IEVENN
Economía

Inversores y agencias de calificación advierten: la incertidumbre pesa más que el crecimiento en España

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (I), y la de Economía, Nadia Calviño, ayer. EFE

El rechazo de los Presupuestos de 2019 ayer en el Congreso no sólo puso en marcha la maquinaria lectoral, sino que añadió más carga a la incertidumbre política que sobrevuela desde hace tiempo a España. Parte de esa incertidumbre tiene su origen fuera de nuestras fronteras -Brexit, Italia, guerra comercial entre EEUU y China-, pero otra parte procede de la tensión interna por Cataluña y de la debilidad parlamentaria del Gobierno de Pedro Sánchez, que ayer dio la puntilla a la legislatura.

Salvo cambio de rumbo imprevisto, Sánchez anunciará en estos días la fecha para unos nuevos comicios y hasta entonces, gran parte de las medidas anunciadas por el Ejecutivo quedan en el aire. Suspendidas. Y nada hay que guste menos a los inversores que la indefinición, sobre todo si afecta a aspectos regulatorios. «No parece casualidad que hoy [por ayer] hayan sido los dos sectores más regulados, el eléctrico y el bancario, los que peor comportamiento han tenido dentro del Ibex», apunta Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank.

La inestabilidad es precisamente una de las razones que aleja las posibilidades de que la agencia de calificación Moody’s mejore el ráting de España en su próxima revisión.

Lo confirmó ayer la vicepresidenta de la firma y responsable de análisis soberano para España, Kathrin Muehlbronner, durante una conferencia en Madrid. Muehlbronner explicó que la robustez de la recuperación española y las buenas perspectivas para 2019, se ven solapadas por la «complicada» situación política que dificulta, entre otras cosas, el saneamiento de las finanzas públicas.

El déficit, la clave

En un contexto de desaceleración global y regional, la analista de Moody’s confirmó que la agencia espera una desaceleración del crecimiento de la economía española este año, con un último pronóstico de expansión del 2,2%, aunque España seguirá creciendo por encima de la media de la zona euro. «Para ser más optimistas con el ráting deberíamos ver un crecimiento aún más robusto, lo que supondría que la economía española cuenta con una resiliencia mayor, algo que no forma parte de nuestro escenario base», declaró en palabras recogidas por la agencia Europa Press.

El déficit público es una de las claves para la agencia y, por extensión, para todos los inversores que siguen de cerca la evolución española.

El rechazo de los Presupuestos aleja aún más el cumplimiento del objetivo de déficit marcado por Bruselas y éste es el mayor hándicap de cara a los mercados. «El crecimiento en España sigue siendo sólido, pero cualquier inestabilidad política duradera podría volver a ser una fuente de preocupación para los inversores y las agencias de calificación, ya que supondría un riesgo para la sostenibilidad de la deuda», asegura Eirini Tsekeridou, analista de renta fija de Julius Baer.

El próximo 22 de marzo será otra oportunidad para constatar el impacto de la actual situación sobre el análisis de otra de las grandes agencias de ráting a nivel global. Ese día, S&P emitirá un nuevo veredicto sobre España y ya en enero dejó abierta la puerta a subir la nota soberana pese a las dudas sobre el proyecto de Presupuestos del Gobierno. Actualmente otorga al país una calificación de A con perspectiva positiva ante lo que consideraba una «clara senda» de reducción de déficit. La respuesta llegará en poco más de un mes.

Oportunidad de estabilidad

Hasta entonces, también hay quien se queda con la parte positiva que deja el ruido político de esta semana. Antonio Salas, analista de XTB, admite que «puede darse alguna situación de stand-by entre los inversores», pero considera que la votación de ayer en el Congreso es una oportunidad para clarificar el arco parlamentario y enfocar una nueva etapa de gobernabilidad. «La convocatoria de elecciones puede ser vista como algo positivo para eliminar la incertidumbre y garantizar la estabilidad», asegura. «La clave será el resultado», añade, sobre todo si «está próximo a la doctrina europea y no supone un giro brusco a la izquierda o la derecha».

En esta línea también se mueve Javier Díaz Giménez, profesor de Economía del IESE. En su opinión, cualquiera de los escenarios -el que se dio ayer o la ya imposible aprobación de los Presupuestos con enmiendas parciales- eran escenarios de incertidumbre.

Por el contrario, la prórroga de las cuentas de 2018, que «son más expansivas», supone «que la economía se va a desacelerar menos». Ahora bien, «tampoco se reducirá el déficit, sino todo lo contrario», lo cual podría tener consecuencias menos favorables en el largo plazo. «Los inversores internacionales piensan de la misma manera», advierte.

El Gobierno griego defenderá ante Bruselas las rebajas fiscales en un momento de mejora económica

IEVENN

Los valores Happy Box definen a la empresa de logística: transparencia, calidad, igualdad y compromiso medioambiental

Paola Bandera

6 cosas que no sabías de las cocinas fantasma

Paola Bandera

Reacción de mercados tras primarias argentinas: bonos en baja y acciones con caídas de hasta 35% en la cotización previa a la apertura

Medios

¿Cómo se convirtió Pepsi en la primera marca estadounidense en afincarse en la URSS?

Medios

Guerra, disputas comerciales y Bitcoin en 2019

Nicole Moscovich

Marcas virtuales de restaurantes revolucionan el sector

Paola Bandera

El dólar sube más de 1% en bancos de la City después del recorte de tasas de la Fed

Medios

Happy Box: objetivos, funciones y claves de éxito

Paola Bandera

Naturgy gana 592 millones en el primer semestre, frente a las pérdidas de 2018

Medios

Iberdrola gana 1.644 millones y eleva su beneficio un 17% hasta junio

Medios

Deutsche Bank pierde 3.190 millones hasta junio por el impacto del plan de ajuste y despidos masivos

Medios

Dejar Comentario