IEVENN
Alemania Economía

Iberdrola invertirá 2.500 millones para luchar por el liderazgo eólico marino en Alemania

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sanchéz Galán, al inicio de la Junta General de Accionistas de Iberdrola. EFE

Iberdrola ha inaugurado oficialmente el parque eólico marino Wikinger, una de las instalaciones renovables más emblemáticas de la compañía en el mundo y la primera diseñada y operada enteramente por la empresa española. Wikinger, una impresionante obra de ingeniera en las aguas alemanas del Mar Báltico «es un ejemplo de éxito en el negocio de las renovables y la prueba de que con soluciones ingeniosas e innovadoras pueden sortearse los muchos retos que un parque de estas características plantea», declaró el director general de Negocios de Iberdrola, Francisco Martínez Córcoles en el acto inaugural. La ceremonia institucional contó con la presencia de las autoridades del estado federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental, donde se ubica en parque, y transcurrió en las instalaciones del puerto de Sassnitz, desde donde se presta apoyo logístico a Wikinger.

La ficha técnica del parque, construido en 18 meses con la participación de varias empresas españolas, entre ellas la asturiana Windar y Novantia, es tan impresionante como sus imágenes a vista de pájaro: Se trata superficie marina de 34 kilómetros cuadrados de la que emergen, entre un fuerte oleaje, 70 aerogeneradores gigantes de 5 MW de potencia. En total, 350 MW o el 20% de las necesidades energéticas de Mecklemburgo-Pomerania Occidental.

«Nuestro compromiso con la energía limpia es irrenunciable. Seguiremos impulsando con fuerza la tecnología eólica offshore que nos permite avanzar en la transición energética hacia una economía sostenible y baja en carbono», señaló Córcoles en el acto inaugural del parque, que finalmente no contó con la asistencia del presidente de la compañía, Ignacio Galán. Wikinger permitirá a Alemania permitirá a Alemania recortar 600.000 toneladas anuales sus emisiones de CO2.

La cifra, de acuerdo a las previsiones más conservadoras, se triplicará dentro de unos años. Wikinger es uno de los tres parques del complejo que Iberdrola tiene previsto instalar en el mar Báltico. Le seguirán, Baltic Eagle (476 MW) y Wikinger Süd (10 MW), ya adjudicadas. En total generaran 836 MW, el mayor centro de producción de energía eólica del Báltico. La inversión final será de unos 2.500 millones de euros, que Iberdrola prevé recuperar en ocho años. La vida de los parques de 20 años.

La entrada de Iberdrola en el mercado alemán de las renovables es relevante y no sólo porque afianza su presencia en la primera economía europea, sino porque Wikinger es el primer proyecto eólico marino que acomete en solitario, después del parque West of Duddon Sands, de 389 megavatios (MW), en aguas del mar de Irlanda. Iberdrola, además, ha abierto las puertas a la internacionalización de empresas españolas y por ende a la sostenibilidad de muchos puestos de trabajo. La naval Navantia construyó la subestación que transforma la corriente que le llega desde los aerogeneradores del parque para su transporte a subestación terrestre de Lubmin, una antigua central nuclear con capacidad de 5.000 MW.

La subestación de Navantia, denominada Andalucía, fue fabricada en los astilleros de Puerto Real (Cádiz), que han hecho también la Andalucía II para el parque East Anglia One, que Iberdrola construye en aguas británicas del Mar del Norte. Además, en el astillero Fene en Ferrol (La Coruña) se han fabricado parte de los ‘jackets’ o estructuras de apoyo de las torres de los aerogeneradores, de los que otra parte los ha producido la danesa Bladt, mientras la asturiana Windar ha fabricado los pilotes que anclan la estructura al fondo marino y las piezas de transición a la torre.

Iberdrola no ha confirmado si Navantica o Windar participaran en los proyectos pendientes, pero sería extraño que así no fuera tras las «exitosa cooperación» que ha habido. «Hay que rentabilizar la capacidad creada y buscar nuevas sinergias», dicen en privado los directivos de la eléctrica.

El proyecto Wikinger ha requerido la instalación de un total de 280 pilotes, de 40 metros de longitud, 2,5 metros de diámetro y un peso unitario de 150 tonelada. Sobre ellos se han colocado ‘jackets’ de 620 toneladas de peso sobre los que asientan los aerogeneradores, fabricados por Siemens Gamesa. Estos sofisticados molinos tienen una altura de 165 metros, palas de 77,5 metros cada una y una torre de 75 metros de altura.

Acompañaron a Córcoles en el acto de inauguración, el ministro de Energía, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Christian Pegel, y el consejero delegado de 50 Hertz, Boris Schucht. A ese operador le correspondió el transporte y volcado de la energía de Wikinger a la red general, una tarea que requirió un cableado de 80 kilómetros. Ambos valoraron la presencia e inversiones de Iberdrola en la región de la misma manera: «Gracias»

Poner a Huawei en la lista negra refleja la política de intimidación desenfrenada de Washington

Medios

Merkel en Islandia por encuentro sobre el clima

IEVENN

Pago con monedero digital

IEVENN

El Gobierno griego defenderá ante Bruselas las rebajas fiscales en un momento de mejora económica

IEVENN

Los valores Happy Box definen a la empresa de logística: transparencia, calidad, igualdad y compromiso medioambiental

Paola Bandera

6 cosas que no sabías de las cocinas fantasma

Paola Bandera

Reacción de mercados tras primarias argentinas: bonos en baja y acciones con caídas de hasta 35% en la cotización previa a la apertura

Medios

¿Cómo se convirtió Pepsi en la primera marca estadounidense en afincarse en la URSS?

Medios

Guerra, disputas comerciales y Bitcoin en 2019

Nicole Moscovich

Un coleccionista de municiones y su compañero mueren al estallar una bomba de la Segunda Guerra Mundial que transportaban

Medios

Marcas virtuales de restaurantes revolucionan el sector

Paola Bandera

El dólar sube más de 1% en bancos de la City después del recorte de tasas de la Fed

Medios

Dejar Comentario