IEVENN
Sudán

¿Por qué Sudán sigue sumido en la violencia y el caos político?

A pesar de que el presidente Omar al Bashir fue destituido en abril, los esfuerzos por crear un régimen democrático han sufrido un duro golpe esta semana después de que los militares irrumpieran en un campamento de protesta a favor de la democracia.

¿Qué pasó después de la caída de Bashir?

Tras la caída de Bashir -que había gobernado Sudán con mano férrea durante 30 años-, los militares del país anunciaron un período de transición de hasta dos años, seguido de elecciones.

Un Consejo Militar de Transición dirigido por el ministro de Defensa y vicepresidente Awad Ibn Auf tomó el control del gobierno, lo que generó la ira de los manifestantes debido a sus vínculos con Bashir.

Sin embargo, Auf no duró mucho en el puesto y renunció sólo 24 horas más tarde. Al día siguiente, Salah Abdallah Mohamed Saleh, también uno de los principales objetivos de los manifestantes, dimitió como jefe del Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad (NISS).

El teniente general Abdel Fattah al Burhan reemplazó a Auf como jefe del Consejo Militar. Antes del ascenso, supervisaba a las tropas sudanesas que combatían en la guerra de Yemen y tenía estrechos vínculos con altos oficiales militares del Golfo.

Su número dos, Mohamed Hamdan Dagalo, también conocido como Hemedti, dirige la Fuerza de Apoyo Rápido (RSF), un grupo paramilitar surgido de las milicias Janjaweed que lucharon en Darfur.

¿Quién apoya este nuevo liderazgo?

Los Emiratos Árabes Unidos acogieron con satisfacción el nombramiento de Burhan y dijeron que enviarían ayuda al país rápidamente. Arabia Saudí también dijo que enviaría trigo, combustible y medicinas a Sudán.

El presidente egipcio Abdel Fattah al Sisi también se ofreció a ayudar a la estabilidad de Sudán.

¿Cuándo habrá un gobierno civil?

Burhan prometió un gobierno civil después de las reuniones con la oposición y anunció la liberación de los presos políticos. Pero el consejo militar ignoró las demandas de los manifestantes de tener una presencia civil en el consejo de gobierno y de que el séquito de Bashir rindiera cuentas.

Entonces, ¿por qué continúan las protestas?

Los manifestantes están enfadados porque el consejo militar no les ha dado voz, ni voto, sobre quién conducirá al país hacia una democracia. La oposición y el consejo militar habían estado manteniendo conversaciones durante semanas, pero se derrumbaron después de que miembros del ejército irrumpieran en un campamento de protesta el lunes.

La oposición dijo que 113 personas murieron en las redadas violentas, pero el gobierno cobró la vida de 61 personas, entre ellas tres miembros del personal de seguridad.

Algunos testigos de Reuters dijeron que fue RSF quien dirigió la represión en el campo de protesta.

Los militares negaron querer despejar el campo pro-democracia. Su portavoz dijo que las fuerzas habían estado tratando de hacer frente a los grupos perturbadores que habían penetrado en el campamento y que la violencia se había ido de las manos.

Los principales organizadores de la protesta, la Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), acusaron al Consejo Militar de Transición de llevar a cabo «una masacre» mientras asaltaron el campo, una acusación negada por el consejo.

Desobediencia civil

El domingo, el día que marca el comienzo de la semana laboral en Sudán, se inició una campaña de desobediencia civil que exigía un gobierno civil.

Los líderes de la protesta pidieron a la gente que se quedara en casa después de la sangrienta represión que dejó por lo menos docenas de muertos.

El domingo por la mañana se veían pocos peatones en las calles y el transporte público apenas funcionaba, informó Reuters. La mayoría de los bancos y empresas privadas y mercados permanecieron cerrados, mientras que algunos bancos y oficinas públicas abrieron con normalidad.

En el norte de Jartum, la capital de Sudán, la policía disparó gas lacrimógeno a los manifestantes para tratar de dispersarlos. No se reportaron bajas.

Violencia contra el personal médico

Según un grupo de médicos vinculados al movimiento de protesta, los hospitales estaban abarrotados de heridos por la violencia. Cinco hospitales principales habían sido cerrados por los paramilitares de RSF, agregó.

«Hay una gran escasez de personal médico, causada principalmente por las milicias que atacan a los médicos y les impiden llegar a los hospitales y clínicas para cumplir con su deber», dice el informe. «Por todas estas razones, cada día se pierden más y más vidas.»

La Organización Mundial de la Salud (OMS) de las Naciones Unidas dijo en un comunicado que algunos miembros del personal y pacientes habían resultado heridos en redadas en hospitales.

Se han incendiado y destruido clínicas móviles de tiendas de campaña que se habían establecido para tratar a los manifestantes heridos, y se han saqueado equipos médicos.

Algunas mujeres han sido violadas, informa también la OMS, que añadió que se estaban cerrando los servicios de emergencia.

«Estas acciones representan una violación total e inaceptable del derecho internacional de los derechos humanos y deben cesar», dijo Ahmed Al Mandhari, director regional de la OMS para el Mediterráneo oriental.

La OMS no dijo quién había entrado en los hospitales ni atacado al personal, pero Amnistía Internacional y la oposición dijeron que las RSF eran los principales participantes en la violencia.

Sudán se ha visto sacudido por las protestas desde diciembre, cuando la ira por el aumento del precio del pan culminó con la expulsión definitiva de Bashir por parte del ejército.

¿Se ha conseguido algo tras la irrupción de la violencia?

Tras el sangriento episodio, los militares sudaneses se ofrecieron a reanudar las conversaciones con los grupos de oposición el miércoles, después de que las redadas aumentaran la presión internacional para una transición de poder. Sin embargo, la oposición rechazó la oferta, diciendo que no se podía confiar en los militares.

Reacciones

El jueves, la Unión Africana suspendió a Sudán hasta que se estableciera un gobierno civil. La ONU y varios gobiernos también condenaron el asalto al campamento.

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, viajó el viernes a Sudán para tratar de aliviar las tensiones internas.

Protesta en Sudán – Represión

Medios

Al menos 5 muertos en la brutal represión de una protesta en Sudán

Medios

Las fuerzas de seguridad de Sudán intentan disolver la protesta frente a la sede del Ejército en Jartum

Medios

Acuerdo para una transición política en Sudán

Medios

Diálogo entre Gobierno militar y manifestantes en Sudán

Medios

Dimite el jefe del servicio de información de Sudán

Medios

Se debe ejercer la “máxima moderación” en Sudán tras la renuncia del presidente al-Bashir

Medios

Cuando una imagen dice más que mil protestas

Medios

Los sudaneses celebran la caída del presidente Al Bashir

Medios

La Primavera Árabe vive un nuevo impulso en el norte de África

Medios

Dejar Comentario