IEVENN
Venezuela

Gasolina por jabón: el insólito trueque al que recurren los venezolanos para abastecerse de combustible

Pagué la gasolina con un jabón. Así de simple. Imagínese usted la escena de llegar a una estación de servicio y no tener un centavo para llenar el tanque de su carro. Imagínese ahora que está en su ciudad, en su país, fuera de Venezuela y que esta situación se pueda resolver con un trueque. ¿Será posible?, ¿puede usted no pagar la gasolina con dinero?, ¿puede ofrecer un jabón a cambio de 40 litros de gasolina? Les cuento.

El marcador del carro me indica que tengo un poco menos de un cuarto de tanque, estamos en Maracay, a más de 100 kilómetros de Caracas y debemos continuar el viaje. Entramos a una estación de servicio y había combustible. Primer logro en la Venezuela de la escasez. Acto seguido nos percatamos de no tener ni un solo billete para pagarla. Ante el drama económico y la necesidad de comprar gasolina decidimos ofrecerle al señor -que esperaba en el surtidor- un trueque. Gasolina a cambio de un jabón para bañarse.

“Señor, buenas tardes, no tenemos ni un Bolívar en efectivo. ¿Le podemos pagar con un jabón?”, interpeló mi esposa al “bombero” (así se le llama en Venezuela al trabajador de las gasolineras). El hombre asintió y sin esperar nada a cambio introdujo la pistola en la boquilla del carro y empezó a bombear gasolina.

“Cualquier cosa que me den es buena”, dijo el hombre mientras miraba de reojo el surtidor y al automóvil que se estacionaba del otro lado de la máquina. Y sí, el precio de ese producto que le ofrecimos es casi igual al salario que gana por estar un mes tragando gases tóxicos.

Mientras el surtidor marcaba la cantidad y los litros, sacamos un jabón marca Palmolive y se lo entregamos. No pueden imaginar su cara al ver que ese producto -tan costoso y escaso- era suyo.

“Muchas gracias, de verdad, gracias”, dijo el hombre con una enorme sonrisa estampada en su cara. Un rostro que, por cierto, denotaba cansancio y desgaste por una evidente mala alimentación. La ropa desteñida y la piel tostada por el sol dan cuenta de una vida dura. Sin mucha oportunidad de sonreír.

¿Cuánto cuesta un litro de gasolina en Venezuela?

La respuesta es que no hay respuesta. Antes de agosto de 2018, un litro de gasolina de 91 octanos costaba 1 Bolívar y la de 95 octanos costaba 5 bolívares, pero después de la “reconversión monetaria” que le quitó 5 ceros a la moneda, nadie sabe cuánto cuesta echarle gasolina a un carro. No existe moneda o billete capaz de pagar el ínfimo valor que representa. El billete de menor denominación en el país es de 100 Bolívares y una gandola con 47 mil litros cuesta 1,78 bolívares. ¿Cuánto podrían costar 40 u 80 litros? Sí, es insólito. Pero es real. En este ejercicio de matemática simple la verdad es que ni me molesto por decirles cuánto costaba esa gasolina en dólares. La respuesta más sincera es: 0,000001, o sea, nada.

¿Por qué se regala la gasolina en Venezuela?

Aunque los economistas lo advierten a cada rato, sigue resultando incompresible técnicamente el regalo del combustible. ¿En qué país se regala la gasolina?, creo que en ninguno. Justo por estos días Ecuador vive una revuelta social y política -entre otras cosas- por el aumento del precio de los hidrocarburos. Una razón de este insólito despilfarro puede encontrarse en la necesidad de mantener a la gente “contenta”, propio de los regímenes populistas.

En 1989 se vivió en Venezuela una jornada de sangre y muerte. El “Caracazo” aun retumba en la memoria de los políticos. En aquellos días de febrero más de 3000 personas fueron asesinadas o desaparecidas como consecuencia de las protestas contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, quien había aumentado el costo de algunos servicios -entre ellos la gasolina-. Los transportistas, estudiantes, sindicalistas y personas del común se lanzaron a trancar vías y a exigir que el llamado “Paquetazo” se eliminara. Desde entonces, no hay registro de manifestaciones populares por el precio del combustible en el país. Quizás la sombra del “Caracazo” siga nublando la idea de ajustar el precio -al menos- a su costo real de producción.

