IEVENN
TV/Cine

El caso Alcàsser de Netflix: el día que Nieves Herrero admitió que su cobertura en directo fue un error

El crimen de Alcàsser ha vuelto a recordarnos lo peor del ser humano. En esta ocasión en forma de docuserie y de la mano de Netflix. El servicio streaming estrenó el pasado viernes El caso Alcàsser con cinco episodios que retratan aquel terrible asesinato de tres adolescentes en 1992, en un paraje valenciano conocido como La Romana, pero que sobre todo pone el dedo en la llaga en la cobertura mediática que sobrepasó todos los límites de la moral y ética profesional.

Las tres niñas, de 14 y 15 años, desaparecieron la noche del viernes 13 de noviembre de 1992, cuando se dirigían a una discoteca de la vecina localidad de Picasent. Setenta y cinco días después dos apicultores encontraron los cadáveres semienterrados de las tres menores en una fosa, provocando una profunda conmoción en la sociedad española. Según las investigaciones policiales el triple crimen fue cometido por dos delincuentes comunes, Antonio Anglés y Miguel Ricart, el primero de ellos aún se encuentra fugado de la justicia.

Ya en su primer episodio, la serie creada por Ramón Campos y Elías León Siminiani nos remueve por dentro al mostrarnos el aprovechamiento de los medios ante el dolor de unos padres rotos con la cobertura de ¿Quién sabe dónde?, con Paco Lobatón al frente, pero sobre todo la de Nieves Herrero en el especial De tú a tú que transformó una triple desgracia en un espectáculo público retransmitido a toda España.

Aquella entrevista grupal transmitida en directo el 28 de enero de 1993 a los padres y familiares, horas después de descubrir que Miriam García, Antonia Gómez y Desirée Hernández habían sido brutalmente asesinadas, es recordada por muchos como el día que nació la telebasura.

Seguramente haya miles de usuarios que jamás hayan visto aquel programa grabado en un auditorio de la localidad valenciana, con los progenitores en el escenario junto a Nieves Herrero y el pueblo observándoles desde unas butacas improvisadas para la ocasión y aplaudiendo a medida que se iban conociendo las primeras detenciones en prime time de la mano de Olga Viza. Y es que la también periodista participó igualmente de este circo mediático ofreciendo la última hora sobre el triple crimen e intentando ahondar en los macabros detalles de la recuperación de los cuerpos.

En el caso de Nieves Herrero llegó a mostrar una gran falta de tacto durante la emisión disfrazando de solidaridad la explotación del sufrimiento. Las preguntas ahondaban en el dolor de unos padres y hermanos todavía en shock, exprimiendo su pena y su dolor para obtener uno de los datos de audiencia más altos de la historia de la televisión española: un 31,9 de share, es decir, el doble de su habitual cuota de pantalla.

Es terrible. Una daga directa al corazón de los espectadores.

Nieves Herrero presentó el programa de corazón de Antena 3 entre 1990 y 1993, llegando a su fin ese mismo año. Aquella entrevista marcó un antes y un después en la televisión española, abriendo un debate sobre moral y ética periodística que aún se recuerda. Sin embargo, aunque ahora aquella emisión vuelva a cobrar protagonismo debido al true crime de Netflix, colocando al nombre de la periodista de nuevo en el ojo del huracán con miles de espectadores descubriendo o redescubriendo la entrevista, merece la pena recordar que ella misma renegó de aquel trabajo donde llegó incluso a presionar a las amigas de las víctimas preguntándoles si pensaban que podrían haber sido ellas las asesinadas.

En febrero de 1993, días después de la emisión del comentado programa, Nieves Herrero, que ahora conduce el espacio vespertino Madrid Directo en Onda Madrid, expresó que no entendía las críticas en una entrevista a La Vanguardia, excusándose en que sólo había querido “compartir el dolor” y “todo se ha interpretado al revés”. Es más, afirmaba no arrepentirse ya que, según sus palabras, aquel programa “fue como una terapia” para los familiares.

No obstante, los constantes ataques hicieron mella enseguida en la comunicadora de 62 años que ya entonces confesaba que pensó abandonar el Periodismo. Pero en 1997 regresó con el programa orientado hacia causas solidarias Hoy es posible en Televisión Española. Tras esa experiencia se terminó por alejar del mundo de las cámaras y se centró en la radio donde lideró, entre 1997 y 2004, el espacio Lo que es la vida de RNE. En 2006 se produce nuevamente su regreso a televisión con el magazín diario Hoy por ti en Telemadrid donde se mantuvo un año ya que, inmediatamente, se puso al frente del espacio de entrevistas Un día con… en 7 Región de Murcia hasta el 2009.

En 2011 fichó por la cadena católica 13TV donde presentó el magacín vespertino Te damos la tarde y seguidamente el programa Hoy Nieves! que abarcaba actualidad, crónica social, entrevistas y reportajes. Aunque no fue hasta 2017 cuando abandonó la citada cadena, dos años antes fichó por la radio económica Capital Radio para dirigir y presentar el espacio de fin de semana Vivir, viajar.

