Corea del Sur ama la cirugía plástica y el maquillaje, pero algunas mujeres quieren cambiar eso

SEÚL, Corea del Sur — Kim Ji-yeon sabía que quería someterse a una cirugía plástica desde que tenía 7 años. Durante los siguientes trece años, destruyó sus fotos hasta que sus padres le pagaron una cirugía mandibular doble, un procedimiento que requiere fracturar la quijada para realinearla.

Después, Kim comenzó a cuestionar por qué dedicaba tanto —200 dólares al mes y dos horas al día, según sus cálculos— a su apariencia. Así que eligió un corte de cabello corto y destruyó su maquillaje.

Kim, de 22 años, forma parte de un grupo creciente de surcoreanas que se rebelan contra los rígidos estándares de belleza de su sociedad, un movimiento que llaman “Escapa del corsé”. Inspiradas en parte por el movimiento global #MeToo que ha sacudido el mundo de la política y la sociedad en la cultura profundamente patriarcal de Corea del Sur, las mujeres están desafiando las actitudes aceptadas desde hace mucho sobre la cirugía plástica y los cosméticos en una de las capitales del mundo más obsesionadas con la belleza.

“La misoginia es más extrema en Corea del Sur y la industria de la belleza ha empeorado la situación”, comentó Kim.

La belleza es muy importante en Corea del Sur. El país tiene la tasa más alta de cirugías plásticas per cápita y sigue aumentando. Se ha convertido en un destino para el turismo quirúrgico. El mercado de la belleza —los cosméticos y los productos de cuidado facial, como las mascarillas— generaron 13.000 millones de dólares en ventas el año pasado, de acuerdo con Mintel; así, es uno de los diez principales mercados de belleza del mundo.

Kim posee decenas de aretes que solía usar.

Aunque hay cada vez más hombres que forman parte del mercado, la presión sobre la belleza se dirige principalmente a las mujeres. Las estrellas del K-pop, que a menudo se someten a muchas cirugías plásticas, se consideran el estándar. Las celebridades de YouTube con millones de seguidores ofrecen tutoriales detallados sobre cómo aplicar el maquillaje. Las mujeres son bombardeadas con anuncios en los autobuses, el metro y la televisión.

“¿Naciste siendo bella? Esa es una gran mentira”, dice una publicidad en el metro de Seúl.

“Hay doce pasos solo para aplicar los productos básicos antes de siquiera ponernos el maquillaje”, comentó Kim. “Eso prácticamente define el problema”.

Ahora las mujeres se están oponiendo. Este verano, decenas de miles se reunieron para manifestarse en contra del abuso sexual, la proliferación de las cámaras ocultas que toman videos voyeristas de las mujeres y los estándares más estrictos que enfrentan en otros aspectos sociales, desde la belleza hasta la ley.

Bae Eun-jeong, conocida como Lina Bae, era una estrella de YouTube que impartía tutoriales de belleza. Después de escuchar sobre el movimiento anticorsé a principios de este año, Bae, de 21 años, revisó de cerca los comentarios en su canal de YouTube. Muchos eran de jóvenes que decían que el maquillaje les daba el valor para ir a la escuela.

“Me di cuenta de que algo estaba muy mal”, comentó Bae. “Quería hacer un nuevo tipo de video para decirles que está bien no ponerte maquillaje”.

En junio, Bae subió un video en el que pasa por el laborioso proceso de aplicarse cremas, base, delineador y pestañas falsas. En la pantalla, se observa una serie de mensajes simulados como los que ha recibido en el pasado. Uno dice: “Tus ojos están totalmente chuecos”. Otro: “Si fuera tú, me suicidaría”.

Después se quita todo el maquillaje y le dice al espectador: “No te preocupes por la manera en que te perciben los demás. Eres especial y bonita naturalmente”.

El video ha recibido 5,5 millones de visitas. Los seguidores de Bae en YouTube aumentaron de 20.000 a casi 147.000. Un editor le pidió que escribiera un libro. Desde entonces lleva el cabello corto y dejó de usar maquillaje, por lo que ahorra casi 500 dólares al mes. Ahora sus videos se enfocan en cocinar y compartir ideas.

Cha Ji-won, una creadora de contenido en video en una empresa de renovación urbana, se unió a movimiento a principios de este año y creó su propio canal de YouTube, que ahora tiene casi treinta mil seguidores. Cha, de 22 años, alguna vez creyó que no era suficiente gastar hasta 700 dólares en maquillaje al mes. Ahora ha convertido su maquillaje en una sustancia con la cual jugar.

Antes de unirse al movimiento anticorsé este año, Cha Ji-won a veces gastaba 700 dólares al mes en maquillaje.

“Son como juguetes, como crayones”, dijo Cha. Solía sentirse como una ciudadana de segunda clase, dijo, pero ahora que ha dejado de usar maquillaje “la gente me escucha cuando doy mi opinión”.

El movimiento ha desatado reacciones terribles.

Bae, Kim y Cha, que llevan el corte de cabello de hongo característico del movimiento, dicen que se han vuelto blanco de ataques verbales y amenazas de muerte. Dos jefes potenciales de Kim le dijeron que no se veía lo suficientemente femenina. Las feministas dicen de sus nuevas compañeras que “salen del clóset” porque muchas prefieren mantener su anonimato.

Cha en una foto antigua antes de que se uniera al movimiento “Escapa del corsé”.

“La violencia en contra de la gente que escapa del camino convencional es muy intensa en Corea del Sur en comparación con otros países”, dijo Seo Sol, de 26 años, quien tiene un programa de debate en YouTube acerca del feminismo llamado “Porque hay demasiadas cosas que decir”.

Yim Hyun-ju, una presentadora de 33 años de la televisora nacional Munhwa Broadcasting Corp., decidió usar sus anteojos en su programa noticioso matutino el 12 de abril. Sus ojos estaban tan cansados a causa de las pestañas falsas que todos los días debía usar una botella entera de lágrimas artificiales; ha recibido críticas por ello.

Se convirtió en una sensación en línea. “No creí que me volvería noticia”, dijo Yim.

Los productores de Yim la reprendieron. Los espectadores escribieron para quejarse, pero las mujeres se le acercaron en público para agradecerle. Ahora Yim usa sus anteojos de vez en cuando, un acto que, según ella, les envía un mensaje a los espectadores sobre juzgarla con base en su aptitud y no en su apariencia. Sin embargo, no quiere que la identifiquen como parte de ningún movimiento.

“Si pudiera actuar libremente, me pondría menos maquillaje”, dijo Yim.

“La violencia contra las personas que dejan el camino de la cultura dominante es muy intenso en Corea del Sur”, dijo Seo Sol, derecha, quien tiene un programa de debate sobre feminismo en YouTube.

“No obstante, estoy atrapada entre mi mente y mi corazón, que dice una cosa, pero también existe la realidad de mi trabajo”, agregó.

Yim Hyun-ju, quien es conductora en una televisora nacional, decidió usar lentes en su programa matutino de noticias; se convirtió en un fenómeno en línea.
Noticias Internacional

También puede interesar

Dejar un comentario