El sucesor de Villar, 302 días después de su detención

Larrea, Tebas y Rubiales, durante los premios MARCA MARCA

Larrea, antiguo tesorero, y Rubiales, ex presidente de la AFE, únicos candidatos para poner fin a una era en el fútbol español

Cuando la Asamblea de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) elija, hoy, al sucesor de Ángel María Villar, habrán transcurrido 302 días, casi un año, desde su detención, a la que sucedieron la suspensión y la inhabilitación definitiva del dirigente. Un tiempo sonrojante en el que el fútbol español ha estado descabezado y ha perdido una credibilidad de la que le costará reponerse, entre guerras y personalismos. Las elecciones, de hecho, los reproducen. Juan Luis Larrea, tesorero de Villar durante los 29 años de su mandato, es apoyado por quien fue su más firme opositor, Javier Tebas. Una incongruencia que únicamente se explica en clave de poder, puesto que el presidente de la Liga quiere impedir la llegada al cargo de Luis Rubiales, ex presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

Presentarse como el candidato ‘antiTebas’ ha servido a Rubiales, por su parte, para sumar apoyos entre las federaciones territoriales y los sectores del fútbol aficionado, mientras que su oponente cuenta con la mayor parte de los votos del fútbol profesional y del colectivo arbitral. Los dos candidatos se sienten ganadores para lo que necesitarían, en primera ronda la mitad más uno de los asistentes.

Los votantes potenciales son 139, por lo que, en caso de asistir todos, el nuevo presidente necesitaría 70. De no lograrlo, pasarían a segunda ronda, donde bastaría con mayoría simple. Las votaciones son secretas, por lo que los compromisos de colectivos en bloque hay que ponerlos en cuarentena. Lo mismo sucede con los avalistas, dado que se puede dar el aval a más de un candidato.

Larrea (San Sebastián, 1953) puede beneficiarse de su vinculación con el organismo durante la era Villar, como de la etapa en la que fue designado presidente interino. Ello le ha servido para acercarse a los árbitros, a través de Victoriano Sánchez Arminio. Para Rubiales (Motril, 1977), ex futbolista, el apoyo del colectivo de los jugadores es una de sus mejores bazas. No obstante, el ex presidente del sindicato parte con la ventaja de haber iniciado su campaña mucho antes, por lo que podría estar en mejores condiciones para ganar. Larrea ha hecho esfuerzos por distinguirse de Villar, con el trabajo durante 29 años, y Rubiales apuesta por un cambio profundo en el organismo.

Noticias InternacionalFuente Original

También puede interesar

Dejar un comentario