De cualquier modo el sombrío suceso, uno de los episodios de la crónica negra de nuestro país más dolorosos, marcó la carrera de la presentadora ya las críticas de aquel programa pasaron a la historia, a la par que su visión sobre lo sucedido también fue cambiando. Nueve años después, en 2001, admitió a El Mundo durante la promoción de su primera novela, que los responsables del programa la dejaron sola ante los reproches de la soberana audiencia: “Creo que las personas que tomaron la decisión de enviarme a hacer el programa allí, después me dejaron sola ante las críticas y nadie fue capaz de decir la verdad”.

Según ella, la verdad es que minutos antes de la emisión en directo, pidió que la cadena optara por emitir otro espacio. “A los diez minutos de empezar pedí al control central de Madrid que recogiera la señal y que emitieran un programa de esos enlatados que hay en todas las televisiones. Yo no quería seguir pero alguien, y todavía no sé quién fue, tomó la decisión de que yo siguiera en antena.

Nieves Herrero calificó aquella época como “los peores momentos vividos” de su profesión al estar “en directo cuando no quería estar”. Y en 2013 fue a más calificando el programa como un error de los pies a cabeza” al ABC. “Al cuarto de hora me di cuenta de que no se podía hacer un programa con todo el pueblo allí. Cada vez que íbamos a publicidad pedía paso a Madrid y les pedía que metieran un documental”, pero afirma que nadie le hizo caso.

En efecto, en aquella entrevista admitía que sentía que “no podía ni respirar” durante el directo y que hizo todo lo posible por evitar los aspectos más morbosos de los asesinatos. Amenacé con irme a negro, pero no me atreví a llevarlo a término. Luego me enteré de que mis jefes estaban reunidos viendo el programa”.

Lo más llamativo es que, según la docuserie que recoge el primer caso mediático español, Nieves Herrero no quiso participar en este título como tampoco otros rostros como Manuel Campo Vidal, Olga Viza o Fernando García Iborra. Quizás hubiera sido su oportunidad para entonar un loable mea culpa por las líneas morales cruzadas en el programa de los noventa, tal y como ha hecho Paco Lobatón.

El caso Alcàsser es una docuserie que te hiela la sangre. Conozcas o no el triple asesinato, resulta espeluznante seguir el recuento de los detalles, la búsqueda, el dolor familiar, los aciertos y fallos de la Policía y la Guardia Civil y, sobre todo, redescubrir a los culpables en unas 5 horas difíciles de ver puesto que echa la vista atrás para ahondar en cómo se trivializó y se convirtió la violencia sexista en un producto de consumo.

Pero es necesario adentrarse en este título porque no sólo se puede concebir como una perfecta radiografía del presente, sino que de alguna manera, nos ayuda a no repetir los mismos errores del pasado. Y es que, desafortunadamente, en los últimos años en España se han producido varios crímenes nuevamente mediáticos, como el caso de Marta del Castillo, Diana Quer, Gabriel Cruz o, más recientemente, Laura Luelmo, donde los medios de comunicación, y la sociedad en general, han contribuido al amarillismo. Sirva de ejemplo el recordatorio del padre de una de las jóvenes asesinadas, Juan Carlos Quer, que aseguraba a Risto Mejide en Chester que la persona que había publicado una imagen del cuerpo de su hija tapado con una sábana, en favor de los índices de audiencia, tendría en su conciencia siempre el dolor causado a la familia: “Me encontré la fotografía de Diana en una camilla con el cuerpito tapado por una sábana. Yo esa imagen de mi hija no la había querido ver y la vi en un primer titular en los medios de comunicación”.

Ahora que tenemos la perspectiva suficiente para afirmar qua aquellos años fueron la vergüenza del Periodismo, ¿qué opinión te merece que, más de dos décadas después, la oscura cobertura detrás del triple crimen haya vuelto a la palestra destapando que en televisión todo parece valer con el fin de conseguir buenos datos de audiencia?

Imágenes: ©RTVE/©Netflix

Arranca la 50 Comic-Con, macroevento de la cultura popular que nació del cómic y prosperó con el cine y las series

Medios

Game of Thrones y HBO encabezan las nominaciones a los Emmys 2019

Medios

Netflix retira escena de suicidio de la serie “Por trece razones”

Mariángel Paola Álvarez

'Thor 4' ya es oficial: el cineasta Waititi dirigirá la cuarta entrega del superhéroe

Medios

Katherine Heigl consigue otra oportunidad para volver a la cima de Hollywood

Medios

Se estrenó El Marginal 3

Candela Mazzone

Woody Allen no piensa en jubilarse, a pesar de los movimientos en su contra por las denuncias de abuso sexual

Medios

Ámsterdam rechaza acoger Eurovisión por falta de espacio y el turismo masivo

Medios

Máximo Huerta regresa este lunes a la televisión

Medios

El joven que acusó a Kevin Spacey de agresión sexual hace tres años retira los cargos en el juicio civil

Medios

El cine español recauda casi un 30% menos en el primer semestre de 2019 que en el año anterior

Medios

Russell Crowe rechazó el papel de Aragorn en 'El señor de los anillos'

Medios

Dejar Comentario