurso. Pero siempre recibía la misma respuesta: gracias, pero no. Es que Beatriz tenía un padre muy celoso, que incluso se negó a festejarle los 15 años para que no se le acercaran demasiado los muchachos que la pretendían. Sin embargo, la insistencia de la gerenta dio sus frutos.

«Un año me encontró con el sí flojo y le dije: ‘Está bien, voy ¿Dónde tengo que ir a probarme la ropa?'». Así que se presentó y se llevó no solo la corona provincial sino la posibilidad de participar en el concurso de Miss Argentina,  y viajar a Buenos Aires por primera vez. En el nuevo certamen la corona de reina se la llevó Silvana Suárez- que luego fue Miss Mundo- y Beatriz fue elegida princesa, no lo sintió como una derrota y mucho menos como un fracaso. «Descubrí que en Buenos Aires lograría algún tipo de trabajo que no fuera de bancaria, así que le propuse a mi hermana que trabajaba en una cooperativa en San Juan, que se viniera, juntamos plata y nos mudamos».

Como tantas chicas del interior se instalaron en una pensión, extrañaban pero estaban dispuestas a quedarse. Beatriz recordó que en un desfile en su provincia había conocido a una modelo que le prometió ayudarla, una tal… Susana Romero, la infernal morocha -que ya era muy conocida en el mundo del modelaje- le dio una mano. Susana tenía varios desfiles por día y una tarde que le coincidían dos le pidió a Beatriz que la reemplazara. «Cuando llegué saludé pero no me contestó nadie, me miraron de arriba a abajo. Dije que era el reemplazo de Romero, y empezaron a los gritos, que cómo que no iba, que quién era yo, que quién me conocía. Me dieron una  malla para probarla y me quedaba perfecta. Me aceptaron y empecé a desfilar con top models. Se usaba que salieran serias, pero yo salí con mi sonrisa y les encantó, me recontra aplaudieron y desde ahí empecé a hacerme un lugar en el medio».

Beatriz modeló varios años no solo en la Argentina también en París, Nueva York y Brasil. Pero además de brillar en las pasarelas participó en más de sesenta publicidades. La más recordada fue la de una marca de cigarrillos donde aparecía vestida de blanco, con una capelina diciendo «Oh la la, París». Sin embargo, todavía le faltaba el gran salto a la popularidad y se lo daría la televisión.

Un productor impactado con su porte, la invitó a trabajar nada más ni nada menos que en el programa de Tato Bores. «Era Extra Tato, él aparecía con su smoking, su peluquín y patines, y muchas chicas lo perseguían sin decir ningún texto, entre esas chicas estábamos mi hermana y yo».

Cuando terminó ese ciclo, Javier Portales la convocó para otro en Canal 9 con Luisa Albinoni y Georgina Barbarrosa. Duró casi un año y ahí por fin se le conoció la voz, porque le empezaron a dar pequeñas participaciones. Cuando terminó supo que Alberto Olmedo y Hugo Sofovich buscaban las ‘nuevas chicas Olmedo’. «Fui a una entrevista con los tres, primero me dijeron que Portales les había hablado bien de mí, después me preguntaron mi edad y pretensiones. Yo dije que solo quería trabajar y ellos me aseguraron que en dos o tres días me llamaban por sí o por no. Cuando sonó el teléfono de la pensión donde todavía vivíamos con Isabel pensé que era un trabajo más, nunca tomé la realidad de lo que fue todo aquello».
Beatriz pasó a formar parte de «las chicas de Olmedo». Un grupo en el que también estaban Susana Romero, Silvia Perez y Adriana Brodsky, mujeres imponentes, con cuerpos esculturales que generaban pasiones y traspasaban la pantalla con una belleza que dejaba sin aliento.

Junto a Alberto Olmedo, llegó el éxito y la masividad. Con «No toca botón», donde ella hacía «El mano santa» lograban más de 45 puntos de rating. Las revistas se peleaban por tenerla en tapa, a la par participaba en películas, teatro, televisión y giras por el país. «La relación con Olmedo fue fantástica, fue lo mejor que me pasó en la vida profesionalmente. Todo anduvo muy bien y fui muy feliz. Gané mucho dinero en esa época y alquilé un departamento en Barrio Norte».

Pero en 1988 en pleno éxito, Olmedo encontró una muerte absurda. Su partida fue terrible para todos los que trabajaban con él y Beatriz no fue la excepción. Por dos o tres meses estuvo en estado de shock. Cuando pensaba cómo salir adelante la convocó el Jorge Porcel para hacer «Las gatitas y ratones de Porcel»,  aceptó y otra vez el éxito la acompañó. Después siguió trabajando con otros grandes cómicos como Jorge Guinzburg, Jorge Corona, Emilio Disi, Guillermo Francella y Berugo Carámbula.

