IEVENN
IEVENN

Introduciendo una mirada en torno a las políticas públicas: lo que se decide hablar y lo que se decide callar

Se puede ilustrar que los problemas sociales (o lo que la sociedad percibe como problemas) y las políticas públicas se encuentran determinadas por procesos de construcción social en torno a la producción de subjetividades de aquellos que las crean, impulsan e implementan. Es por esto, por las arbitrariedades que las determinan, que es difícil poder pensar a las políticas públicas que llevan adelante los gobiernos debido a que entraman una interacción de múltiples actores -y factores- que las hacen ser complejas de resultar óptimas en términos redistributivos entendiendo esto como “Redistributive policy is characterized by actions «intented to manipulate the allocation of wealth, property, personal or civil rights, or some other valued item among social classes or racial groups» (Birkland, 2001: 140).

Una mirada en torno a las políticas públicas

En algún punto pueden implicar gobernanza, pero en el fondo no pueden escapar de una decisión ideológica y por tanto, política. En esas decisiones políticas se pone en juego arbitrajes que tienen como consecuencia, eventualmente, ganadores y perdedores.

Los que deciden las reglas de juego toman un curso de acción donde:

“las estrategias implementadas por los actores y sus resultados dependen a) de su percepción/conocimiento sobre los limites de factibilidad que enfrentan sus acciones y objetivos…forjando b) una percepción sobre la mayor o menor probabilidad de éxito de un accionar dado y c) una mayor o menor aceptación valorativa/normativa de un determinado curso de acción” (Chudnovsky y Acuña, 2013: 31).

Los gobiernos tienen intereses y buscan beneficiar a ciertos sectores, y esos beneficios siempre son a costa de otros porque al fin y al cabo ‘‘policies determine politics” (Lowi, 1964: 299) y para esto se requiere de la construcción de apoyos y la utilización de los recursos disponibles que dejen llevar adelante aquello que buscan hacer o “intents to do or not to do” (Birkland, 2015).

Si la intención es ganar adeptos las medidas cortoplacistas como la de los planes, pueden concluir con los objetivos esperados: los votos en la próxima elección. Hay una falta de voluntad “proposals that lack political backing are less likely to move into position for a decision that ones that do have that backing…” (Kingdon, 1995: 110), por eso, podría ser estratégico pensar en la transferencia de ingresos en clave de una rápida transferencia de votos para los decision makers.  En este sentido los actores políticos toman esos temas de forma deliberada a partir del cálculo del beneficio en busca de apoyos de ciertos sectores, el problema está en que no aceptan los modelos causales, en este caso de la pobreza, que se obtienen a raíz de diversas fuentes científicas o culturales, hay un retrato de los temas en busca de un fin último (votos o apoyos).

Un argumento que tal vez deja de lado ciertas discusiones o que intenta situarse por encima de lo que en realidad pasa en la cancha de juego donde desplazan sus estrategias los actores, una explicación que encuentra en el coloquio una ventana de oportunidad para hacer un llamado de atención apelando a la racionalidad de la dirigencia a partir de una propuesta que se presume como la solución al problema de la pobreza.

Pero en realidad, prosiguiendo con la idea de Kingdon (1995), la dirigencia política reconoce los problemas y genera propuestas para cambios a partir de generación de políticas públicas, pero los temas, que se encuentran estructurados dentro de una lista de prioridades en la agenda de gobierno, y como tal esta agenda tiene intenciones, tiene intereses y tiene ideología. Ahora nos podríamos preguntar si para tratar el problema de la pobreza ¿es la reforma estructural parte de la agenda de gobierno? ¿o acaso que no haya una intención de reforma de estructural de la sociedad, tiene cierta intensión política a partir de la omisión de propuesta de innovación? Aquellos que participan en el entramado de políticas son afectados por un contexto y un humor social, reconocen los problemas y promueven acciones pero influye, “The combination of national mood and elections is a more potent agenda setter than organized interests” (Kingdon, 1995: 107).

@nickymos

El artículo esboza un trabajo realizado por Nicole Moscovich dentro del curso de Actores y Procesos de las Políticas Públicas de la Maestría de Políticas Públicas dictado en la Universidad Torcuato Di Tella, a cargo del profesor Germán Lodola.

Coronavirus en cárceles hace liberar miles de presos en todo el mundo

IEVENN

La papiroflexia, una opción creativa para combatir la cuarentena

Paola Bandera

Hangouts Meet gratis para mejorar la productividad a distancia por el coronavirus

Mariángel Paola Álvarez

El coronavirus, “un aviso de la naturaleza” según Frank Cuesta

Paola Bandera

Vicente Amigo, maestro de la guitarra española

Paola Bandera

Trucos para conservar mejor el pan

Paola Bandera

Twitter invita a sus empleados a trabajar en casa por el coronavirus

Mariángel Paola Álvarez

Impacto del coronavirus en la economía global

Mariángel Paola Álvarez

Facebook Viewpoints paga recompensas por las grabaciones de voz

Mariángel Paola Álvarez

Solo algunas compañías aéreas permiten cambios por el coronavirus en viajes programados

Paola Bandera

10 curiosidades que quizás no sabías de los cruasanes

Paola Bandera

Google, Instagram y TikTok se unen a la fiebre de San Valentín

Mariángel Paola Álvarez

Dejar Comentario