IEVENN
España

España | Alucinaciones y violencia policial

Coche de los Mossos cubierto con una estelada tras el 1-O ALBERTO MORENO

A finales del siglo XIX, los narradores franceses Émile Erckmann y Alexandre Chatrian escribieron conjuntamente Le fou Yégof sosteniendo que «los locos conocen el pasado y el porvenir y están poseídos por Dios». En forma poética, pusieron de manifiesto lo que ya todo el mundo sabía, que estaban como una regadera. Lo que no nos consta es que los testigos de la defensa, en el proceso que se desarrolla actualmente en el Supremo, estén también enajenados aunque alguno de ellos haya afirmado bien solemnemente que se sintió alucinado el 1 de octubre. Lo que sí parece es que los que los han propuesto no dominan una buena técnica de defensa. Creen que basta con probar la fuerza policial para descartar cualquier acusación penal por desobediencia, rebelión o sedición.

Tal visión de los hechos se nos antoja bastante disparatada. Aun suponiendo que ningún manifestante hubiera ejercido violencia activa, lo que es muy discutible pues todo el mundo es consciente de que arrojaron vallas y hasta pusieron tractores a modo de barricadas, basta constatar que algunos resistieron activamente a un mandato judicial para apreciar que incurrieron, los que lo hicieron, en un ilícito penal previsto y sancionado en nuestro vigente Código. No se dan cuenta que utilizar la fuerza, aunque se diga meramente defensiva, contra la autoridad policial supone incidir en violencia por mucho que, al mismo tiempo, canten, levanten las manos o arrojen flores en señal de paz, lo que no representa más que una técnica, bien tramposa por cierto, orquestada por quienes los organizaron. La resistencia activa, el simple hecho de entrecruzar los brazos para impedir el paso, es violencia. Lo sabe cualquier estudiante de primero de derecho. Además, convendría señalar lo siguiente:

Primero.- Policía y Guardia Civil están obligadas a cumplir los mandatos judiciales, empleando si fuese necesaria la violencia necesaria para ello. El 1 de octubre los independentistas catalanes pretendieron, mediante un referéndum, consumar su ruptura con el Estado vulnerando el ordenamiento constitucional. Las fuerzas de orden público estaban entonces perfectamente legitimadas para impedir tal intento. La lucha contra el delito ha requerido, desde el establecimiento de sociedades civilizadas, la utilización del monopolio de la violencia por los defensores de la legalidad. Es posible que, en dicha defensa, se produzcan excesos que habrá que castigar pero los delincuentes deben ser conscientes de las consecuencias de sus actos y son los principales responsables de ellos. Es algo elemental.

Segundo.- Basta con ver las imágenes del 1 de octubre para comprobar la resistencia activa de la que hablamos, una buena parte de los manifestantes sabían lo que hacían. No eran santos aunque lo fingieren con llamamientos a la desobediencia pacífica. La Guardia Civil y la Policía Nacional fueron además tratadas con un odio que mueve a indignación, pues son nuestros servidores. El problema de los independentistas es que no son capaces de ponerse en el lugar de unas personas que, abandonados por los «mozos de escuadra» y rechazados por las turbas, se encontraron solos en la defensa de la legalidad. El Estado no puede ignorar las actuaciones delictivas de los ciudadanos, aunque se disfracen de monjas de la caridad. Y Cataluña es demasiado querida e importante como para dejarla en manos de fanáticos.

Sesión de investidura: Pablo Iglesias se planta ante Pedro Sánchez: «Sin nosotros no será presidente nunca»

Medios

Investidura de Pedro Sánchez: Abascal 'rearma' al PSOE frente a PP y Ciudadanos

Medios

Sesión de investidura: Junts per Catalunya anuncia un 'no' integral a Pedro Sánchez

Medios

Sesión de investidura: Pablo Iglesias a Pedro Sánchez: «No nos vamos a dejar humillar por nadie»

Medios

Sánchez ignora la intervención de Abascal en el hemiciclo

Medios

Investidura de Pedro Sánchez: Presidente como sea

Medios

Pablo pone a Sánchez más animal que Abascal

Medios

Investidura de Pedro Sánchez: Tradiciones

Medios

El teniente de Seguridad de Barcelona propone el «retorno» de los Menas que viven en la ciudad

Medios

Indemnización pionera a la viuda de un obrero fallecido por exposición al amianto en Uralita

Medios

Debate de investidura: Rivera votará contra «el sectarismo» de Pedro Sánchez y sus pactos con «la banda» de Podemos e independentistas

Medios

Cuatro detenidos por concentraciones contra un centro de Menas en el Masnou

Medios

Dejar Comentario