IEVENN
Baloncesto

HASTA LA COCINA | Desfondado, cayó el Madrid

HASTA LA COCINA

Opinión

Sergio Llull se lamenta durante el partido ante el CSKA. J. C. HIDALGO / EFE

Un paseo militar para abrir boca y un triste hundimiento final del Real Madrid, en otro de sus últimos cuartos sin acierto ni resuello -ha tenido unos cuantos esta temporada-, han decidido esa final Efes-CSKA que va a oponer a dos equipos en buena forma y con muchos recursos y amplias rotaciones.

Obsesionado por un arbitraje sin duda poco amistoso, el Madrid se descentró en el peor momento, cuando parecía haberse despegado a finales del tercer cuarto. Tenía mérito la cosa, porque desde el inicio los de Pablo Laso tuvieron que contrarrestar la debilidad de dos de sus hombres, con los que el juego se resentía cuando salían del banquillo: Sergio Llull, esencialmente por su pérdida de precisión en el tiro exterior que arrastra toda la temporada entre lesión y lesión, y Gustavo Ayón, que lleva semanas cayendo en barrena y ya no aporta ni rebotes, ni intimidación, ni puntos.

Aun así podrían haber ganado, pero un Laso bastante desquiciado acabó cooperando en el bajón final al dejar sentado, cuando el equipo lo fallaba todo, a su mejor atacante de la noche, Fabien Causeur. Y el equipo dejó de correr, dejó de ser el Real Madrid.

En la primera semifinal, el vapuleo al equipo del mitificado y glorificado Zeljko Obradovic ha sido tremebundo. El Efes, ese extraño club que llegó sin seguidores, va a ser un finalista temible porque en estos momentos lo tiene todo: un Shane Larkin al que hace pocos años veíamos con clase para triunfar en la NBA -y seguimos sin entender del todo por qué no fue así- y un Vasilije Micic al que vemos con tanta clase como él -y que, vayan ustedes a saber, igual sí que triunfa cuando cruce el Atlántico- lo hicieron todo, y todo bien. No sólo resolver con un cambio de ritmo y un uno-contra-uno desequilibrante cuando se les antojaba, sino haciendo circular el balón con tino y convirtiéndose en la primera línea de una defensa de gran movilidad y compromiso. A sus compañeros les incumbió esencialmente arrasar en los rebotes: 43-25, tremendo.

El Fenerbahce, el favorito para muchos, el líder de la temporada programada, se ha hundido en parte por sus lesiones –Joffrey Lauvergne y Luigi Datome son muy importantes-, pero su falta de acoplamiento y actitud en esta Final Four supone un verdadero baldón para el ‘mago’ Obradovic, que esta vez ha perdido su varita.

El Melilla llega a la Final Four de la LEB Oro

Medios

El Real Madrid demuestra que quiere el liderato (83-77)

Medios

El Real Madrid consigue el triunfo 1.100 en ACB

Medios

Felipe Reyes, jugador con más recuperaciones en la historia del Real Madrid

Medios

Homenaje a Nocioni

Medios

8 y 15 de junio, doble jornada de pruebas de cantera en Fuenlabrada

Medios

El Júnior ofreció la Copa de Europa y el campeonato de España a la afición

Medios

Rubén Guerrero ya entrena con el Unicaja

Medios

Los retos estadísticos del sprint final

Medios

Alec Brown cumple 100 partidos en Liga Endesa

Medios

Baloncesto Fuenlabrada y Pentex, un equipo que seguirá trabajando junto

Medios

Javier Beirán, Premio Endesa 2019

Medios

Dejar Comentario