IEVENN
Deporte

Cuando tienes que esperar al mal tiempo para poder subir el Everest

Más Deporte

Alpinismo Opinión

Entre su proyectro de subir seis ‘ochomiles’ sin oxígeno en un año, cifra récord, el alpinista español se encontró esta semana con un atasco en el techo del mundo

Sergi Mingote, el año pasado, en la primera parte de su proyecto 3x2x8000. SERGI MINGOTE

A principios de esta semana estaba en el Campo Base del Everest, a más de 5.000 metros de altitud, rodeado por 700 o 800 personas y lo pensaba: se necesita una regulación ya. El Everest es un sueño legítimo, la montaña siempre está para cualquiera que quiera conocerla, pero no se pueden permitir los atascos de estos días de buen tiempo. Las tragedias se suceden, hay gente que no vuelve con sus familias… Es una situación que no se puede seguir repitiendo.

No es tarea de los alpinistas, es tarea de las autoridades de los países correspondientes, pero para mí hay varios métodos para asegurar la seguridad en el Everest. Por ejemplo, para dar permiso para ascender, se podría pedir que antes se haya hollado otra montaña de más de 8.000 metros. Así se certificaría cierto nivel de los aspirantes y el número bajaría quizá hasta un 90%. Hoy en día la mayoría de los que lo intentan no son alpinistas, son turistas de altura. Pagan a una empresa, forman una expedición comercial, siguen sus líneas de ascenso y están asistidos desde muy abajo.

En ello, el oxígeno embotellado es clave. El oxígeno no cambia una ascensión un 10%, un 20% o un 30%, la cambia al 100%. Diría que las bombonas rebajan 2.000 metros al Everest. Pero no quiero banalizar. Pese a las ayudas, el riesgo sigue estando ahí y pensar que subir un ochomil es fácil es un grave error que provoca muertes.

En mi caso, la masificación me afectaba de una manera muy clara: debía esperar.

Me encuentro en los últimos pasos de un proyecto solidario llamado 3x2x8000 con el que busco ascender sin oxígeno seis ochomiles en un año. Son seis cimas porque colaboro con seis asociaciones como por ejemplo Apindep, con los que pude organizar hace unas semanas un trekking hasta Namche con personas con discapacidad. Después de coronar el Broad Peak, el K2 y el Manaslu entre julio y septiembre del año pasado, la semana pasada ascendí al Lhotse y esta semana me había propuesto ascender el Everest.

El planteamiento ante los atascos era más o menos sencillo: renunciar a subir en los días con mejor tiempo, esos días en el que las expediciones comerciales se agolpan en el techo del mundo, e intentarlo unos días después, cuando las condiciones no fueran tan, tan buenas. Qué remedio. Era la única manera de poder ascender sin oxígeno y no exponerme a los riesgos de verme frenado en la cima.

Pero una lesión me obligó a cambiar los planes. En el Lhotse me cayó una piedra antes de hacer cumbre, sufrí una fisura en las costillas que se complicó con una infección de pecho y en el Campo Base del Everest decidí no intentar el ascenso. Me volví a casa también triste por ver la cara más amarga de la montaña [el alpinista Ivan Tomov falleció en el Lhotse cuando Mingote intentaba rescatarlo]. Pero igualmente no renuncio al proyecto. El 13 de junio planeo marcharme a Pakistán para intentar encadenar Gasherbrum I y Gasherbrum II y completar así los seis ochomiles. Si no hay prescripción médica en contra, estoy decidido.

Y allí, seguro, que no habrá problemas de masificación ni nada parecido.

Porque me gustaría recordar algo muy obvio: hay otras montañas. El Lhotse, por ejemplo, está muy cerca del Everest, pero en la subida no me encontré a nadie y pude disfrutar de la cumbre solo. Lo que ocurre en el montaña más alta del mundo no ocurre en ningún otro lugar. Lo pensaba en el Campo Base:se necesita una regulación ya.

Las españolas Lidón Muñoz y Jessica Vall logran mínima mundialista

Medios

Lunin se impone a Kang-In Lee en la final y le da su primer Mundial sub'20 a Ucrania

Medios

Los rayos del Tío Sam

Medios

Tensión en Honda: primera bronca de Marc Márquez a Jorge Lorenzo

Medios

La carrera más larga del mundo: 5.000 kilómetros dando vueltas a una manzana en Queens

Medios

Poels se exhibe bajo la lluvia y gana la etapa reina en honor a Froome

Medios

Pouls gana la séptima etapa; Fuglsang, nuevo líder

Medios

La trama de amaños exigió silencio al vestuario del Valladolid para evitar las alertas de las apuestas

Medios

Segunda pole de Quartararo en su debut en MotoGP

Medios

ElPozo vence al Barça en los penaltis y acaricia el título

Medios

Guía para no perderse en las 24 Horas de Le Mans

Medios

El Cadete B, campeón del XIII Torneo Miguel Malbo

Medios

Dejar Comentario