IEVENN
Futbol

El cortador de césped | Un humillante lunes

El cortador de césped

Opinión

Nacho intenta despejar ante Guido Carrillo en Butarque. AFP

Al Madrid ya le humilla cualquiera. Jugar un lunes, como un telonero, con la carcajada de Tebas, los de la Liga, el Leganés, con su juego horroroso, su pésima ambición. «Por favor», me decía un buen madridista, «que acabe esta pesadilla cuanto antes». La peor temporada blanca en muchísimos años.

El Madrid de Zidane es un contínuo horror. Como lo fue el de Zidane en la temporada anterior, como el Madrid de Lopetegui o el de Solari. Es un sistema que falla en todas sus coordenadas. Con Zidane todo el equipo jugaba para que Ronaldo hiciese goles. Los hacía, pero los resultados fueron nefastos.

Uno no puede olvidar cómo fue la última temporada de Zidane. Con aquel penalti soñado ante la Juve, la angustia con el Bayern y una resolución final con Ramos ante Salah. Y cómo su odiado Bale le salvaba el pescuezo. Ya sabemos que Bale, Kroos, Reguilón y Ceballos son los malditos del técnico. Zidane ya no disimula y sabe el madridista por dónde empieza su ridícula limpia.

Parece surrealista, increíble que Zidane piense que construye un futuro, una nueva faz, con un Isco que parece un jugador de solteros contra casados, fuera de peso e inútil; con un vulgar Valverde, con Asensio que no mete un gol en Liga desde hace más de medio año, con un Marcelo que quiere irse a Turín y, finalmente, con su estrella Benzema, que sólo pudo hacer gol al segundo disparo y cuando ya Cuéllar se lo ha regalado, mientras nunca está en el área. Es un disparate creer en Zidane como arquitecto de un ejemplar proyecto. Están locos en la Casa Blanca.

Su retorno ha sido la tinta del pulpo de Florentino Pérez para apagar los gritos de dimisión. Una cortina de humo, porque Zidane, de todos los entrenadores, era el único que no puede hacer una revolución. Demasiados rehenes en su cabeza. Sólo un entrenador que no conociera personalmente a la plantilla podría obrar un milagro, apoyados en los suyos, más Hazard, Pogba y Eriksen como recursos de un imposible.

Parece patético y una vez más me convence que Zidane es sólo un relaciones públicas de los vestuarios. Como técnico, como creador de conjuntos es un desastre. No había más que ver a Pellegrino cómo con jugadores sin nombre, sin recursos, ha construido un equipo que parecía un equipo fuerte, ordenado, capaz, ante la ignominia madridista de un juego lento, previsible, al pié, sin ningún alarde táctico. Una vergüenza, a pesar de la escandalosa superioridad de calidad en sus jugadores.

Es una farsa que Zidane sea un talismán. No tiene ni idea de crear un equipo. Era patético ver el final del partido, con un Leganés que se desangraba por el esfuerzo y no recibía ni una sola ocasión de gol. Claro que con la astucia de Zidane, los cambios los utilizó para poner a Lucas Vázquez de extremo izquierdo y, finalmente, en un alarde de intoxicación personal, con Bale por el lado derecho. Todo un genio este Zidane.

Una oportunidad más: convocados por Zidane para el partido del Madrid

Medios

Con Bacca pocos minutos, Villarreal perdió 2-1 con Levante en Liga

Medios

James y Real Madrid, al primer examen en el Bernabeu contra Valladolid

Medios

¿Qué pasa, Mina?: encontrón, insultos y roces contra un rival

Medios

Cambió su manera de pensar: Guardiola realizó una enorme confesión

Medios

Mina, el más aclamado en Everton: bailó y presentó la nueva camiseta

Medios

Neymar se juega la carta Messi: presión a Barcelona para subir oferta

Medios

Las abundantes exigencias económicas de Neymar para salir del PSG

Medios

Zidane se mide en elogios a James y no confirma si jugará en LaLiga

Medios

Zidane da a Keylor el apoyo que otros sueñan: 'No contemplo su salida'

Medios

Zidane vuelve a la rutina de preguntas sobre James: ¿cuándo jugará?

Medios

Nada claro en la llave: Corinthians-Fluminense terminó 0-0 en la ida

Medios

Dejar Comentario