IEVENN
España

Encuesta | El PP quedaría en manos de Ciudadanos para mantener su feudo de Castilla y León

Sigma Dos para EL MUNDO

Castilla y León ha sido durante décadas un bastión imbatible de los ‘populares’, pero según la encuesta podrían desplomarse y ser superados por el PSOE como primera fuerza

Alfonso Fernández Mañueco, en un acto del PP en Soria este sábado W. García EFE

Las elecciones autonómicas del próximo domingo pueden ser históricas en Castilla y León. Por primera vez desde 1983, hace la friolera de 36 años, el PP se asoma al precipicio de perder estos comicios. José María Aznar ganó a Juan José Laborda en 1987 cuando toda España -salvo Galicia– era socialista. Ahora, el sucesor de Aznar al frente del partido, Pablo Casado, puede perder este histórico granero de votos populares y símbolo de la formación, y que además es la comunidad de la que procede el propio Casado, nacido en Palencia.

En efecto, Castilla y León ha sido durante décadas un bastión imbatible de los populares y la cuna de muchos cuadros del partido, incluyendo a muchos de sus principales dirigentes. En los últimos comicios de 2015, cuando el PP ya sufrió un severo desgaste y perdió muchos gobiernos autonómicos y municipales, Juan Vicente Herrera logró una abultadísima victoria, sacándole 17 escaños al PSOE y conservando el Gobierno sin problemas pese a haber perdido la mayoría absoluta. Ahora, en cambio, el sondeo de Sigma Dos abre la posibilidad a que el nuevo candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, quede por detrás de los socialistas, lo que complicaría mucho las opciones del PP de seguir gobernando.

La encuesta contempla una caída de los populares de más de seis puntos y de entre nueve y 13 escaños, y una subida del PSOE de siete puntos y de entre cuatro y nueve escaños. Suficiente para que se pueda dar el sorpasso. El PP sólo ganaría en escaños al PSOE en dos provincias de nueve: Ávila y Salamanca. En las otras siete ganan los socialistas o hay empate a diputados. Con todo, los populares resisten mejor en Castilla y León que en otros de sus tradicionales feudos. Se sitúa por encima del 30% de los votos, cuando en Madrid, por ejemplo, el sondeo de Sigma Dos le daba un 21,7%. En las generales, el PP sacó a nivel nacional un 16,7% y en Castilla y León un 26,05%.

Estos resultados de los dos principales partidos en las autonómicas tendrían su base en el comportamiento de los otros tres que aspiran a conseguir una buena representación en las Cortes regionales. Podemos se descalabra y pierde hasta nueve de sus 11 escaños, mientras que Ciudadanos sube de forma muy importante y gana nueve procuradores y Vox irrumpe con dos. Lo primero beneficia al PSOE y lo segundo y lo tercero, perjudica al PP.

La diferencia a favor de los socialistas es mayor en votos (dos puntos) que en escaños (prácticamente están empatados con el PP) porque el candidato del PSOE, Luis Tudanca, ganaría con más claridad en las tres provincias más pobladas y las que más procuradores reparten pero, también, las que tienen una menor representación proporcional en escaños comparadas con las menos habitadas.

Así las cosas, todas las llaves de la Presidencia de Castilla y León estarían en manos del tercero en discordia, Ciudadanos. Ni Podemos ni Vox tendrían fuerza suficiente para sumar solos con el PSOE o con el PP.

Ciudadanos se dispararía desde el 10,3% de 2015 hasta el 16,4%, pero sin acercarse a los dos grandes partidos. En sillones en las Cortes, la candidatura que encabeza Francisco Igea conseguiría 14. Suficientes para dar la mayoría a populares o a socialistas.

En este escenario, el partido naranja tendría una difícil decisión por delante. Albert Rivera y su equipo no han vetado al PSOE, como hicieron en las elecciones generales, aunque han asegurado durante la campaña que será «muy difícil» pactar con los socialistas, dada la política llevada a cabo por Pedro Sánchez. Según han dicho, sólo lo harían con «algún disidente», en referencia a los barones socialistas más críticos con Ferraz. Nadie puede negar que Luis Tudanca es sanchista, ya que fue el único dirigente regional que lo apoyó cuando todos en el PSOE daban por muerto y enterrado al ahora presidente del Gobierno.

Aun así, Francisco Igea no ha querido aclarar con quién pactará tras el 26-M. Él asegura que sale a ganar y que tendrán que ser los demás los que decidan si quieren apoyar o no su investidura.

En la cuarta posición, Podemos se derrumba sobre su resultado de hace cuatro años, perdiendo más de la mitad de sus votos. Con este porcentaje, sólo podría conseguir entre dos y tres asientos en la Cámara regional. Vox obtendría una cota incluso más modesta, con un 6% de los votos y dos procuradores.

Por último, Unión del Pueblo Leonés (UPL) tendría un único escaño en la Cámara. Los leonesistas no podrían influir en ningún sentido.

Eduardo de Castro, de trabajar en la cárcel al sillón presidencial de Melilla

Medios

Los pactos cruzados en los ayuntamientos complican la investidura de Pedro Sánchez

Medios

Puigdemont recurrirá ante Europa si no se le proclama eurodiputado pese a no ir a Madrid a jurar el cargo

Medios

¿Dónde están los 629 inmigrantes del Aquarius un año después de llegar al puerto de Valencia?

Medios

Albert Rivera, hermano mayor

Medios

Apliquemos la ley para que no perezca el mundo

Medios

La política española, una insoportable contradicción

Medios

El PP pierde grandes alcaldías, pero gobernará para más gente

Medios

El PP recupera la alcaldía de Madrid y Colau repite en Barcelona

Medios

Las fotos y los invitados a la boda «galáctica» de Sergio Ramos en su finca

Medios

El mapa de las nuevas alcaldías 2019-2023

Medios

Cs logra Granada, el PSOE pierde dos capitales y el PP gobierna en Córdoba

Medios

Dejar Comentario