IEVENN
TV/Cine

Elegimos nuestras 15 mejores series de la década

Cursos Online Habbility.com

Pedro J. García.- Dicen que la nueva edad dorada de la televisión da comienzo en 1999 con el estreno en HBO de Los Soprano. Desde entonces han pasado veinte años en los que las series han seguido evolucionando y extendiéndose hacia todo tipo de espectadores hasta dar lugar actualmente a lo que se conoce como Peak TV, etapa caracterizada por una oferta inabarcable de ficción televisiva que ha estallado en los últimos años con el auge del streaming.

El número y el nivel de las series han aumentado tanto entre 2010 y 2020 que la tarea de realizar una lista con las más destacadas se vuelve muy complicada. Ha sido una década de grandes fenómenos culturales que han demostrado que para sumergirse en épicas impresionantes o trascendentales sagas familiares o históricas no hace falta ir al cine. Y es que los últimos 10 años se han caracterizado no solo por disparar el número de series producidas, sino también por las propuestas originales, la experimentación y las temáticas para todos los gustos.

De hecho, son varias las series que se han quedado fuera de esta selección ya que se han estrenado este año y todavía queda mucho por ver. Títulos como Watchmen, Muñeca rusa, Euphoria, Undone, La materia oscura o The Mandalorian, que no han hecho más que empezar y ya apuntan maneras para la década siguiente. Por otro lado, para ceñirnos al formato serial de varias temporadas, tampoco hemos incluido miniseries como Heridas abiertas, Creedme, Feud: Bette y Joan o Así nos ven, aunque es necesario dejar constancia de la época de esplendor que están viviendo las series limitadas.

A continuación os dejamos con nuestro ranking de las mejores 15 series de la década, una lista de títulos que han marcado nuestro tiempo por su calidad, influencia e impacto cultural, series que pasarán a la historia como símbolos de una era de apogeo televisivo que promete continuar en los próximos años.

15. SUCCESSION (2018-)

Esta serie de Jesse Armstrong apenas lleva dos temporadas, pero su magnífica carga dramática fácilmente podría convertirla en el gran fenómeno que unirá está década que termina con la próxima. A lo largo de 20 episodios somos testigos de las traiciones y decepciones que vive la familia Roy, un clan dueño de un imperio millonario que se tambalea cuando peligra la salud del patriarca. Protagonizada por un reparto coral que encaja a la perfección, vemos a una familia verdaderamente disfuncional con más dramas que Dinastía, apuñalada por los celos internos provocados por la avaricia que produce la posibilidad de obtener poder absoluto, de deshacerse de un padre tirano y de reinar, por fin, con voz propia. Teñida con tonos brillantes de sátira oscura y giros inesperados dignos del mejor drama, Succession es uno de los mejores regalos que nos deja el final de esta década.

14. PEAKY BLINDERS (2013-)

A lo largo de cinco temporadas, Tommy Shelby y su familia se fueron adentrando en nuestros hogares para convertirse poco a poco en una de nuestras mayores debilidades. Cada capítulo -apenas son 6 por temporada- está narrado con un estilo visual tan impecable que funcionan como una experiencia similar a la cinematográfica. Inspirado en una banda de criminales que existió en Birmingham, Inglaterra, Steven Knight creó un abanico de personajes extremos, corruptos y violentos, definidos por la lealtad a la familia que siguen sin chistar a un líder inteligente y violento, consumido por los recuerdos de la guerra y el dolor de la pérdida. Plagada de interpretaciones poderosas, este retrato de contradicciones humanas cuenta con una de las mejores bandas sonoras del mundo de las series modernas, y una dirección de fotografía impecable, que en conjunto hacen que Peaky Blinders sea uno de los espectáculos visuales y narrativos más adictivos de la década.

13.THE AMERICANS (2013-2018)

The Americans no es solo una de las mejores series de la década, sino también una de las más infravaloradas. Durante seis temporadas, este drama de espionaje sobre un matrimonio ruso que se hace pasar por americano durante la Guerra Fría, demostró ser una de las series con mejor pulso de la televisión. Su compleja historia, narrada con una paciencia y elegancia inusitadas, desveló un manejo de la narración admirable y una gran humanidad que latía bajo la frialdad de su coraza. En su última temporada recibió por fin el reconocimiento de la industria con dos Emmy y un Globo de Oro. Pero el verdadero premio de The Americans es haber entrado por derecho propio en el panteón de los mejores dramas de calidad según los espectadores. Los que la veían, claro.