La otra variable que puede estar pesando sobre la toma de decisiones es la escasez. Salvo en Caracas, capital de Venezuela, todas las regiones sufren a la hora de conseguir gasolina en las estaciones de servicio. Las filas kilométricas de carros en los pueblos y ciudades ya forman parte del paisaje de la crisis. ¿Cómo aumentar los precios si no se es capaz de garantizar el servicio? Quisiera pensar que esa pregunta es la que priva en el despacho presidencial de Nicolás Maduro, aunque es poco probable.

Este bendito país, minado de recursos, es ahora dependiente de la importación. Las refinerías están quebradas, según los datos de los especialistas en el área, Pdvsa solo es capaz de refinar el 20% de la gasolina que demanda el mercado. Es decir, el 80% restante se compra en el extranjero. Otra cosa insólita -el chiste más subido de tono- es que el país que más le vende y al que más le compra es su archirrival dialéctico, Estados Unidos. Bueno, al menos hasta antes de las sanciones de Donald Trump. Más de 3 millones 300 mil litros de gasolina se importaron desde suelo “enemigo” hasta diciembre de 2018, según datos extraoficiales.

Desde hace cinco años -por lo menos- la gasolina comenzó a escasear en el país. Desde entonces, hablamos de contrabando de extracción y de mafias internas o externas que se aprovechan del regalo y trafican combustible para venderlo a precios internacionales en la frontera con Colombia y Brasil. Mafias que se amparan bajo el fusil de las fuerzas armadas que custodian la frontera y hacen caso omiso a las denuncias de la gente. La gasolina se convirtió en un gran negocio del que pocos quieren perder su pedazo de torta.

En Twitter se me ocurrió compartir la experiencia de cambiar un jabón por combustible y las reacciones fueron diversas:

“En San Cristóbal, fácil hubieses pagado entre 10 y 20 mil pesos por 20 litros de gasolina”. De esa forma me respondió un seguidor. A la luz de su comentario puedo inferir que se pasa días enteros en una cola para llenar el tanque de su carro en el estado Táchira, frontera con Colombia.

En Amazonas, al sur del país, la venta de gasolina se hace como si fuera una lotería. Los conductores deben sacar un cartón de una bolsa y rogar que el número esté asignado para los afortunados del día. Sí, más cosas insólitas.

Largas filas de autos hacen imposible la circulación en las angostas calles de Puerto Ayacucho, una ciudad de menos de 100 mil habitantes. Su gente abarrota las tres estaciones de servicio de la ciudad con la ilusión de conquistar los tan necesarios 30 litros que les venden cada quince días. Más cosas increíbles. Puro realismo mágico, diría el ilustre García Márquez. En ese rincón del país, que también hace frontera con Colombia, el combustible se cuela sin mucha resistencia cuando cae la noche. Los caminos verdes se inundan de pimpinas que ruedan hacia el departamento de Vichada donde se paga en pesos y a un precio al que pocos pueden resistirse.

Lo incomprensible de un país petrolero es que la gente esté condenada a mendigar unos litros de gasolina para poder trasladarse en su carro. Lo insólito de esta realidad es que ese país petrolero se gasta lo que no tiene para importar gasolina porque su infraestructura industrial está hecha pedazos. Que los gobernantes de ese país no asuman las consecuencias y se aparten es la peor injusticia.

Al final, lo de pagar la gasolina con un jabón de tocador es apenas una consecuencia que evidencia el rotundo fracaso de un sistema que se las ingenia todos los días para hacerle la vida más triste a la gente.

Enfrentamientos en la embajada venezolana en Brasil

Mariángel Paola Álvarez

Bolivia rompe relaciones con Venezuela y se retira de la Alianza Bolivariana ALBA

Medios

El Gobierno de facto de Bolivia rompe relaciones con Venezuela y expulsará a todos sus diplomáticos

Medios

Tensión en la embajada de Venezuela en Brasilia: chavistas se atrincheraron para no entregar el control a los delegados de Juan Guaidó

Medios

Juan Guaidó reconoció a Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia: “Son una inspiración para Venezuela”

Medios

Unión Europea prorrogó por un año las sanciones contra Venezuela

Medios

Maduro llama «mequetrefe», «traidor» y «pelele» a Nayib Bukele

Medios

Gobierno de Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Mariángel Paola Álvarez

Aumentan el salario mínimo en Venezuela hasta los 300.000 bolívares

Medios

“Quedarme en Venezuela era morir de sida como en los ochenta”

Medios

Fuerza Armada venezolana mantiene alerta naranja en frontera con Colombia

Medios

Venezuela, manifestaciones en Iraq, Yalitza Aparicio…Las noticias del viernes

Medios

Dejar Comentario