En 'pie de guerra' contra la demolicion de su casas

Los habitantes de Playa de Paramos, en el norte de Portugal, se rebelan. Las casas en las cuales han vivido toda su vida van a ser demolidas en breve. La Agencia de Medio Ambiente de Portugal considera que el barrio compuesto por 100 viviendas está en peligro, debido a la erosión costera de la zona que ha sido agravada por el cambio climático.

“Creo que es absurdo. Nunca hemos tenido grandes problemas con el mar. Puedes sentir la bruma marina frente a la capilla, pero no es nada grave”, afirma este ciudadano.

“El mar no hace daño a nadie”, señala esta otra.”No estoy asustada. Solo temo perder mi casa y mis pertenencias porque a mi edad no podré obtener más bienes. No me voy a marchar. No me voy a ir, incluso si tratan de obligarme a hacerlo”, añade.

“El alcalde de Espinho, ciudad a cuya área municipal pertenece Paramos, considera que demoler las casas no es la mejor solución para proteger al pueblo de la erosión costera.

“Creemos que al invertir en la protección de la costa, en las nuevas técnicas de protección de la costa, es decir, en las técnicas de alta mar y en mantener a la población aquí, logramos mejorar la resistencia de esta población y evitamos que el mar progrese cada vez más”, afirma Pinto Moreira.

La nueva planificación espacial de la costa portuguesa predice la demolición de varias decenas más de edificios y casas en una zona costera de en torno a 120 kilómetros de longitud, entre las localidades de Caminha y Espinho, en el norte del país. Entre ellos hay uno famoso, en Oporto, que fue construido cuando la ciudad fue designada Capital Europea de la Cultura para el año 2001. Diseñado por el arquitecto catalán Solà-Morales, su construcción costó alrededor de 7,5 millones de euros.

“Esta es solo una de las medidas de la nueva planificación espacial de la costa portuguesa. En los próximos diez años, Portugal gastará casi 470 millones de euros para tratar de reducir los riesgos de la erosión costera y su vulnerabilidad al cambio climático”, concluye Filipa Soares, corresponsal de Euronews en Portugal.

También puede interesar

Dejar un comentario