12. GIRLS (2012-2017)

El caso de Girls fue muy llamativo. A pesar de sus bajos índices de audiencia, la serie creada por Lena Dunham se mantuvo durante seis temporadas en el centro de la conversación seriéfila. Hannah, Marnie, Jessa y Shoshanna protagonizaron nuestros debates más apasionados en Internet, porque, lo quisiéramos o no, nos veíamos reflejados en ellas, en sus caprichos, su comportamiento volátil, sus infinitos errores… Estas cuatro chicas neoyorquinas representaron a la generación millennial sin omitir sus peores cualidades, lo que llevó a dividir fuertemente a la audiencia. Sin embargo, su carácter provocador y nada complaciente, junto a episodios de media hora que se abordaban como si fueran películas, hicieron de Girls una de las ficciones más representativas de la década.

11. BIG LITTLE LIES (2017-)

Hace unos años, pocas estrellas de cine se atrevían a hacer una serie, ya que se consideraba un paso atrás. Hoy en día este pensamiento ha desaparecido y es más que habitual que un director consagrado dirija un piloto o un intérprete oscarizado se pase a la tele. En Big Little Lies se reunieron actrices de la talla de Nicole Kidman, Reese Witherspoon, Laura Dern y en su segunda temporada Meryl Streep, algo prácticamente impensable hace una década. Esta épica reunión de grandes damas de Hollywood dio lugar a una serie que rebosaba talento en cada una de sus escenas y ver a estas nuevas mujeres desesperadas en acción se convirtió en nuestro pasatiempo favorito. Su segunda temporada bajó el listón, pero aun así, Big Little Lies sigue siendo uno de los mayores acontecimientos televisivos que recordamos.

10.FARGO (2014-)

Los anuncios de reboot suelen generar críticas, y más cuando se trata de una serie o película mítica. Cuando nos enteramos de que iban a adaptar Fargo como serie de televisión, fuimos escépticos, pero la primera temporada nos calló la boca a todos. La serie creada por Noah Hawley no solo respetaba y rendía tributo al film de los hermanos Coen, sino que sabía crear su propia constelación de personajes inolvidables e historias originales que continuaba el espíritu de su madre cinematográfica sin ser una copia. Actores como Martin Freeman, Kirsten Dunst o Ewan McGregor eran la guinda de un pastel cocinado con mucho cariño y atención al detalle. La prueba de que no hay que descartar un remake o un reboot automáticamente, porque a veces te puede sorprender. Y de qué manera.

9. EL CUENTO DE LA CRIADA (2017-)

June llegó en junio de 2018 y todo cambió. La adaptación de la novela El cuento de la criada de Margaret Atwood no tardó en destacar por su crudo retrato de un futuro distópico que se asemejaba demasiado al presente que estamos viviendo, así como por una interpretación protagonista que coronaba a Elisabeth Moss como una de las actrices de la década. El atuendo de las criadas, capa roja y cofia blanca, ha pasado a ser uno de los símbolos más representativos del siglo XXI, metáfora de la opresión a la mujer que se ha utilizado para luchar contra la tiranía y el sistema patriarcal. El cuento de la criada es una experiencia dura y desesperanzadora, pero su escuchar su mensaje es necesario.

8. ATLANTA (2016-)

Donald Glover es una de las personalidades más creativas e interesantes del panorama actual. El actor de Community y Han Solo: Una historia de Star Wars ha dejado volar su inquietud artística como músico y creador de ficción. Con su primera serie, Atlanta, Glover llegó y besó el santo. Esta surrealista comedia dramática nos habla de la experiencia afroamericana en la ciudad de Atlanta y, en concreto, en la escena del rap, tocando temas como la precariedad económica, los micro-racismos, la paternidad o las relaciones personales desde un punto de vista fresco y original. Con solo dos temporadas (FX prefiere que Glover haga la serie a su ritmo), se ha ganado comparaciones con Twin Peaks por la forma en la que desafía las normas y transciende los géneros. Y aunque en el fondo tienen poco que ver, lo que está claro es que, como la de Lynch, Atlanta es una serie única.

