Claire Foy: “No me interesa ver en el cine a gente perfecta”

La actriz británica Claire Foy, ganadora del Emmy y el Globo de Oro por su papel de la reina Isabel II en la serie The Crown, llega a la saga Millennium en un momento en el que la hacker Lisbeth Salander ha salido de su crisálida. Ahora es una heroína, una justiciera y es la protagonista absoluta de la trama de Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte, que se estrena en cines este viernes.

Lisbeth ha dado un importante salto y se ha convertido en toda una heroína…
Cuando conocí a Fede eso es lo que más me atrajo de ella, el hecho de el personaje tenga tanta importancia, ella y su relación con su hermana, su familia, la culpabilidad que soporta, su pasado… y nunca se le había dado tanta importancia.

Se ha hecho con el protagonismo con todo el derecho, ¿no?
Era la musa, la inspiración de Mikael Blomkvist, pero nunca era la que conducía la acción, así que ha sido asombroso hacer eso, que el espectador viva con ella y ver cómo lidia con su día a día.

¿Leyó las novelas?
Sería impensable hacer la película sin las novelas, es como una biblia, mi inspiración se basa en ellas y muchas de las decisiones no estaban en las cintas, pero era importante para mi.

Lisbeth es antisocial, es una delincuente, es dura, distante… y sin embargo nos fascina, ¿por qué?
Creo que la idea de que la protagonista tiene que ser amable, elegir bien, tomar buenas decisiones es muy difícil para un espectador, porque nosotros no nos vemos así, nosotros nos equivocamos, tomamos malas decisiones, no nos podemos identificar con alguien perfecto. A mí no me interesa ver en el cine a gente perfecta, eso es aburrido.

¿Y qué es lo que empatiza con el espectador?
La gente ve Lisbeth es una persona como ellos y a la vez como les gustaría ser, una mujer que toma las riendas de su vida y que no respeta la autoridad porque nunca le ha ayudado, sino que se han aprovechado de ella. Sigue su instinto, esa cosa que también tenemos nosotros, que nos da igual lo que piensan los demás, actuar cuando han obrado mal contigo y tener el valor de levantarse.

¿Qué tienen en común Lisbeth y la Reina Isabel II?
Si yo no fuera la actriz en ambos casos no haría esa conexión, pero habiendo interpretado ambos papeles diría que la similitud es que no son capaces de expresarse a sí mismas, que no están conectadas con sus propias emociones y sentimientos. Por lo que sea no es seguro para ninguna de las dos expresar sus emociones.

Hay mucho del espíritu Mee too en la película, ¿A Lisbeth se le quedaría corto ese movimiento?
La idea de esta película se concibió hace más de 15 años, antes del Mee too pero es verdad que la producción coincidió en el tiempo con este fenómeno y creo que ese movimiento se queda corto. Esto es algo que lleva pasando desde el principio de los tiempos, desde el origen del ser humano y creo que Lisbeth no se identificaría con ningún movimiento, ni siquiera con éste.

¿Y qué mueve a este personaje?
Ella tiene esa patología por la que siente que tiene que actuar cuando algo se ha hecho mal, cuando siente que se ha cometido una injusticia. Ella piensa en sí misma y punto.

También puede interesar

Dejar un comentario