Carmena retrasa hasta el 30 de noviembre la entrada en vigor de Madrid Central

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, con la alcaldesa Manuela Carmena. S. GONZÁLEZ

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido finalmente retrasar la entrada en vigor de Madrid Central hasta el viernes 30 de noviembre. El anuncio se conoce un día después de que la Comunidad de Madrid exigiera formalmente la suspensión “con carácter inmediato” del proyecto para restringir el tráfico en una superficie de 472 hectáreas -equivalente a otros tantos campos de fútbol- en el entorno de la Puerta del Sol, que inicialmente estaba previsto que entrara en vigor el 23 de noviembre.

Sin embargo, según ha explicado este miércoles la portavoz municipal, Rita Maestre, el Consistorio de la capital ha tomado la decisión de aplazar una semana la puesta en marcha de esta medida teniendo en cuenta la petición realizada por la patronal de empresarios madrileña (CEIM). Además, la edil ha indicado que el próximo lunes se celebrará una Junta de Gobierno Extraordinaria para la aprobación definitiva de la misma.

La fecha prevista y que hace unas semanas parecía inamovible para la entrada en vigor de Madrid Central era el 23 de noviembre, día que coincidía con el ‘Black Friday’, el de mayores ventas del año. Algunos colectivos de comerciantes pidieron que se aplazara esta fecha, porque temían pérdidas en sus negocios. También es lo que ha pedido CEIM, que finalmente ha acordado con la alcaldesa la fecha del 30 de noviembre.

En paralelo, la Comunidad de Madrid ha convocado una reunión urgente del Consorcio Regional de Transportes ante la “alarma social” que asegura ha creado la puesta en marcha de esta iniciativa municipal. La cita se fijado para este viernes a las 11.00 horas y tendrá carácter monográfico sobre este asunto.

En una carta enviada a la delegada municipal de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, argumenta que por la “dimensión, incidencia en la vida ciudadana y repercusión” en el tráfico de esta medida “hubiera requerido previamente (…) informes técnicos que la fundamenten”. Con ellos, añade, se hubiera podido “dimensionar adecuadamente” la frecuencia en el Metro y en los autobuses de la EMT ante “el previsible incremento de la demanda” y ofrecer “alternativas eficaces a las distintas necesidades de quienes viven, trabajan, visitan o disfrutan del centro y de las actividades que en él se desarrollan”.

En la misiva, el Gobierno de Ángel Garrido también recrimina al de Manuela Carmena que no haya “existido el necesario proceso de participación y diálogo con todas las personas, entidades e instituciones” afectadas por la limitación de la circulación para “alcanzar acuerdos y consensos” orientados a “minimizar” sus efectos en particulares, comercios, padres de niños que van a colegios del entorno y el resto de usuarios. Y le recuerda que esta zona “resulta estratégica” para la “competitividad” de la ciudad “por su repercusión económica, turística y comercial”.

“Me veo en la obligación de solicitarle formalmente que se suspenda la aplicación del proyecto Madrid Central, iniciándose un proceso de análisis y cooperación institucional que, entiendo, debería ir acompañado también de un amplio proceso de participación ciudadana”, le advierte Gonzalo a Sabanés en su carta, enviada este martes. “El objeto sería concretar cómo y cuándo es razonable poner una medida de estas características, a la vista de su alcance y repercusiones sobre la movilidad, la economía y la vida cotidiana”, añade.

Según señalan en el Ejecutivo regional, el Ayuntamiento ha confirmado ya que asistirá a la reunión del Consorcio de Transportes convocada para el viernes. Asimismo señalan que la convocatoria de “urgencia” ha sido a instancias de la Puerta del Sol, ya que, según explican, en el Palacio de Cibeles querían que ese encuentro se celebrara el 5 o el 6 de noviembre.

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad ya había manifestado el martes su predisposición a asistir a esta convocatoria que, según denunció, su equipo lleva “cuatro meses” solicitando. “Lo importante, para que no se despisten, es que la Comunidad garantice y concrete su capacidad para los refuerzos de Metro desde el viernes negro de las rebajas, pasando por el puente de la Constitución y toda la campaña navideña. Ésa es la obligación”, asegura Sabanés.

También puede interesar

Dejar un comentario