IEVENN
Vivir

Estela (GH VIP 7) recibe la visita de Kiko, Sofía y su marido Diego y se desmonta su mentira

Como diría Adara Molinero, ¡madre mía, qué fuerte! Menuda gala la de anoche, de esas de agárrate y no te menees. Cuando todos creíamos que el culebrón de Kiko Jiménez y Estela Grande había colgado el cartel de ‘Fin’, va Gran Hermano Vip 7 y les vuelve a unir en la casa en el Límite 48 horas. De paso, para matar dos pájaros de un tiro, también tuvieron la brillante idea de subir a Sofía Suescun a que pidiera explicaciones a la modelo. Y como guinda al pastel y para darle un respiro a la concursante, que flipó en colores, le sorprendieron finalmente con su marido Diego Matamoros. Así que colorín colorado, felices los cuatro.

Bueno, lo de felices es un decir, en realidad todos acabaron con un mosqueo de campeonato. Todos… menos Kiko que por fin reconoció que Estela le hizo tilín. Él lo llamó confusión pero su mirada con ojitos de cordero a la joven dejó al descubierto que ahí había temita, una tensión sexual no resuelta que Estela, en cambio disimuló estoicamente y que volvió a restarle puntos como concursante. Aunque al verle en el búnker se tiró a sus brazos, la alegría le duró poco al ver los videos que le puso Carlos Sobera haciendo un repaso de sus momentos más hot con Kiko en la casa.

Era como estar viendo una peli de miedo pero sin palomitas. Los dos se pusieron cómodos y comenzó la función. Los ojos de Estela se le abrieron como platos y entonces se dio cuenta que afuera se había liado una parda. Si había tenido dudas quedaron todas disipadas. Tenía dos opciones, ser sincera y reconocer que se le fue la pinza con Kiko, o negar la mayor y decir que lo suyo era pura amistad y que las imágenes no son lo que parecen. ¿Qué hizo la nominada? Pues juzgando un poco su concurso tan descafeinado es fácil adivinar su respuesta, ella prefirió irse por la tangente y eligió la segunda opción.

Negó lo evidente, lo que media España vio e incluso aplaudió porque dejarse llevar por los sentimientos es lo que engancha de Gran Hermano, si no hay eso no hay concurso. Estela tuvo una oportunidad de oro para decir, pues sí, el chico me gustó, me sentí sola y me tocó la fibra sensible, pero a quien quiero es a mi marido y punto. Hubiera quedado de maravilla con la audiencia y con ella misma. Esas cosas pasan, son muchas horas en compañía y los sentimientos se confunden. Negarlo por activa y por pasiva y con esa intensidad poco creíble alimentó la imagen de chica fría y calculadora que se tiene de ella.

Pero no tuvo una única oportunidad de reconocerlo, tuvo dos. Con la marcha de Kiko, quien se despidió de ella con unas misteriosas palabras, “solo tú y yo sabemos lo pasó”, Sobera pidió a Estela que tomara asiento y disfrutara de la segunda parte de la película. Y ahí entró en acción Sofía. La concursante pudo ver a la ganadora de Gran Hermano sufrir y llorar desconsoladamente por su historia con Kiko en otro set de imágenes. Antes de decir mucho, la novia de Kiko hizo su entrada magistral con una sonrisa de, ‘menuda te espera bonita’. Sin embargo, todo fue muy zen. Esperábamos a una Sofía cantándole las cuarenta y poniéndola fina, pero nada que ver. Se mordió la lengua, le hizo preguntas en un tono tan bajo que casi ni se le oía y empleó la ironía. Hasta tal punto que a Estela se le fue la pinza y le dijo que hiciera el favor de hablar claro porque le estaba confundiendo con su sarcasmo.

Sofía no quiso desestabilizarla con gritos, al menos eso fue lo que dijo ella, así que prefirió no entrar a matar porque como ex concursante sabe lo que se sufre cuando llega información tan de golpe del exterior. ¡Ohh, qué detalle por su parte! Vamos, que no te lo crees ni tú. Nosotros más bien diríamos que a Sofía se le va la fuerza por la boca y que una vez dentro se bloqueó. Estela le contestó con tanta contundencia y seguridad, la que le ha brillado por su ausencia en la casa, que la consejera del amor de MHYV no tuvo mucho más que decir.

