IEVENN
Futbol

Champions | El Ajax también toma Londres

Tottenham – Ajax (0-1)

Van de Beek acerca a los holandeses a la final ante un Tottenham sin alternativas en ataque

Van de Beek celebra el gol de la victoria del Ajax en Londres. Getty

En Londres como en Turín, en Turín como en Madrid, el Ajax asalta el continente europeo como si del Imperio Romano se tratara, conquistando plazas con asombrosa suficiencia y dejando en ellas la huella de su fútbol. Veni, vidi, vici, reivindica cual Julio César Erik Ten Hag, orfebre de la más estimulante irreverencia que ha ofrecido la Champions en los últimos tiempos. Una sola batalla le resta para acceder a su final impensable y a ella llegará el Ajax con la ventaja que le concede su victoria de anoche en la nueva casa del Tottenham, a quien el traje de favorito le tiró demasiado de la sisa, tan poco acostumbrado como está a vestirlo en Europa. Sin Kane ni Son, todo fue demasiado obtuso para los de Pochettino, a los que sólo el Barcelona había derrotado en Londres en esta Champions. [Narración y estadísticas: 0-1]

El Ajax cimentó su victoria en una primera media monumental en la que acogotó por completo al Tottenham y disfrutó de su dominio. Van de Beek parecía estar saboreando la sensación de saberse a punto de entrar en la historia antes de marcar el único gol del encuentro. El mediapunta es un verso libre imprescindible para dar sentido a toda la composición ajacied, el contrapunto montaraz que completa la propuesta del Ajax, caracterizada por el seductor barroquismo de los De Jong, Tadic, Ziyech… Su misión en el campo no es dar continuidad a la circulación del balón, sino inhibirse de esa dinámica y ofrecer una vía de escape hacia el gol. En el instinto de Van de Beek reside gran parte del éxito de este Ajax, porque de nada serviría un pase tan maravilloso como el de Ziyech sin un verdugo capaz de tener la sangre fría de amagar dos veces con el disparo antes de batir a todo un Lloris.

Habían pasado 15 minutos en los que Ajax había ido evolucionando desde los apuros iniciales por la incesante presión del Tottenham a los bailes de salón que ya desplegó en el Santiago Bernabéu y en el Juventus Stadium. El equipo de Pochettino no parecía tener más plan que el de apretar arriba. Con cuatro jugadores en esa misión y cinco más en la línea defensiva, Wanyama quedaba desnudo en tierra de nadie cuando el Ajax lograba salir con la pelota, un solo hombre protegiendo la aduana de la invasión de una manada salvaje y desacomplejada.

Pochettino aprovechó que Vertonghen tuvo que ser sustituido, completamente KO, tras un escalofriante golpe con su compañero Alderweireld, para afianzar el cambio de esquema que había esbozado a partir de la media hora, introduciendo a Sissoko para reforzar la medular, con cuatro defensores por detrás. Más allá de ese movimiento, dio la sensación de que fue el parón para atender a los dos centrales belgas el que amansó al Ajax. Cortó un ritmo que hacía peligrar las aspiraciones de un Tottenham que cerró la primera mitad con un claro cabezazo de Alderweireld y un disparo lejano de Sissoko, ambos desviados.

La mejoría definitiva de los ingleses llegó cuando dejaron de buscar a Llorente como fin último de sus acciones para utilizarle como boya sobre la que construir las jugadas de ataque. Creció con ese movimiento Lucas Moura y también Dele Alli, un futbolista de esencia guadianesco, pero el Ajax, más maduro de lo que aparenta, supo adaptarse a esa fase de dominio spur. La escasa incidencia en el juego de Eriksen, eso sí, fue una gran ayuda para los de Ten Hag.

Era evidente que el Tottenham necesitaba nuevos bríos en ataque, algún hombre de refresco que incrementara su capacidad de desequilibrio. El problema de Pochettino era que, ausentes Kane y Son, su banquillo era una colección de defensas e imberbes, piezas con escasa utilidad para el escenario de partido que se le había presentado. Al final, casi por hacer algo, se decantó por cambiar de golpe a los dos laterales con la fe de quien echa los cambios del tabaco en la tragaperras del bar.

Mitad por inercia, mitad por impotencia, el Tottenham se fue cansando de sí mismo y del bucle estéril en el que estaba sumergido, dándole aire a un Ajax que a punto estuvo de dejar casi sentenciada la eliminatoria con un disparo de Neres que se estrelló en el poste. Habría sido la guinda de una nueva etapa camino de El Dorado que los alegres muchachos de Ten Hag deberán refrendar dentro de siete días en Ámsterdam.

Una figura de Inglaterra reconoció el buen momento de Yerry Mina

Medios

Increíble mala suerte de Brahim: 'roto' y sin opción en Real Madrid

Medios

Luka Jovik se refirió a los rumores sobre su salida de Real Madrid

Medios

La baraja de candidatos a dejar Barcelona para que llegue Neymar

Medios

La declaración de Klopp que desconcertó a los hinchas de Liverpool

Medios

La situación que podría desencadenar en la salida de Pogba del United

Medios

Los aficionados eligen a los freestylers de la UEFA EURO 2020

Medios

La UEFA lanza la UEFA eEURO 2020

Medios

Volvieron al ruedo: así les fue a los colombianos el fin de semana

Medios

Buscando meterse al Puskas: así fue el gol del argentino Enzo Kalinski

Medios

Equidad, a hacer historia en Suramericana: visita a Atlético Mineiro

Medios

La alta cifra que pierde Barcelona con Dembélé: dinero y mucho más

Medios

Dejar Comentario