IEVENN
Motor

F1 | El tiburón de Mercedes no come «latas con gusanos»

Tras completar ayer en China su tercer doblete consecutivo, Toto Wolff igualó un registro de Williams que databa de 1992

Toto Wolff, en el muro de Mercedes, durante el GP de China. EFE

En 1992, Toto Wolff iniciaba en la Fórmula Ford una carrera como piloto que nunca pasaría de mediocre. Con 20 años recién cumplidos, en su fuero interno ya se sabía demasiado alto y pesado como para aspirar a un asiento en la elite. En esa temporada de 1992, la Fórmula 1 arrancaba con el apabullante dominio de Williams. Tres dobletes consecutivos de Nigel Mansell y Ricardo Patrese abrían una campaña impecable para la escudería británica. Ayer, tanto tiempo después, Wolff igualó al frente de Mercedes el registro de la escudería fundada por Frank Williams. También ayer, los pilotos de su hija, Claire Williams, cerraban la clasificación en Shanghai con dos vueltas perdidas respecto a Lewis Hamilton y Valtteri Bottas. Desde luego, nadie puede reprochar la perspicacia de Wolff a la hora de elegir lo más conveniente en este despiadado negocio.

Las trayectorias de Wolff y Williams, con un origen común, han seguido direcciones opuestas. Todo empezó hace una década, cuando el austriaco adquirió el 16% de las acciones en la fábrica de Oxfordshire. «Tengo 67 años y no voy a aguantar toda la vida», avanzaba el singular Sir Frank, consciente de que, con el nuevo siglo, su equipo precisaba de un nuevo aliento. El que le podían aportar inversores privados como Wolff, con dinero fresco e ideas distintas.

«Un delicado precedente»

En 2012, Toto asumía el rol de director ejecutivo en Williams. Un año más tarde redondeaba el negocio vendiendo sus participaciones para tomar las riendas de Mercedes. Desde entonces, las Flechas de Plata dominan a su antojo la era híbrida. «La F1 es una piscina llena de tiburones. Si uno desaparece, más trozo de pastel para los demás». La famosa frase de Wolff, que data de 2015, parece retumbar ahora en los oídos de la desdichada Claire.

Ayer, Toto disfrutaba desde un segundo plano la fiesta de Hamilton y Bottas en el podio de Shanghai. No parecía, desde luego, un depredador insaciable. Mientras sus pilotos descorchaban el champán sobre la calva de Marcus Dudley, el ingeniero de rendimiento, él se limitaba a enviar un sibilino mensaje para Ferrari.

Ese desgobierno, esas órdenes cruzadas hacia Sebastian Vettel y Charles Leclerc, traían a la memoria lo que Wolff sufrió en su mismo garaje durante la época de Hamilton y Nico Rosberg. «Cuando empiezas a hacer estas cosas, creas un delicado precedente y abres una lata con gusanos. Quizá a partir de ahora, el Ferrari que marche por detrás recurrirá siempre al mensaje de ‘puedo ir más rápido’. Dentro de dos semanas podremos comprobarlo.

Doble parada sincronizada

A la espera de lo que suceda en las calles de Bakú, los hinchas de Mercedes podrá relamerse con las repeticiones del baño táctico de ayer. Especialmente con ese doble paso por boxes en la vuelta 36 y la perfecta coreografía de sus mecánicos para montar los neumáticos intermedios, primero en el coche de Hamilton y un segundo después en el de Bottas.

«Hicimos un trabajo brillante, porque en ese momento sólo tienes cosas que perder. Corrimos ese riesgo, aunque reaccionamos así porque en caso contrario se nos podía haber escapado la segunda posición», analizó Wolff. «Fue un juego interesante. Ferrari varió de estrategia y nosotros nos vimos abocados a cambiarla también», completaba Hamilton. Si hace 27 años, tras ese arrebatador comienzo, Williams abrochó el título de Mansell con el de constructores, pocos dudan ahora de que Wolff pueda ceñir la sexta corona mundial en la frente de su líder.

Motociclismo | Jorge Lorenzo inadaptado

Medios

Motociclismo | Márquez domina MotoGP 2019

Medios

Márquez iguala en Le Mans el número de poles de Rossi en MotoGP

Medios

500 Millas | Alerta roja para Fernando Alonso en Indianápolis tras otra jornada sin poder rodar

Medios

500 Millas | Primer gran susto de Fernando Alonso contra los muros de Indianápolis

Medios

Fórmula 1 | El «trallazo» de Carlos Sainz y el estancamiento de Ferrari

Medios

F1 | Montmeló niega un «escenario de pánico», pero admite que «todos quieren sustituir a Barcelona»

Medios

WEC | Alonso: «Una de las carreras más locas de mi vida»

Medios

WEC | Alonso puede con la lluvia, el granizo y la nieve en Spa

Medios

Motociclismo | El niño Fabio Quartararo bate a Marc Márquez y uno de sus récords de precocidad

Medios

Motociclismo | El secreto de Marc Márquez sobre su caída en Austin: «No diré qué pasó»

Medios

WEC | Fernando Alonso dejará el Mundial de resistencia tras las 24 horas de Le Mans

Medios

Dejar Comentario