La impresión que daba desde fuera es que Estela estaba preparándose para la mayor. Con la visita de Kiko y Sofía, le dio tiempo a hacerse una idea del panorama y también de construir el discurso que le diría a su marido. No soltó ni una lágrima viendo la que se había montado fuera, hasta el programa le mostró imágenes de su marido en un Polígrafo Deluxe llorando. Pues nada, ella siguió más fría que un témpano de hielo. Pudieron ser los nervios o el estado de estupefacción quizás, lo que está clarito es que hubo poco corazón.

Ni siquiera la entrada de su marido despertó demasiada ternura, esperábamos fuegos artificiales, pero nos quedamos con las ganas. Era como si no hubiera pasado nada, como si los malos fueran los demás. Después de dejar de defender a su mujer por varias semanas y ponerla a parir en un Sálvame por su supuesta traición, Diego se abrazó a su esposa y empezó a despotricar contra diestro y siniestro, incluido el programa, al que recriminó la jugada sucia de haber subido a Kiko y Sofía. Hellooooo!! ¿En dónde se cree este hombre que está su mujer? ¿En la Casa de la pradera? No hijo no, esto es GH donde los sueños y las pesadillas se hacen realidad a partes iguales.

Pero da igual. Ella desvió el tema y minimizó sus tonteos con Kiko, él no soltó prenda de las infidelidades de las que se le acusa fuera y ambos se mostraron como una pareja idílica, de película. Vamos que parecía que todo había sido un espejismo, que Gran Hermano había montado esas imágenes para hacer caja y que allí no había pasado nada. Sofía se fue con su amado, Diego dio un beso de tornillo a Estela y como diría Maluma, pues eso, que felices los cuatro. ¿Nos están tomando el pelo o qué? Pues no señores, en dos horas no se puede tapar el sol con un dedo y mucho menos borrar todo lo que se ha visto, oído y vivido en casi tres meses.

Lo único bueno de todo esto y para beneficio de Estela es que todo el juego que no ha dado este tiempo dentro lo recuperó anoche con creces porque el programa estuvo dedicado a ella. Fue la protagonista estrella con sus líos de amores y parece que eso disparó la autoestima que decía tener baja. Entró como una bala en la casa y dio pelos y señales de todo lo que había pasado en el búnker. Un relato que compartió sin emoción, sin remordimiento y sin gracia. Ella se quedó con el ‘te quiero’ de Diego y lo demás era como si no existiera. Este jueves podría ser la expulsada y si sale tendrá que hacer frente al mundo real que le espera, no al multicolor que se ha fabricado.

Tiene una contrincante fuerte, Adara, que, para hablar con la verdad, no las tiene todas consigo. Su confusión con el tema de Gianmarco y las ganas de complacer a la audiencia que tanto le ha apoyado le está impidiendo ser la Adara transparente que todos queremos ver. Su confusión y tantas semanas nominada la han debilitado pero que nadie se olvide del juego que nos ha dado la chica todo este tiempo. Los porcentajes a día de hoy están súper ajustados, lo que significa que la actuación de ambas en estas 48 horas que quedan es vital para que la balanza vaya a un lado o al otro. En sus manos está.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen de portada: Twitter/GHOficial

La sudafricana Zozibini Tunzi, elegida Miss Universo 2019

Medios

Verdeliss habla de la exposición mediática de sus hijos: «A ellos no les ha trastornado»

Medios

Consultar el horóscopo de hoy: lunes 9 de diciembre de 2019 | ¿Qué día te espera?

Medios

Swe Zin Htet se convierte en la primera concursante lesbiana en la historia de Miss Universo

Medios

El cruel mote con el que Carlos de Inglaterra llamaba al primer marido de la princesa Ana

Medios

Las bellezas de Miss Universo 2019 conquistan Atlanta

Medios

Los reflejos de superhéroe de Ryan Reynolds para evitar ser aplastado por una avalancha de fans

Medios

La razón por la que la reina Isabel II exige siempre cubitos de hielo redondos

Medios

Consultar el horóscopo de hoy: domingo 8 de diciembre de 2019 | ¿Qué día te espera?

Medios

Accidentado Miss Universo: hasta cinco candidatas sufren percances en el desfile en bikini

Medios

Carmen Lomana carga contra Greta Thunberg: «Esta niña es patética»

Medios

Sofía Suescun y Kiko Jiménez posan desnudos en la cama: «No concibo una noche sin agarrarle»

Medios

Dejar Comentario