Euroliga: El Real Madrid Arrasa al Khimki en Moscú

Euroliga: El Real Madrid Arrasa al Khimki en Moscú – Victoria contundente de los blancos en Rusia (78-95), la sexta seguida en la Euroliga. Tavares y Rudy Fernández lideraron el triunfo.

Euroliga: El Real Madrid Arrasa al Khimki en Moscú

El Real Madrid alargó su buena racha arrasando al Khimki a domicilio (78-95) y ya suma seis victorias seguidas en la Euroliga, 11 entre todas las competiciones. Frente a un rival sin un plan de juego claro al margen de dar carta blanca a su estrella, Alexey Shved, los blancos se agarraron a su notable mejoría en defensa y rebote para dominar el partido desde el inicio. Edy Tavares (11 puntos y 8 rebotes) y Rudy Fernández (16, 5/6 en triples) fueron los más destacados.

Puede que la mejor forma de motivar a un equipo en crisis no fuera amenazar a todo el club, desde la directiva hasta los trabajadores de la limpieza, con quitarles la mitad del sueldo. Aunque el jefe del Khimki, Pavel Astakhov, acabó retirando la multa y pidiendo perdón por el calentón, el Khimki salió sin rastro de vida. Al mínimo estirón en el primer cuarto, el Real Madrid construyó una ventaja que no volvió a bajar de 10 puntos en toda la noche.

El dominio de Tavares en la pintura fue clave. El gigante caboverdiano (2.21) encontró delante un juego interior que prima la capacidad atlética más que la altura (ninguno de los habituales pasa del 2.06), y que no tenía a su mejor exponente, Thomas Robinson. Tavares, cada vez mejor adaptado y ante una oposición pobre, le puso el candado a su canasta en la primera parte, lideró el dominio en el rebote (40-27 para los blancos) y anotó todo lo que tuvo bajo el aro.

Un Khimki sin Planes

Enfrente, un Khimki sin planes ni alma, entregado a los impulsos de Shved. El base ruso, el jugador mejor pagado de Europa (y el gatillo más fácil), se quedó en 23 puntos con 22 tiros y un 1/5 en tiros libres. Entre la defensa del Real Madrid y las malas decisiones del cuadro de Bartzokas, las opciones del Khimki tardaron apenas unos minutos en diluirse. Pronto los blancos habían superado los 10 puntos de ventaja y sentenciaban el duelo con un parcial de 0-16 en el segundo acto con la teórica segunda unidad.

El modesto amago de reacción del Khimki tras el descanso quedó sepultado por el acierto de un muy entonado Rudy Fernández. Y mientras los rusos, sin vida, se iban dejando arrastrar, el Real Madrid sellaba su sexta victoria con una gran labor colectiva en defensa y cinco jugadores en dobles dígitos de anotación.

También puede interesar

Dejar un comentario