¿El antídoto contra los Warriors? Los Bucks de Antetokounmpo avisan

Giannis Antetokounmpo machaca ante la defensa de los Warriors. EZRA SHAWGTY_AR_SPO

Extrañaba la tardanza del estallido de los Bucks, un equipo con todos los ingredientes para asaltar las cumbres de la NBA. Sobre todo desde que Giannis Antetokounmpo se convirtió en un elemento imparable. Pero los de Milwaukee ya están, definitivamente, aquí. Su inicio de temporada, corroborado este jueves tras pulverizar a unos mermados Warriors (111-134) en el Oracle Arena, les colocan en la primera línea de aspirantes, quizá el gran rival junto a los Celtics de los de la Bahía de Oakland.

Su ascenso imparable contrasta con la caída de los Rockets, irreconocibles ahora, seis derrotas ya a estas alturas. En Wisconsin todo son alegrías. Nueve triunfos en 11 encuentros, sólo los Raptors por delante en el Este. Y con un líder al que no se le intuyen techos. Antetokounmpo es el aspirante número uno al MVP. Por momentos no se encuentran resquicios por donde detenerle. Aunque ante los campeones ni siquiera hizo falta su mejor versión: sólo estuvo en pista 26 minutos. Para 24 puntos y nueve rebotes, por debajo de sus medias de locura: 25,6, 12,9 y 5,7 asistencias, con un asombroso 53,5% en tiros de campo. De hecho, sólo el triple sigue siendo su punto débil: en lo que va de curso sólo ha acertado con dos de los 23 intentados.

Budenholzer y el triple

Porque el griego está bien rodeado de un perímetro amenazador. En la pintura han encontrado un puntal con el veterano Brook López, su mejor refuerzo veraniego. Los espacios los generan tiradores como Bledsoe (26 puntos con 10 de 12 en lanzamientos ante los Warriors) y Middleton, y Brogdon es un gran director. Aunque el gran responsable del paso adelante de los Bucks hay que buscarlo en su banquillo. Mike Budenholzer, que ya asombrara en los Hawks (entrenador del año en 2015), ha logrado lo que no pudo Jason Kidd. Convertir al grupo en una amenaza y adaptarlo a la nueva ola. Los Bucks ya están entre los equipos que más lanzan de tres y con notables resultados, pues son el sexto equipo de la Liga con mejor porcentaje (37%). También son el equipo que más rebotea, el segundo que más asistencias reparte (27 por noche) y el segundo que más anota, nada menos que 121,3 puntos por partido.

El duelo ante los Warriors era muy esperado, aunque la baja de Draymond Green y la lesión durante el encuentro de Stephen Curry (problemas en el aductor izquierdo), dejó el combate en nulo. Ya se perdió el genial escolta, que había iniciado el curso como un tiro, más de 30 partidos el año pasado. Tras el descanso ya estuvo clara la victoria visitante. Los 134 puntos encajados por Golden State es su peor dato en casa, sin prórrogas, desde marzo de 2009.

También puede interesar

Dejar un comentario