El ansiado retorno de Kubica: “Lo que era casi imposible se convierte ahora en algo real”

Robert Kubica, en el paddock del circuito Yas Marina de Abu Dhabi. GIUSEPPE CACACEAFP-PHOTO

El polaco, de 33 años, será piloto oficial en Williams en 2019 tras superar un accidente que en 2011 le causó gravísimas heridas en el brazo derecho

Formará pareja con George Russell, que también tiene una opción para 2020

La última carrera de 2018 fue el escenario donde Williams confirmó de forma oficial el regreso de Robert Kubica para la próxima temporada. El piloto polaco, de 33 años, formará pareja con George Russell en la escudería británica, que este curso ocupa el útimo puesto en el Mundial de Constructores. Una esperada noticia en el ‘paddock’, donde Kubica es uno de los pilotos más respetados y queridos, especialmente tras superar un accidente que le causó gravísimas heridas en el brazo derecho.

Kubica formará de nuevo en la parrilla después de que este curso sólo pudiese ejercer como piloto reserva y de desarrollo. En 2017 ya combinó Renault y Williams, donde participó en diferentes test, tanto en pretemporada como antes del invierno. “Ha sido un viaje plagado de desafíos, pero lo que parecía algo casi imposible se convierte ahora en algo real”, comentó el ex piloto de Lotus.

“Fue un largo viaje para llegar hasta aquí. Ese desafío termina con este anuncio, aunque ahora arranca uno nuevo trabajado con Williams en la pista”, añadió Kubica, que sufrió un terrible percance en febrero de 2011 mientas disputaba la Ronde di Andora, en la categoría de rallies.

“Compromiso y consistencia”

Claire Williams, máxima responsable de la escudería, se mostró “inmensamente impresionada” por la fortaleza y tenacidad de su nuevo piloto, que sólo ha firmado para 2019, mientras Russell también tiene la opción de 2020. “Su compromiso con nosotros y su trabajo silencioso siempre tuvo una lealtad inquebrantable”, añadió la hija de Frank Williams, para quien la “consistencia” de su nuevo piloto oficial supondrá “un importante paso para luchar por nuestro regreso al frente de la parrilla”, finalizó la ejecutiva.

Kubica debutó en la F1 en 2006, con el equipo BMW Sauber, donde formó una sólida pareja con Nick Heidfeld. Subió nueve veces al podio y firmó una gran victoria en el GP de Canadá de 2008, un año después de su sobrecogedor accidente en el mismo circuito. En 2010 dio el salto a Renault, con Vitaly Petrov como compañero de garaje. Aquella temporada acumuló tres podios y terminó octavo en el Mundial de pilotos.

También puede interesar

Dejar un comentario