IEVENN
Deporte

Deportes | Otro Princesa de Asturias de los Deportes, otro tumbo del premio sin rumbo

La esquiadora estadounidense Lindsey Vonn CHRISTIAN BRUNA EFE

Hay preguntas que no hay que hacer a los niños. «¿Qué quieres conseguir en la vida?», es una de ellas. A Lindsey Vonn le pidieron en el colegio una respuesta, malditos ejercicios de lengua, y ella, que ya destacaba en el esquí, definió su futuro. «Quiero clasificarme para los Juegos Olímpicos y lograr más victorias que cualquier otra mujer en la historia», redactó. Y lo clavó. Se clasificó para los Juegos y ganó más carreras que cualquier otra mujer, pero ambos logros no mantuvieron la relación esperada. Vonn, leyenda de la Copa del Mundo, se retiró este febrero con un único oro olímpico, en el descenso de los Juegos de Vancouver 2010, y dos gravísimas lesiones en los otros Juegos de su carrera, Turín 2006 y Sochi 2014.

Fue una de las mejores esquiadoras de siempre, pero… ¿Fue la mejor? Su palmarés no permite sentenciarlo.

Por eso su elección como Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2019 es discutible. Un tumbo más para un galardón que aún no sabe qué premia. ¿A los mejores deportistas de siempre? ¿A los mejores nacionales? ¿A grandes equipos? ¿A los eventos más mediáticos? La justa valoración de tan distintas categorías es imposible y por eso cada año la elección desconcierta.

En sus inicios, desde 1987, el criterio era más o menos sólido: premiar a los mejores deportistas de la historia. Aunque ya hubo rarezas, como dar el galardón a Juan Antonio Samaranch tras adjudicar a Barcelona los Juegos de 1992 o a Sito Pons por ser campeón de 250cc, la lista ofrecía un sentido: Sebastian Coe, Severiano Ballesteros, Serguei Bubka, Miguel Indurain -demasiado pronto, eso sí-, Javier Sotomayor, Martina Navratilova, Hassiba Boulmerka o Carl Lewis. Se exageraba el gusto por el atletismo, pero era difícil discutir los nombres. Con un jurado cambiante, poco a poco ese criterio fue variando y, después de introducir equipos (la selección de fútbol de Brasil) y eventos (el Tour de Francia), el premio se volvió exageradamente nacional.

Dos jugadores de fútbol, Iker Casillas y Xavi Hernández, y dos de baloncesto, los hermanos Gasol, llegaron a recogerlo por duplicado: aquello era demasiado.

Y por eso en los tres últimos años el premio ha intentado recuperar cierta internacionalización entre dudas. En 2017 se escogió a los All Blacks, el año pasado a los alpinistas Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki y en esta edición a Vonn. La huella que dejaron todos en sus respectivos deportes es notable, pero es difícil encontrar un argumento entre esos tres premios: el mejor equipo de la historia, dos pioneros y una gran deportista -quizá no la mejor- con mucho tirón mediático. ¿Quién será el próximo? Es imposible incluso hacer una quiniela. Podría ser cualquiera. No se puede saber qué se premia.

P.D. Para tumbos, éste: Lance Armstrong se mantiene como Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2000.

Se cumplen cinco años de la Décima

Medios

Antetokoumpo y Jokic para el primer quinteto ideal con dos jugadores europeos

Medios

La discriminación salarial de Nike a Felix durante su embarazo

Medios

Nadal tendrá un debut cómodo en Roland Garros

Medios

La selección femenina se presenta para el Eurobasket con las bajas de Torrens y Sancho Lyttle

Medios

Landa y López resurgen, Roglic ni se inmuta

Medios

Hamilton y Bottas se distancian en los libres

Medios

Rafa Nadal se sincera: «Me dolió que en Roland Garros no quisieran que ganase»

Medios

El Everest, al límite: el mayor atasco de su historia provoca dos muertos

Medios

Mondelo: «La ambición de medalla en este equipo es algo intrínseco»

Medios

Jerez acogerá dos carreras de Supersport 300

Medios

El Barcelona incorpora al medio holandés Ludovit Reis procedente del Groningen

Medios

Dejar Comentario