IEVENN
Deporte

Euroliga | Al Real Madrid se le escapa el sueño de la Undécima

Final Four

CSKA 95 Real Madrid 90

Los blancos, que dominaban por 14 en el tercer cuarto, caen ante el CSKA, comandado por el Chacho. Polémicas decisiones arbitrales

Clyburn machaca ante Tavares, en la acción más espectacular del partido. Juan Carlos Hidalgo EFE

De entre los dedos se le escapó al Real Madrid la final, el campeón destronado, angustiosa noche la del Buesa Arena, que se recordará por la ventaja perdida y por la polémica arbitral, con decisiones controvertidas que impulsaron la remontada del CSKA. Los rusos, que se tomaron la revancha del pasado año en Belgrado, de tantas Final Four tiradas por tierra, de millones rublos invertidos, acabaron con el sueño de la Undécima. Al menos Sergio Rodríguez, máximo anotador del duelo, buscará levantar el domingo la Euroliga en el inédito desenlace ante el Efes. [Narración y estadísticas: 95-90]

Lo tuvo el Madrid realmente cerca. Se vio poderoso, ganador a la vuelta de vestuarios, cuando gozó de una ventaja demasiado jugosa (51-65). Y volvió a pecar de falta de decisión, de inconsistencia, de contundencia en la rotación, en una batalla que recordó mucho a la final de la pasada Copa del Rey contra el Barcelona. Ya sólo le queda la Liga al grupo de Pablo Laso y, sin embargo, no se puede tildar su proyecto de fracaso. La clave es estar siempre en las cumbres.

Porque todo pareció romperse en la segunda mitad, que fue un tobogán. Nada que ver con el especulativo inicio, que tuvo un protagonista absoluto en el amanecer, quizá el jugador más en forma de la plantilla blanca, el factor más diferencial del continente. Se echó de menos más Tavares después, el gigante que oscureció por momentos todo lo demás. Con su cara de niño y su caminar pausado, es un tipo con una determinación marcada por su historia vital, pura lucha contra los elementos. Siempre se supo objeto de todas las miradas, cómo pasar desapercibido desde su atalaya. También esta vez, pues su intimidación, su forma de comprometer cada ataque rival, marca las batallas. Aunque el CSKA y sus pívots pequeños y ágiles siempre fueron un dolor de cabeza.

Lo fueron hace un año en Belgrado y esta temporada en las dos citas previas, como una pesadilla roja. Pero esta vez los trileros no podían engañar al africano, omnipresente en ambos aros. Fue un espectáculo. Su producción en los ocho primeros minutos (seis puntos sin fallo, siete rebotes y tres tapones) fue monstruosa y marcó la asombrosa ventaja con la que despertó el campeón de Europa (11-22). Y su ausencia, exhausto ya tras el alarde, la notó el Real Madrid. También porque coincidió con la irrupción de Sergio Rodríguez.

Fue el Chacho el que espabiló al CSKA, su frescura como un vaso de agua helada sobre el rostro soñoliento de sus compañeros. Él necesita esa energía alrededor para que su producción sea rentable, para que del árbol que él mueve caigan los frutos. Le tocó anotar, 14 puntos en 11 minutos, ante el pasmo del resto. Apenas Clyburn le acompañó, aunque fue suficiente para igualar la balanza, pues con Llull en pista no encontró nunca el Madrid el mismo fluir ofensivo. Causeur, otro de los héroes del Stark Arena, se apuntó nueve puntos seguidos que fueron oxígeno, pues ya el nivel de la pugna era asfixiante y cada canasta costaba una vida. En el juego de equilibrios hasta el descanso, los de Pablo Laso dominaban claramente el rebote, pero el acierto estaba del lado moscovita.

Fue la vuelta de vestuarios el momento del estallido. Quizá el plan estaba perfectamente trazado, como tantas veces. Porque el Madrid vive todo el año para esta cita. Cada combate previo es una lección a aplicar. Tras una primera mitad de insoportable igualdad, de dos pesos pesados tanteándose con golpes que podían derrumbar un rascacielos, los blancos volvieron con 10 marchas más. Y sin embargo, no fue suficiente.

Campazzo comandó la agitación. Había que saber manejar semejante tensión y contrarrestar los peajes, que fueron la tercera de Tavares tras un brutal mate de Clyburn y la cuarta de Rudy, por una técnica por protestar. Pero el Chacho no encontraba ahora la libertad para crear y en el fango que se convirtió el Buesa Arena, todo enredado, fue mucho más poderoso el Madrid, que puso una máxima que era un abismo, con un Causeur nunca antes visto en toda la temporada.

Pero el CSKA iba a lograr reengancharse, con De Colo como asesino silencioso. Un poco por el mal momento de Llull, que se empeñó en el triple sin suerte (erró tres consecutivos), otro por un arbitraje inexplicable (42 tiros libres lanzó el CSKA…). A falta de cinco minutos, con un Madrid destemplado ahora, se arrimó al máximo (76-78) después de una técnica a Laso por lanzar una toalla al suelo. Un triple de Clyburn puso más pimienta. Ahora el que estaba subido a la ola era el grupo de Itoudis, que pronto iba a igualar (80-80) ante el empeño blanco de resolver por las bravas.

Un triple de Taylor pareció aire puro, pero ya la semifinal era una moneda al aire. De Colo tomó la responsabilidad. Con un triple puso en ventaja al CSKA por primera vez desde el minuto 14 y con dos tiros libres tras otra polémica falta dejó en bandeja el triunfo (89-84 a falta de 45 segundos). Porque no le iban a temblar las manos a los rusos desde el tiro libre y no iba a producirse esta vez el milagro blanco.

Rea celebra su quinto título de Superbike con un doblete en Argentina

Medios

1-1: Un gol de Bale da un punto a Gales frente a Croacia

Medios

Jelle Wallays repite victoria cinco años después en la París-Tours

Medios

Brigid Kosgei bate el récord del mundo en el fin de semana del maratón

Medios

1-1: Casemiro marca el gol de Brasil ante Nigeria

Medios

Simone Biles cierra el Mundial con cinco oros y el récord histórico de medallas

Medios

Simone Biles gana el oro en barra y supera el récord de Scherbo

Medios

Laso recibe el trofeo al mejor entrenador del año

Medios

Florentino Pérez: «Estoy convencido de que la leyenda Sergio Ramos va a continuar»

Medios

89-64: Victoria coral ante el Montakit Fuenlabrada para seguir invicto

Medios

Medvedev barre a Zverev y añade el Masters de Shanghái a su gran temporada

Medios

Los triples de McFadden aúpan al Burgos a la cima de la ACB

Medios

Dejar Comentario