Deportivo y Sevilla empatan en un partido sin nada que celebrar

Joaquín Correa pelea el balón frente a Guilherme dos Santos Torres y Juanfran Moreno. CabalarEFE

Los locales merecieron más frente a un Sevilla apático

Borges, en los últimos minutos, lanzó un balón al palo

Cada balón importa cuando te juegas la categoría. A los pocos segundos de juego Krohn-Dehli saltó con ímpetu con Geis. El golpe fue tremendo. Arrancaba el partido con dolor. Luego, el dolor dio paso al miedo. Y tras el miedo, una temporal apatía; un respeto paralizante, fútbol blando, anárquico y casual. Seedorf es un motivador, pero no un estratega. Montella es un estratega, pero tiene a medio equipo pasmado. Ambos buscaban su rumbo en una Liga ya sin gloria. La redención europea de los nervionenses y el milagro de la salvación de los herculinos siguen lejos tras el 0-0 de Riazor. [Narración y estadísticas: 0-0]

Los dos equipos salieron al césped a verlas venir. O contemporizando, que es más elegante. Adrián y Lucas Pérez se buscaban la vida arriba, desasistidos. Como Los Pecos saliendo al escenario del Viña Rock. Valientes y extraños. En el Sevilla, lo de siempre. Fútbol-petting. Mucha caricia a la pelota pero poco mordisco salvaje, poco rock and roll. Lo suyo en Liga es música de ascensor. Sonar, suena, pero no reparas en ella. Un piano que languidece a lo lejos.

Sandro, muy motivado, era el único que buscaba la portería de Rubén. En la otra banda, Correa hacía lo que mejor sabe hacer últimamente: pasar desapercibido. Refugiarse en la esquina y esperar algún balón irrechazable. Geis, condenado al ostracismo por su técnico, rendía a buen nivel. El primer aviso fue del Depor. Luisinho centró cómodamente y Adrián cabeceó en parábola. Soria palmeó el balón por encima de la red. La grada, repleta, acompañaba al equipo con entusiasmo y fe.

Los porteros, claves

Contraatacó el Sevilla por partida doble. El canterano Carlos Fernández, inesperado titular, lanzó al lateral de la portería local. En la siguiente jugada, fue Pizarro, entrando en el segundo palo, quien remató una falta botada por Banega. Rubén estuvo rápido y rechazó el balón. Krohn-Dehli no pudo continuar tras el susto inicial y en el minuto 34 fue sustituido por Emre Çolak, que había pedido la titularidad a gritos en sus últimos partidos.

El primer tiempo acabó con dos nuevos sustos para el equipo gallego. En el 39 Banega, tras un magistral taconazo de Carlos Fernández que lo dejaba solo en el gajo del área, disparó desviado. En la siguiente, de nuevo el canterano, muy activo, fintó bien pero remató suave. El meta deportivista, bien colocado, no sufrió con su tiro.

El encuentro arrancó enrabietado tras el descanso, como si alguien les hubiera recordado en el vestuario que, para sus objetivos, el empate era bagatela. Mosquera tuvo una de esas que se cantan a pulmón lleno. Le llegó un balón perfecto, sin marca, con tiempo para pensar por donde meterla, en el centro del área. Cuando se entonaba el gol, el centrocampista mandó el cuero al cielo coruñés. La respuesta del Sevilla fue deletreada por Sandro en un mano a mano franco. Rubén estuvo a la altura con una parada salvadora.

Los locales apretaron pero no obtuvieron premio

Estaba mejor el Depor, más consciente y duro en la pegada. En el 68 Adrián encaró a Soria en carrera. El control se le fue largo y el guardameta logró achicar la pelota. Mosquera no aprovechó el rechazo, con Soria ya batido. Mejoraba el partido, abierto como una sandía sobre la mesa del jardín.

Sarabia, Muriel y Nolito ya en el campo. Con todo los visitantes. No había jerarquía entre los rivales, sólo una disparatada búsqueda del gol, ignorando la medular, como niños con los ojos vendados intentando romper con fieros palazos la piñata.

Los últimos diez minutos fueron para el Depor, que atacó con caótica pasión. Lucas Pérez, en el 85, desaprovechó un error de Mercado. Al siguiente minuto, Borges la mandó al palo. El partido murió, vacío, en el área sevillista. Pero ya nada alteró aquel susto inicial, ese hierático empate.

Deporte Internacional - Fuente Original

También puede interesar