IEVENN
Economía

El presidente de CaixaBank sobre ir a Valencia: «Fue la mejor decisión»

Cursos Online Habbility.com

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, se dirige a los accionistas en la junta. BIEL ALIÑO

CaixaBank ha celebrado este viernes por primera vez en Valencia su junta de accionistas, tras el traslado de la sede social desde Barcelona que aprobó la entidad hace apenas medio año, justo después del 1-O, por la inestabilidad política de Cataluña. «Fue la mejor decisión como se ha demostrado», ha defendido el presidente de CaixaBank, Jordi Gual durante su intervención.

Tras disculparse por su «pronunciación mejorable» en valenciano, Gual ha destacado que la entidad ha demostrado su «resiliencia» en un contexto muy complicado en el que el consejo de administración «reaccionó» -con la aprobación de dicho traslado- para «proteger la seguridad jurídica y eliminar dudas» sobre la permanencia del CaixaBank en el marco de la Unión Europea.

En cuanto a las perspectivas para este 2018, el presidente ha destacado que son positivas. Y ello a pesar de que se espera una «moderación del ritmo de crecimiento» de la economía española hasta el 2,8%. En todo caso, ha señalado que aún quedan retos pendientes, como son la creación de empleo o la reducción de la deuda pública y exterior. Y, con el fin de mejorar igualmente la «cohesión social», Gual ha apuntado a la necesidad de avanzar en las reformas en educación, justicia y pensiones.

Respecto a los retos para el sistema bancario, el presidente de CaixaBank ha reconocido que la recuperación económica está detrás de su mayor capacidad para dar crédito. El siguiente paso, por tanto, pasa por «continuar centrándose en la contención de costes y en la reducción de los activos improductivos, todavía en niveles altos a pesar del esfuerzo de los últimos años».

En el caso de CaixaBank, Gual ha puesto en valor «el crecimiento extraordinario en el último decenio, en medio de la crisis», el cual no habría sido posible «sin solvencia, liquidez y gestión prudente de los riesgos». Por su parte, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha remarcado también el resultado récord obtenido en el ejercicio 2017, «el más alto de la historia» con 1.684 millones de euros (lo que supone un crecimiento del 61%).

Cuatro ejes

Caixabank centrará su actividad este año en mejorar la rentabilidad situándola entre el 9 y el 11 %, profundizar en la digitalización, seguir aumentando el número de clientes y reforzar el posicionamiento de BPI en Portugal.

El consejero delegado ha identificado estas cuatro prioridades que marcarán este ejercicio y ha señalado que CaixaBank tiene un 40 % de penetración en clientes y es la principal entidad para la mayor parte de la clientela, un camino por el que quiere seguir para continuar ofreciendo «un servicio de calidad, una experiencia diferencial y una relación basada en la transparencia y la proximidad«.

La cuota de mercado de las oficinas es del 18 % -lo mismo en cajeros-, ligeramente por encima de los competidores de la entidad, y la penetración digital llega al 33 %.

Según Gortázar, «tenemos los canales» para continuar estando «cercanos» a los clientes, para los que este año lanzará una nueva aplicación móvil de «línea abierta».

Entre los avances en digitalización, ha citado la movilidad que aportan las tabletas con las que se ha equipado a la plantilla, y la transformación de algunas oficinas que han sido diseñadas para dar un mejor servicio en los grandes centros urbanos.

El consejero delegado ha señalado que la entidad debe ser «suficientemente ágil» para acompañar el cambio de la digitalización y tener las capacidades para superar a sus competidores.

Respecto al balance, CaixaBank quiere «seguir siendo un banco referente» en niveles de solvencia y liquidez, y proseguirá con la reducción de activos problemáticos iniciada en 2013 -ya ha reducido un 50 % desde los peores años de la crisis- con la intención de «tener un balance más saneado».

Gortázar ha destacado que este año será «muy importante» para seguir progresando en BPI, ayudado por la mejora de la economía portuguesa. «A través de BPI estamos muy bien posicionados para beneficiarnos de esta mejora» en el crecimiento de la economía y la reducción del paro, ha manifestado.

Entre los objetivos para BPI está situar la rentabilidad en el 10 % en 2010 y mejorar el ratio de eficiencia, y para ello 2018 «será un buen año», ha dicho.

Todas estas prioridades se enmarcan en una manera «diferente» de hacer banca, vinculada a la acción social, para la que se han presupuestado 520 millones de euros.

En el entorno europeo, el consejero delegado ha señalado que está siendo más favorable en una economía más positiva en unos años de crecimiento que «están ayudando a curar las heridas de la durísima crisis», por lo que se avanza «en la dirección correcta».

En caída del crédito, «parece que se acerca el momento de tocar fondo» y a medio plazo se verán crecimientos de crédito en el sector, según ha indicado.

En cuanto a los tipos de interés, «el viento favorable todavía sopla poquito» pero «esperamos tener algo más de soporte» para mejorar la rentabilidad de la banca en esta parte del negocio.

Acciones de Tesla superan los 500 dólares por primera vez

Medios

Precios 2020 en España: viajar con Renfe se encarece, el gas baja y la luz mantiene su coste

Paola Bandera

Juguetes de Navidad 2019/2020

Paola Bandera

China crea un gigante de transporte de gas y petróleo

Medios

La producción industrial alemana disminuye drásticamente en octubre

Medios

Anuncio de Uber Eats por Kim Kardashian

Medios

Petroleras venden participaciones en bloques mientras México mantiene detenidas las subastas

Medios

Brasil registra un crecimiento trimestral de 0,6%

Medios

27 multinacionales españolas pagan por el Impuesto de Sociedades un 0,3 % de su beneficio en todo el mundo

Medios

Uber Londres no podrá renovar su licencia

Mariángel Paola Álvarez

Moody’s proyecta caída de consumo y más desempleo para 2020

Medios

OCDE rebaja crecimiento de España dos décimas en 2019 y tres en 2020

Medios