IEVENN
Asia

Irán reduce sus compromisos con el acuerdo nuclear y pone un ultimátum de 60 días para negociar

Un año después de que Estados Unidos se retirara del pacto, el presidente iraní Hasan Rohani anunció que su país deja de vender el excedente de uranio enriquecido y agua pesada y amenazó con nuevas medidas en el plazo de dos meses.

Irán aumentó la presión sobre el golpeado acuerdo nuclear de 2015 un año después de que Estados Unidos abandonara el pacto y en medio de una nueva ola de sanciones estadounidense que buscan ahogar la economía iraní.

En un mensaje televisado, el presidente iraní Hasan Rohani anunció que su país deja de vender los excedentes de uranio enriquecido y agua pesada a otros países y dio un plazo de 60 días para volver a la mesa de negociaciones con las potencias firmantes del llamado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA): Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania, además de Estados Unidos.

El mandatario aclaró que las medidas anunciadas por Irán “están en línea con el JCPOA” y tienen como objetivo “salvar” el pacto. “El acuerdo sigue en pie. Anunciamos nuestra reducción, no nuestra salida. El convenio necesita una cirugía, esto es para salvarlo y no para destruirlo”, subrayó Rohani, quien consideró que su país solo está “empezando la negociación con un nuevo lenguaje”, el cual “ahora es jurídico, mientras que ayer era diplomático y amistoso”.

Irán estableció el ultimátum de 60 días con el objetivo de que, en ese marco, los países firmantes vuelvan a la mesa de negociaciones y cumplan con las exigencias de Teherán, que reclama el levantamiento de las limitaciones a las transacciones con el sistema bancario iraní y a la venta de petróleo.

En caso que, cumplido el plazo, estos puntos no hayan sido contemplados, Rohani anunció que su Irán tomará dos nuevas medidas, que sí rompen directamente con aspectos del acuerdo nuclear: abandonará el compromiso de mantener el enriquecimiento de uranio en el 3,67% y avanzará en la finalización del reactor de agua pesada de Arak, el cual debía renovarse con el apoyo de los otros países firmantes del pacto.

Rohani aclaró que las medidas están amparadas por los puntos 26 y 36 del JCPOA, los cuales establecen que Irán puede reducir sus compromisos si las otras partes incumplen lo firmado.

En ese sentido, el mandatario destacó que los cinco países firmantes al margen de Estados Unidos dieron “buenos pasos” de palabra, pero no los llevaron al terreno práctico porque las naciones europeas son “cautivas” de Estados Unidos en materia económica.

Rusia culpa a Estados Unidos, China y Europa reclaman que se cumpla el acuerdo

Las medidas de Irán fueron anunciadas en primer lugar a las cancillerías de los países firmantes del acuerdo nuclear y las reacciones se multiplicaron desde entonces.

Rusia defendió la postura de Irán y culpó a Estados Unidos por llevar la situación hasta el punto actual. Así lo manifestó el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, quien mantuvo un encuentro con su contraparte iraní Mohammad Javad Zarif en Moscú.

Lavrov remarcó que las situaciones presentadas alrededor del pacto llevaron a Teherán a no poder cumplir con sus compromisos, mientras que Zarif remarcó que las medidas adoptadas por Irán son legales y reversibles. Además, ambos cancilleres coincidieron en que el convenio puede sobrevivir si los países europeos cumplen por completo con sus obligaciones.

Por su parte, representantes de los países europeos firmantes advirtieron a Teherán que sus medidas no son una buena señal e instaron a respetar el acuerdo nuclear.

La ministra de Defensa francesa, Florence Parly, dijo en una entrevista con BFM TV que “nada sería peor que Irán retirándose de este acuerdo” y no descartó que Europa pueda retomar las sanciones contra ese país si no cumple con lo pactado.

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, se mostró «preocupado» por el anuncio y expresó su deseo de cumplir el acuerdo, para lo cual «es necesario que Irán se mantenga adherido al acuerdo».

En tanto, el ministro junior de Asuntos Exteriores británico, Mark Field, dijo que el anuncio de Rohani es “un paso inoportuno” y advirtió que Irán “sufrirá consecuencias” si profundiza estas medidas.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores china, Geng Shuang, reiteró que el acuerdo debe ser implementado por completo y que todas las partes tienen la responsabilidad de hacerlo.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró que Israel “no permitirá que Irán desarrolle armas nucleares” y “continuará luchando contra aquellos que quieren matarnos”.

Por otro lado, en el marco de visita a Reino Unido, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó a Irán de ser «intencionadamente ambiguo» sobre sus planes nucleares.

Mientras que Tim Morrison, asesor especial del presidente Donald Trump y director de Armas de Destrucción Masiva y Biodefensa, anticipó que Estados Unidos impondrá nuevas sanciones a Irán «muy pronto» y catalogó las acciones impulsadas por Teherán de «nada menos que un chantaje nuclear a Europa».

Las tensiones entre Irán y Estados Unidos ponen en riesgo el acuerdo

El acuerdo nuclear se firmó en 2015 entre Irán, Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Alemania y, a través de él, la república islámica aceptó frenar su programa nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

Sin embargo, tras su salida del pacto hace un año –medida criticada por los otros países firmantes-, Estados Unidos ha intensificado las medidas contra Irán y retomó las sanciones contra ese país, a la vez que presiona para bloquear las exportaciones de petróleo iraní.

La escalada de tensiones se intensificó el último mes, luego de que Washington anunciara que no permitirá excepciones y todos los países deben dejar de comprar petróleo iraní o se expondrán a ser víctimas de sanciones.

La administración de Donald Trump también incluyó a la Guardia Revolucionaria de Irán en su lista de organizaciones terroristas, lo que llevó a Teherán con amenazar con el cierre del estrecho de Ormuz en el Golfo Pérsico si sus barcos quedan bloqueados allí.

Por último, esta semana, Estados Unidos anunció el traslado del portaaviones USS Abraham Lincoln en el Golfo para contrarrestar lo que catalogó de amenazas iraníes. Ese movimiento fue catalogado por Teherán como un acto de “fanfarronería” y parte de una “guerra psicológica” dado que, según el gobierno iraní, ese movimiento respondió a una rotación programada de embarcaciones.

Con Reuters y EFE

Noticias Asia

Trump ofrece a Irán ser el “mejor amigo” con sanciones, renuncias y amenazas militares

Medios

Tras intensa controversia, Estambul se prepara para nuevas elecciones

Medios

Turquía condena a cadena perpetua a 151 personas por el fallido golpe de Estado de 2016

Medios

La Guardia Revolucionaria de Irán derribó un dron estadounidense

Medios

Hay «evidencia creíble» que señala al príncipe saudita de incitar al asesinato de Khashoggi: investigadora de la ONU

Medios

Irán anuncia que pasará el límite de almacenamiento de uranio impuesto en el acuerdo nuclear

Medios

'Altos de Trump', la nueva colonia de los asentamientos israelíes en los Altos del Golán

Medios

Israel: Sara Netanyahu alcanza un acuerdo para evadir la prisión por mal uso de fondos públicos

Medios

Irán renueva su ultimátum en el acuerdo nuclear: «es necesario que todas las partes contribuyan»

Medios

La ONU y la Liga Árabe piden evitar una mayor confrontación en el Golfo de Omán

Medios

Acusaciones de EE. UU. sobre el presunto ataque a embarcaciones son un «sabotaje diplomático»: Irán

Medios

Crece tensión en el golfo de Omán tras presunto ataque a dos embarcaciones petroleras

Medios

Dejar Comentario