El doctor Joan Albanell: “Se puede omitir la quimioterapia en un 60-70% de pacientes con cáncer de mama”

JOAN ALBANELL

El doctor Joan Albanell, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Mar de Barcelona. 20MINUTOS

Siete de cada diez pacientes con el tipo de cáncer de mama más común en fase inicial no necesitan recibir quimioterapia tras la cirugía, lo que evitará a miles de mujeres los efectos secundarios derivados de ese tratamiento. Estos datos los ha aportado un ensayo clínico en fase III denominado TAILORx y presentado en la última reunión anual de la Asociación Americana de Oncología Médica (ASCO).

El estudio se ha realizado mediante Oncotype DX, un test que, gracias al doctor Joan Albanell, España fue de los primeros países en empezar a aplicar. El jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Mar de Barcelona fue también el primero de Europa en demostrar el impacto de esta prueba en la decisión clínica de recomendar o no la quimio, en función de los valores que refleja. No siempre es posible su uso pero las características que requiere son muy comunes.

TAILORx comenzó a realizarse en el año 2006 y en él se han inscrito 10.273 mujeres de Estados Unidos, Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda y Perú. Se trata, según sus responsables, del mayor estudio jamás realizado en el tratamiento del cáncer de pecho.

¿Qué implican los resultados del estudio TAILORx?
El ensayo clínico TAILORx identifica por primera vez, de manera prospectiva y con el máximo nivel de evidencia científica, un grupo amplio de mujeres con cáncer de mama precoz en el que añadir quimioterapia a la terapia hormonal después de la cirugía no estaría indicado. Es un paso sin precedentes en la personalización del uso de quimioterapia en pacientes con cáncer de mama precoz que lo llevará a ser un componente esencial en la decisión de administrar o no quimioterapia en muchas pacientes.

¿Qué características comunes presentan las mujeres que no obtienen beneficio con la quimio?
El estudio se llevó a cabo en mujeres con cáncer de mama sin afectación de los ganglios linfáticos y con receptores hormonales positivos y, en general, en tumores de pequeño tamaño. Estas características son muy comunes en las mujeres diagnosticadas hoy en día. En TAILORx se realizó a las mujeres un test llamado Oncotype, que mira la expresión de 21 genes en el tumor. De manera global, las mujeres con un resultado de Oncotype  inferior a 25 (en una escala de 0 a 100) no se beneficiaban de la quimioterapia. En mujeres menos de 50 años, y en premenopáusicas, el resultado de Oncotype que descarta un beneficio razonable de la quimioterapia es inferior a 16, y a partir de 16 deben valorarse los pros y contras del tratamiento con las pacientes. En otras palabras, con el resultado de Oncotype se puede omitir la quimioterapia en un 60-70% de pacientes.

¿Qué tipo de tratamiento se lleva a cabo con ellas?
Las mujeres después de la cirugía reciben de manera sistemática terapia hormonal con finalidad de prevenir recaídas futuras de la enfermedad. Esto no cambia. Lo que nos proporciona TAILORx es información de qué pacientes pueden beneficiarse de añadir quimioterapia y cuáles no.

¿En qué línea varían las posibilidades de curación? ¿Cómo mejora sus vidas este descubrimiento?
En las pacientes en las que el resultado de Oncotype ayuda a omitir la quimioterapia, las posibilidades de curación no varían. Pero omitir una quimioterapia innecesaria es de extraordinaria relevancia por los efectos secundarios a corto y largo plazo que puede ocasionar. Por otro lado, algunas pacientes en las que en base a las características clínicas parece que la quimioterapia no estaría indicada, si el resultado de Oncotype es alto las trataríamos con quimioterapia. En estos casos, sí que puede aumentar las posibilidades de curación.

¿Dónde se aplica ahora este test en España y cuánto tardaría en extenderse su uso a todos los hospitales?
España fue uno de los países pioneros en Europa en empezar a aplicar este test, al que se añadieron otros test genómicos que podían ayudar a mejorar nuestra capacidad de estimar el pronóstico de las pacientes. La aplicación de Oncotype y de otros test ha variado según las comunidades y centros, y en algunos países de Europa aún se utilizan poco. Sin embargo, la presentación del ensayo TAILORx es un cambio sin precedentes en el nivel de evidencia para decidir el uso de quimioterapia. Como ante cualquier avance en medicina, es previsible que esta nueva información se incorpore en las guías de tratamiento internacionales, y que el conjunto de profesionales, los hospitales y la administración consensúen si el nivel de evidencia determina la búsqueda de mecanismos y financiación para la extensión en la aplicación de Oncotype.

¿Cuál ha sido su participación en este estudio?
En el año 2011 coordiné desde el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM) el primer estudio de impacto de Oncotype en la práctica clínica en Europa. En aquel estudio, la aplicación de Oncotype modificó la decisión de dar o no quimioterapia en prácticamente una de cada tres pacientes. La confianza en dicho cambio se basaba en estudios previos que apuntaban firmemente en dicha dirección. El estudio de GEICAM fue importante para que empezara a aplicarse en España Oncotype. Ahora, el estudio TAILORx proporciona un nivel de evidencia sin precedentes. En TAILORx no hemos participado, es un ensayo de grupos cooperativos de Estados Unidos y Canadá.

¿Se podría extrapolar a otros tipos de cáncer?
Los resultados de TAILORx son específicos para cáncer de mama con receptores hormonales positivos y HER2 negativo, dos características biológicas que ocurren en un 60-70% de pacientes. Pero no son extrapolables a otros subtipos de cáncer de mama o a otros tipos de cáncer.

Se ha logrado también la eliminación total de células cancerígenas de una paciente con cáncer de mama tras un tratamiento de inmunoterapia con células T, ¿cuál es su valoración al respecto?
Es un resultado muy alentador que da un impulso a la investigación con inmunoterapia con células T en cáncer de mama y en otros tumores. En el caso reportado, la paciente alcanzó una remisión completa con la infusión de linfocitos T muy específicos, en combinación con un anticuerpo inmunoterapéutico llamado pembrolizumab. La respuesta seguía vigente a los 22 meses de realizado el tratamiento. Tendremos que ver si esta respuesta se mantiene en el tiempo y si en el contexto de los ensayos clínicos en curso se identifican nuevas pacientes con cáncer de mama que alcanzan remisiones completas duraderas con esta modalidad de tratamiento.

¿Logrará curarse el cáncer y si es así, hay posibilidad de saber más o menos cuándo?
Los porcentajes de supervivencia de los pacientes con cáncer aumentan año a año gracias a las campañas de diagnóstico precoz y a los avances en el tratamiento. Esta tendencia seguirá creciendo porque la investigación es incesante. Pero lo más importante es evitarlos y que cada uno de nosotros tengamos hábitos de vida saludables, que pueden evitar un 30-40% de los cánceres que se diagnostican en la actualidad.

También puede interesar

Dejar un comentario