IEVENN
Actualidad

Hamilton vuela libre en Montmeló; Sainz y Alonso progresan entre la clase media

Cursos Online Habbility.com

Hamilton, al frente del pelotón, durante los primeros metros del GP de España. Andreu DalmauEFE

Lewis Hamilton disfrutó en un domingo como los de antes. Una carrera con terreno despejado y nulo margen para los imprevistos. «¡Absolutamente estelar!», cantaron desde Mercedes, eufóricos por el doblete con Valtteri Bottas. Un gran premio para asentar el liderato del Mundial frente a Sebastian Vettel, fuera del podio por tercera vez consecutiva. La ausencia de contratiempos, con la soberana excepción de la primera vuelta, fue la mejor noticia para Hamilton y la peor para Fernando Alonso, siempre pendiente de un cielo de donde no cayó ni una gota.

«El pronóstico no ha cambiado». El lapidario mensaje del muro de McLaren, a siete giros para el final, frustraba cualquier ilusión del asturiano. No hubo manera de mejorar el octavo puesto, justo detrás de Carlos Sainz, consistente en el Renault para cazar aquí los mismos puntos que el curso pasado. Su séptimo, combinado con el quinto de Bakú, reafirma su estatus en la escudería francesa. Funcionó el Plan B, por mucho que aún quede lejos el ritmo de Red Bull, donde Max Verstappen subió al podio por vez primera en 2018.

La carrera fue previsible, como tantas otras en este trazado. El único momento de caos, sin embargo, bien valió el precio de la entrada. Incluso de dos. Por esa monumental escandalera de Romain Grosjean en la tercera curva. Una derrapada fuera de sitio que recordó tres parecidas durante los entrenamientos. Alonso, que se había tocado con Sainz unos metros antes, tuvo tiempo de esquivarle por fuera. Pese a quedar relegado a la undécima posición, aún pudo dar gracias. Porque Nico Hulkenberg y Pierre Gasly, sin margen de maniobra, embistieron a ese artefacto envuelto en una nube de humo. Al chaval de Toro Rosso ni le alcanzaba la voz por radio del susto que tenía.

Raikkonen, fuera

Entró la grúa para retirar el Haas del atolondrado Grosjean y el safety car se prolongó durante seis vueltas. Por delante, Vettel había ganado la posición a Bottas para dejar todo como empezó el año pasado. El récord de la pista, en poder de Kimi Raikkonen desde 2008, iba a caer como fruta madura. Cinco giros más tarde, el líder del Mundial gozaba ya de otros tantos segundos de ventaja. De modo que Ferrari metió a su líder en la vuelta 18 y colocó neumáticos intermedios, con los que debería llegar hasta meta. Al menos, eso parecía.

Dos giros después entró Bottas para montar los mismos compuestos. Tan justo iba el cálculo para todos, que debió ser el tetracampeón quien arrasara con todas las dudas. Esa maniobra para encajonar al Mercedes cuando salía de boxes mejor no la prueben en casa. Efímera alegría en Ferrari, víctima de un problema mecánico demasiado parecido al del viernes. Raikkonen, cómo no, sufrió las consecuencias.

La batalla de los favoritos, todos con blandos por delante, contrastaba con la peripecia de Alonso, el único con unas gomas rojas, más agresivas y con más temperatura que las de Esteban Ocon, sobrepasado por las circunstancias. Charles Leclerc, a lomos de un Sauber, parecía también abordable. Aunque las apariencias engañan. El monegasco, sexto hace dos semanas en Bakú, tiene madera de piloto grande y su coche, una buena velocidad punta. Demasiado, en cualquier caso, para el MCL33. Incluso cuando finalmente pudo, a final de recta en la vuelta 43, con los dientes apretados y el DRS abierto de par en par, lo de Fernando no fue un adelantamiento, sino una visita al dentista.

Rotura de Vandoorne

A mitad de carrera, ya habían confirmado a Bottas que Red Bull apostaba por una sola parada. Dada el excepcional vida útil de las gomas amarillas, que Verstappen y Stoffel Vandoorne aguantaron 37 vueltas, parecía la solución óptima. Alargar al máximo su relevo, paradójicamente, resultó fatal para ambos. El chico rebelde de Red Bull destrozó su alerón delantero contra el Williams de Lance Stroll. Poco después, el belga sumó el primer abandono del curso para McLaren. Ojalá no signifique nada en términos de fiabilidad para el futuro.

Estaba escrito que los Pirelli seguirían jugando un rol decisivo. Aunque pocos esperaban que Iñaki Rueda, jefe de estrategia de la Scuderia, errara tanto esta vez con la tecla. Con un Williams fuera de combate y el virtual safety car en acción, Ferrari llamó a la desesperada a Vettel. Otra vez intermedios. El único de los candidatos que pasó dos veces por los talleres quedó en evidente fuera de juego.

Lluvias dejan 44 fallecidos y miles de desplazados en Brasil

Medios

Instan al gobierno mexicano cambiar estrategia contra violencia

Medios

Hay que poner fin a la discriminación contra las mujeres y los niños afectados por la lepra

Medios

El 777X de Boeing realiza su primer vuelo de prueba

Medios

Guterres: combatir el antisemitismo requiere «solidaridad frente al odio»

Medios

Habrá más y más casos de coronavirus en todo el mundo, advierte la OMS

Medios

Activista climática ugandesa acusa de racismo a la agencia AP tras ser recortada de una foto

Medios

China restringe viajes a 56 millones de personas para frenar coronavirus

Medios

Trump clama por votos en gran marcha anti-aborto

Medios

Colombia crea «comando especial» para combatir crimen en Bajo Cauca

Medios

Guatemala toma medidas contra la criminalidad

Medios

Haití cumple un año libre de cólera

Medios

Dejar Comentario