7. BOJACK HORSEMAN (2014-2019)

¿Una sitcom animada sobre un caballo actor entre lo mejor de la década? Si nos lo hubieran dicho hace unos años, no nos lo habríamos creído, pero después de ver BoJack Horseman, no puede ser de otra manera. La serie comenzó como una comedia de animación para adultos más y evolucionó hacia uno de los retratos más profundos e inteligentes sobre la depresión, la insatisfacción y el efecto paralizante que puede ejercer el pasado sobre nosotros. Ya solo por el episodio Un churro gratis (en el que BoJack da un inolvidable panegírico que se estudiará en clase de guion durante mucho tiempo), BoJack Horseman merece estar en esta lista. Pero es solo uno de los muchos increíbles capítulos que hay en la serie.

6. THE LEFTOVERS (2014-2017)

Cuando The Leftovers se estrenó, muchos esperábamos la Perdidos de HBO. El escepticismo dio paso a la sorpresa, la sorpresa a la incertidumbre, y la incertidumbre a la más absoluta fascinación por un relato que tomaba las bifurcaciones más inesperadas para volarnos la cabeza a cada paso que daba. Creada por Damon Lindelof y Tom Perrotta, The Leftovers es una de las series más ambiciosas y originales de la década. A partir de un devastador acontecimiento global (el 2% de la población se desvanece misteriosamente), construye una historia existencialista que se pregunta entre otras cosas por qué estamos aquí. Sin embargo, quien entre en ella buscando respuestas, saldrá decepcionado, ya que la serie nos enseñó que lo que importa es lo que vivimos (y con quién lo vivimos) mientras las buscamos

.5. FLEABAG (2016-2019)

Con dos temporadas le ha bastado a Phoebe Waller-Bridge para firmar una de las mayores obras maestras televisivas de la década. Fleabag nos sorprendió en 2016 por la honestidad en el retrato de su protagonista, una inteligente joven londinense que utiliza el humor y el sexo para enmascarar su dolor, soledad y confusión. Una mujer que busca la conexión humana en las personas y momentos equivocados y que nos transmite sus rarezas con ingenio y picardía, convirtiéndose en la mejor amiga que podríamos tener en la pequeña pantalla.

La primera nos hizo reír a carcajadas y nos golpeó fuertemente en el estómago con dosis inesperadas de drama, pero fue la segunda la que elevó la serie a la categoría de fenómeno. La culpa la tuvo en parte la incorporación de Andrew Scott como el “hot priest”, pero sobre todo la sofisticación que alcanzó Waller-Bridge como guionista y actriz, hasta el punto de convertirse en uno de los talentos más cotizados del momento.

4. MAD MEN (2007-2015)

Uno de los guionistas de Los Soprano, Matthew Weiner, presentaba en 2007 Mad Men, un drama centrado en una agencia publicitaria en el Nueva York de los 60 y principalmente en su trabajador más talentoso y enigmático, Don Draper (Jon Hamm). La serie se convirtió inmediatamente en la niña mimada de la crítica y arrasó en los Emmy con cuatro premios consecutivos a mejor serie dramática.

A lo largo de siete temporadas, Mad Men se erigió como la crónica más completa de la década de los 60, un retrato profundamente detallado e inteligente de una época de transformación que nos hablaba de la búsqueda de la felicidad, el machismo que reinaba en la vida laboral y familiar, y el American Way of Life apoyándose fuertemente en el cine y la literatura. Con personajes inolvidables (especialmente los femeninos, con Peggy y Joan como verdaderas protagonistas) y guiones magistrales que fueron diseccionados hasta la extenuación por críticos y especialistas en televisión, Mad Men pasó a la historia como una de las series más analizadas e influyentes de la década.

3. JUEGO DE TRONOS (2011-2019)

Es el fenómeno televisivo por antonomasia de la década. No importa que su última temporada resultara ser una decepción mayúscula para muchos, Juego de Tronos voló tan alto como uno de los dragones de Daenerys. Su combinación de fantasía, intriga política y drama dinástico nos mantuvo pegados a la pantalla durante ocho años en los que desgranamos la serie minuciosa y obsesivamente. ¡Cuántas teorías nos devoramos a lo largo de los años! Quién se sentaría en el trono, quién era el Rey de la Noche, la muerte y resurrección de Jon Snow, las venganzas de Arya, la batalla de los bastardos, la revelación de Aegon Targaryen… son tantos los arcos y batallas que libramos pegados a la pantalla que resulta increíble recordar la adrenalina que vivimos con esta serie.