En el escenario brillaba, pero encontrar el amor le resultaba más complicado. La mujer que ocupó más de cincuenta tapas de revistas era muy discreta y apenas trascendían sus amores. Se supo que tuvo una relación con Hernán Di Natale ex técnico de Nueva Chicago, romance que terminó en muy malos términos. Hasta que anunció su casamiento con el cirujano plástico, Alberto Ferriols. Con él sí parecía que ya lo tenía todo. Una carrera exitosa, reconocimiento popular, una pareja que la amaba y un proyecto de familia. Pero en 2004 se separaron abruptamente.

En aquel momento Beatriz atravesaba el proceso de adopción de sus hijas Noelia y Betina y por ellas –como reconoció en más de una ocasión- salió a pelearla. Reclamó ante la Justicia, pidió trabajo, peleó manutención, contó su situación ante quien quisiera escucharla y jamás se rindió. Sus hijas fueron su sostén y fortaleza. «Con Noelia y Betina somos muy compinches. Vamos las tres juntas para todos lados. Ahora se han mimetizado bastante conmigo; me doy cuenta en sus looks, en sus vestimentas y el maquillaje. ¡Me encanta que sean coquetas! Cuando puedo les remarco (tal vez está mal) que yo estoy criando dos prin-ce-sas. Me costó, y me cuesta mucho, criarlas. Quiero que sean dos mujeres divinas y encuentren dos maridos maravillosos. Que no se equivoquen como yo».

Pero la vida le tenía preparado otros masazo fuerte, tan inesperado como cruel. A su hermana Isabel, le diagnosticaron una enfermedad degenerativa y terminal que terminó con su vida cuando recién había cumplido 50 años. Beatriz estuvo a su lado durante todo el proceso y cuando le tocó despedirla la pena la atravesó. «Mi mamá murió pero tenía 83 y uno asume que vivió mucho tiempo, pero lo de Isabel fue muy tremendo, muy irreparable, era más chica que yo, dejó en su momento un hijo de 10 años, la necesitaba mucho, y tenía mucho por hacer, la extraño. Era demasiado joven para morir».

En medio del dolor apareció una propuesta salvadora, José María Muscari le ofreció protagonizar la obra teatral Extinguidas y Beatriz volvió a sentir el mejor de los mimos: el cariño del público. Rodeada del amor incondicional de sus hijas, del afecto de los amigos y de la gente que no la olvidaba parecía que la vida de Beatriz volvía a encontrar un poco de paz.

Pero en el mes de junio tuvo que ser internada de urgencia en el hospital Fernández. Los primeros resultados no fueron alentadores: aparecieron unas manchas en el hígado. Otra vez se dispuso a presentar batalla. Así se la pudo ver esperanzada y luchadora en la fiesta de 15 de Betina, su hija menor.

«Vamos a tratar de exterminar el bicho que tengo con unas nuevas drogas que me van a inyectar. Por mis hijas estoy dispuesta a pelearla. Ellas son muy jovencitas y me necesitan. Voy a salir de esta como salí de tantas».
Sin embargo, esta última batalla fue demasiado desigual y Beatriz no pudo ganarla. Desde su infancia en San Juan, cuando tuvo que salir a pelear el peso pero también cuando reinó con su belleza, comprendió que la vida viene con carencias y dolores, con amores y desamores. Para algunos la Salomón solo fue una chica Olmedo, para otras una mujer despampanante, para sus hijas fue la gran madraza, lo que nadie tiene dudas es que fue una mujer valiente y corajuda. Que descanse en paz, se lo merece.

«¿Contratarían a un piquetero?”. Una incómoda pregunta sorprendió a empresarios

Medios

Gabriel Martino, del banco HSBC: «Nadie dice que el consumo es malo, pero tiene que ser sustentable»

Medios

Crece la polémica en La Matanza: Verónica Magario le pidió a María Eugenia Vidal que le restituya los gastos por atender a los inundados

Medios

Mafias en el tenis: la denuncia de Diego Schwartzman por insultos y amenazas

Medios

La última obsesión de Tiger Woods: clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Medios

Superliga: Boca vs. Racing, con Esteban Andrada y un ojo puesto en River

Medios

Alfajor Fulbito. Cómo se reorganizó Nevares tras la medida de la Anmat

Medios

Murió la cubana Alicia Alonso, una histórica figura de la danza como no habrá dos

Medios

Camming: la vida secreta de quienes trabajan en «el Uber del porno»

Medios

La Corte Suprema rechazó el pedido de aclaraciones del gobierno en la causa por la reducción del IVA

Medios

Chaco: delincuentes le carnearon una vaca campeona valuada en $500.000

Medios

Martín Fierro de la Moda 2019: todos los looks y las perlitas de la alfombra verde

Medios

Dejar Comentario