IEVENN
España

Cataluña y los espíritus burgueses

El independentista Joan Canadell, nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona. ANTONIO MORENO

En una enésima caída del guindo, algunos parecen sorprendidos de que la Cámara de Comercio barcelonesa haya caído en manos de independentistas. Exactamente de 40 micropymes y autónomos que, entre todos, apenas facturan 46 millones de euros. Elegidos con una participación del 4,55% del censo. Los demás, el 95 %, silbando. Según nuestros Pablos de Tarso, la burguesía catalana habría traicionado su proverbial seny. El desconcierto ante el resultado merece alguna meditación, más allá de la perplejidad que produce la insistencia de tantos en subirse una y otra vez al guindo después de tantos porrazos. Una disposición sospechosa.

Me sucede con los espíritus de las clases sociales impermeables al trasiego de la historia como con las identidades nacionales: carezco de talentos nigromantes para percibirlos. En el caso de la burguesía, en particular, la atribución de sentido de la responsabilidad o de la previsión muestra, antes que otra cosa, ignorancia de teoría social. La miopía y su compañera, la cobardía, están en el ADN de la burguesía. Sus acciones se rigen por los principios: estar a la que salta y la ocasión la pintan calva. Nadie sobrevive personalmente hoy con las futuras ganancias de todos. Cada cual procura su particular beneficio en el mar de la competencia: ni está dispuesto a asumir los costes de coordinación de una acción colectiva que, si acaso, beneficiará a todos, incluso a los que no colaboran, ni se ve capaz de anticipar el efecto agregado de sus acciones. El capitalismo es un sistema descentralizado de toma de decisiones, sin cerebro coordinador y, por las mismas razones por las que nadie dijo «me voy para la guerra de los 30 años», nadie anticipa en qué acaban las decisiones individuales. A esa incapacidad de previsión debemos mucho progreso técnico, la «destrucción creadora» (Schumpeter) y, también, algún que otro desastre. Si acaso, solo las grandes empresas, no sometidas a la competencia inmediata, con una razonable previsión de continuidad y bajos costes de coordinación, porque son pocas, pueden echar el rato en prospección social.

En todo caso, no parece que el espíritu en su variante emprendedora se haya manifestado en el caso de la burguesía catalana, siempre a cobijo del Estado. Aranceles y mercado cautivo. Mutatis mutandis, sigue vigente el diagnóstico de Stendhal hace casi dos siglos: «Estos señores quieren leyes justas, a excepción de la ley de aduana, que se debe hacer a su gusto. Los catalanes piden que todo español que hace uso de telas de algodón pague cuatro francos al año, por el solo hecho de existir Cataluña. Por ejemplo, es necesario que el español de Granada, de La Coruña o de Málaga no compre los productos británicos de algodón, que son excelentes y que cuestan un franco la unidad, pero que utilice los productos de algodón de Cataluña, muy inferiores, y que cuestan tres francos la unidad (…) Los catalanes son liberales como el poeta Alfieri, que era conde y detestaba los reyes, pero consideraba sagrados los privilegios de la nobleza». En menos palabras: en misa y repicando. Emprendedores, emprendedores, solo para mantener el imperio español a principios del siglo pasado, pagar a pistoleros para asesinar sindicalistas en los años 20 y en el 36 para financiar a Franco. El resto del tiempo, lo de Stendhal: a verlas venir, bajo la protección del Estado y de morritos. Si acaso, «dialoguen» y terceras vías. Foment hace pocos días: gestos con los condenados. Bananeen, olvídense de aplicar las leyes, más poder para Cataluña y a las nueces. Si queda alguna.

Justo es reconocer que tampoco el pérfido Íbex español ha mostrado un átomo de responsabilidad ante la más seria amenaza para nuestra democracia desde el 23-F. Conviene no engañarse: mientras no les compliquen los negocios, la unidad de mercado y esas cosas, a lo suyo. La pérdida de libertades no cotiza en bolsa. Por supuesto, la independencia, impensable sin agitación civil, preocupa. Pero, por lo visto, el camino a la independencia trae sin cuidado. El espíritu de la burguesía.

El rey aplaude a Gdansk en los Princesa de Asturias: «En los momentos difíciles sois ejemplo de convivencia pacífica»

Medios

La princesa Leonor realiza, emocionada, su primer discurso en los Premios Princesa de Asturias

Medios

La manifestación a la que se unen las «Marchas por la libertad» recorre Barcelona contra la sentencia del 'procés'

Medios

Reacciones a pide de calle al nuevo referéndum propuesto por Torra

Medios

El presidente de Vox de un pueblo de Jaén quema sus camisetas del Barça por «independentistas» y lo difunde en redes

Medios

La justicia investiga a Tsunami Democràtic por indicios de terrorismo

Medios

Sánchez acusa a Torra de «frivolizar» y «banalizar» la violencia en Cataluña

Medios

La Justicia belga deja a Puigdemont en libertad sin fianza pero con condiciones tras notificarle su orden de detención

Medios

La JEC suspende la campaña del Gobierno de defensa de la democracia española en respuesta a la sentencia del procés

Medios

La Junta Electoral exige a Podemos que retire su propaganda de Facebook

Medios

Marlaska, sobre Cataluña: «Grupos minoritarios organizados están tras los incidentes y no quedarán impunes»

Medios

¿A qué compensaciones tienen derecho los pasajeros de los vuelos cancelados por la huelga general en Cataluña?

Medios

Dejar Comentario