Sus tramas provocaron debates interminables, sus personajes pasiones irrefrenables y la serie fue sumando adeptos con cada temporada hasta hacer sombra a los mayores blockbusters cinematográficos. No hay dudas que fue el mayor espectáculo televisivo de la historia.

2. BREAKING BAD (2008-2013)

Cuando se emitió la primera temporada de Breaking Bad, nadie esperaba que la serie de Vince Gilligan se fuera a convertir en el gigante televisivo que acabó siendo. La historia de Walter White (Bryan Cranston), aquel profesor de química enfermo de cáncer que orquestaba su despedida del mundo cocinando la mejor metanfetamina de Nuevo México, se coció a fuego lento, añadiendo intensidad a medida que avanzaban las temporadas y sumando cada vez más fervientes seguidores. La transformación de su protagonista, de hombre inseguro y conformista a traficante poderoso, inteligente y peligroso, es de los mejores arcos dramáticos de la televisión, de esos que enganchaban con la adicción que solo una buena serie provoca y de los pocos que lograrán superar la barrera del tiempo. Porque Breaking Bad es de esas series que, si la ves ahora de nuevo, funciona igual que al principio. Cuando pensemos en la década de los 2010s, será inevitable no recordar el sombrero de Walter y las frases icónicas de Jesse Pinkman (Aaron Paul).

Sorprendentemente, la serie empezó baja en audiencias y acabó disparándose hasta cifras impresionantes, calando muy hondo en la cultura popular y desatando una fiebre de merchandising que no suele acompañar nunca a una serie dramática. Breaking Bad marcó el pulso seriéfilo durante seis años en los que parecía que no existía otra serie. Que Gilligan decidiera contar la historia en cinco temporadas permitió que la serie se despidiera en lo más alto, pasando a la posteridad como una de las ficciones más redondas de la década.

1. TWIN PEAKS: THE RETURN (2017)

Lo que hizo David Lynch con el revival de Twin Peaks no se puede comparar con nada que se haya hecho en televisión. Ni siquiera con la propia serie de los 90 que le da origen. Cumpliendo con las proféticas palabras de Laura Palmer en el final de la serie original, “Nos vemos en 25 años”, Lynch orquestó un regreso al pueblo de Twin Peaks para seguir retorciendo el misterio y ofrecernos su muy particular versión de la nostalgia. Lejos de realizar una reproducción de la primera serie y manteniéndose completamente al margen de modas televisivas, The Return nos devolvió al Lynch de siempre, experimental, extraño y onírico, en una temporada limitada de 18 episodios que nos sumergió de nuevo en un universo absolutamente impredecible que desafiaba la lógica y las normas de la televisión.

Los que vimos la secuela semana a semana siempre recordaremos el verano de 2017 como un sueño -o una pesadilla- que continúa merodeando en nuestro subconsciente.

Más historias que te pueden interesar:

Oscars 2020: Los carteles más 'sinceros' de las películas nominadas

Medios

5 razones para ver ‘Siervo’, la comedia de mayor recaudación en la historia del cine ruso

Medios

Películas del Studio Ghibli en Netflix

Mariángel Paola Álvarez

Estos serán los ganadores de los Oscars 2020, según las matemáticas

Medios

La sorprendente transformación de Blake Lively para 'The Rhythm Section'

Medios

Aciertos y errores sobre la alfombra roja de los premios del Sindicato de Actores

Medios

Belén Funes y Marques-Marcet triunfan en unos premios Gaudí muy repartidos

Medios

Tippi Hedren, 90 años en 12 curiosidades

Medios

Las mejores fotos de los premios Feroz 2020

Medios

'Dolor y gloria' arrasa en los premios Feroz con seis galardones

Medios

Los productores de James Bond explican por qué el espía no será nunca una mujer

Medios

Nominados a los premios Oscar 2020

Mariángel Paola Álvarez

Dejar Comentario