Evacuaciones en Filipinas ante la llegada de un superciclón

Filipinas espera con angustia y miedo la llegada de Manghkut, un superciclón, de categoría cinco y potencialmente devastador, que se dirige hacia el archipiélago acompañado de vientos de hasta 255 kilómetros por hora.

La población intenta proteger como puede las viviendas y los agricultores cosechan a toda prisa el maíz y el arroz por miedo a perderlo todo. Mientras tanto, miles de personas huyen de las zonas costeras en la provincia de Cagayan, al norte de la isla de Luzón.

“Tengo miedo. Nos han dicho que será un ciclón muy poderoso, más que las recientes lluvias del monzón. Por eso estoy asustada”, afirma una joven mamá con su bebé en brazos, que esperará a que pase el peligro en uno de los refugios.

Diez millones de filipinos viven en la trayectoria prevista de Manghkut. Varios millones más en las costas de China meridional y, en especial, en Hong Kong, a donde el ciclón llegará el domingo.

Tan devastador como el superciclón Haiyan, que dejó 7300 muertos

Las autoridades filipinas han alarmado a la población al anunciar que podría ser tan devastador como Haiyan, el último superciclón que en 2013 dejó más de 7300 muertos y desaparecidos y 4 millones de personas sin hogar.

El presidente Rodrigo Duterte ya se plantea pedir ayuda internacional. “Todo dependerá de la gravedad de la crisis -ha dicho ante la prensa-. Si el ciclón lo arrasa todo, quizá necesitemos ayuda de países bienintencionados. Pero aún es demasiado pronto para especular”.

La población hace acopio de alimentos. Además de los vientos huracanados, Manghkut podría provocar olas de hasta siete metros y fuertes precipitaciones, con el riesgo de que eso genere inundaciones y corrimientos de tierra.

También puede interesar

Dejar un comentario