IEVENN
Cultura

Javier Marías, el escritor que desafía el silencio sobre el pasado franquista de España

El generalísimo Francisco Franco, uno de los pocos dictadores fascistas que murió pacíficamente en su cama, gobernó España durante tanto tiempo que muchos empezaron a temer que era eterno. Pero, a más de 40 años de su deceso, aún no se ha ido. Desde el gran funeral del caudillo, sus restos han estado sepultados en el Valle de los Caídos, un mausoleo monumental dedicado a las víctimas de la Guerra Civil española.

Ubicado 48 kilómetros al noroeste de Madrid, el Valle de los Caídos está conformado por una enorme basílica tallada en el costado de la cresta de una montaña de granito, coronada por una cruz de piedra de 152 metros, la más alta del mundo. El régimen afirmaba que el conjunto conmemorativo, que alberga los restos de cerca de 34.000 muertos del conflicto civil, tenía como propósito honrar a todos los que perecieron durante la contienda, pero en realidad se trata de un ejemplo de abuso psicológico a una escala histórica: decenas de miles de prisioneros políticos, muchos de ellos exsoldados republicanos, trabajaron durante más de veinte años, entre 1940 y 1959, para construir lo que se convertiría en la última morada de su verdugo.

En junio, el Partido Socialista Obrero Español, actualmente en el poder, anunció que exhumaría los restos de Franco y los sepultaría en un lugar menos llamativo. Durante la última década, el país ha estado eliminando los símbolos de la dictadura de los espacios públicos, según la Ley de Memoria Histórica de 2007, y muchos consideraron que la decisión del gobierno se había tardado mucho. Sin embargo, no todos estuvieron de acuerdo. En julio de 2018, casi mil simpatizantes de Franco se reunieron en el Valle de los Caídos, donde alzaron los brazos para hacer el saludo fascista y cantaron el himno de la Falange Española, el partido fascista español. En diciembre, el partido ultranacionalista Vox, un baluarte de la nostalgia franquista, logró importantes victorias en las elecciones regionales. Conforme se acercaba el 80 aniversario del final de la Guerra Civil, las divisiones que siguen separando al país se manifestaban de una manera inquietante.

A principios de 2019, le escribí a Javier Marías, el novelista actual más celebrado de España, para preguntarle si estaría dispuesto a asistir a la ceremonia de exhumación conmigo. En España, y en gran parte de Europa occidental, Marías goza de una suerte de autoridad y prestigio culturales que hacen que a su lado incluso los escritores estadounidenses más exitosos luzcan como aficionados desconocidos. Se han vendido más de 8,5 millones de copias de sus libros; todos, desde Roberto Bolaño y John Ashbery hasta los ganadores del premio Nobel, J. M. Coetzee y Orhan Pamuk, lo han llenado de elogios; durante años, ha estado entre los posibles escritores que podrían llevarse a casa el Premio Nobel de Literatura, y seguramente también será uno de los favoritos este año. No conforme con el considerable territorio ficticio que ha creado, Marías también incursiona con frecuencia en el mundo real mediante una columna semanal muy leída, y a menudo controvertida, que se publica en el diario El País.

Marías goza de una suerte de autoridad y prestigio culturales que hacen que a su lado incluso los escritores estadounidenses más exitosos luzcan como aficionados desconocidos. Se han vendido más de 8,5 millones de copias de sus libros.

Tanto en la ficción como en la polémica, Marías se ha puesto plenamente al servicio del reconocimiento, pospuesto desde hace mucho, del pasado reciente de España. Durante los últimos años del régimen franquista se produjeron múltiples manifestaciones públicas pero la rápida transición a la democracia liberal luego del fallecimiento del dictador fue, en gran medida, un proceso impuesto desde el poder. En 1976, como parte de un acuerdo de palabra conocido como el pacto del olvido, los fascistas acordaron ceder el poder con la condición de que nadie rindiera cuentas por los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y la dictadura. “Todos aceptaron esta condición, no solo porque era la única manera de pasar de un sistema a otro de manera más o menos pacífica, sino también porque los que más habían sufrido no tenían otra alternativa y no estaban en condiciones de exigir nada”, escribió Marías en Así empieza lo malo, su novela de 2014, que se enfoca en un matrimonio largo e infeliz que comienza a desbaratarse durante el periodo posterior a Franco. “La promesa de un país normal”, agregó, “pudo mucho más que la vieja búsqueda de desagravio o el afán de reparación”.

Esta contrapartida moral y el silencio cultural que inauguró han sido un motor creativo para Marías. A menudo, sus novelas giran en torno a personas para quienes el olvido, o la ignorancia consciente, se ha convertido en un estilo de vida. Incluso cuando sus libros no se tratan explícitamente del franquismo suelen analizar las estructuras sentimentales que evocan a la dictadura y sus secuelas. En Corazón tan blanco, publicado en 1992, el narrador escucha un rumor perturbador acerca del primer matrimonio de su padre. En vez de investigar, como lo haría la mayoría de los protagonistas, decide que no quiere saber nada al respecto. Como muchas de las mejores novelas de Marías, el libro es una suerte de intriga lenta en la que un personaje pasivo y precavido termina ingeniosamente involucrado en un cuento negro de adulterio y asesinatos. “No quería saber, pero terminé sabiendo” es una frase que se convierte en un estribillo repetido a lo largo del texto y que encapsula fríamente la actitud de toda una generación de españoles sobre su propio patrimonio problemático.

Es por eso que asistir con Marías a la exhumación de Franco me parecía apropiado y oportuno. Mientras esperaba su respuesta imaginé una escena de exorcismo o catarsis histórica. El laureado escritor español del silencio y la negación, observando cómo su país finalmente encaraba lo que durante décadas había estado fuera de los límites. Cuando por fin recibí su respuesta, esa visión entusiasta quedó destruida. “No podría importarme menos lo que pase con los restos de Franco, que los destrocen, los desechen o simplemente los dejen donde están”, escribió. Después llegaría a percibir que Marías considera que el actual régimen español de conmemoración es casi tan evasivo y deshonesto como la amnesia colectiva que remplazó. Accedió a hablar conmigo, pero dijo que jamás había visitado el Valle de los Caídos y aseguró que eso no cambiará.

Marías, de 67 años, no escribe correos electrónicos; produce su correspondencia en el mismo modelo de máquina de escribir eléctrica que ha estado usando para redactar sus libros y columnas durante más de un cuarto de siglo. Después un asistente escanea las hojas y las envía como adjuntos en PDF a la persona correspondiente. Recibir sus comunicaciones es como tener una conversación con alguien que insiste en llamarte “señor” o “mi estimado”, algo a la vez pintoresco y un poco intimidante. Ya no es fácil conseguir la Olympia Carrera de Luxe, el tipo de máquina de escribir que prefiere Marías, y su modelo actual está a punto de dejar de existir. Si no puede encontrar un remplazo, anunció en una columna publicada justo después de que terminó su novela más reciente, Berta Isla (cuya traducción será lanzada esta semana en Estados Unidos), quizá no tenga más alternativa que dejar de escribir por completo.

“No quería saber, pero terminé sabiendo” es una frase que se convierte en un estribillo repetido a lo largo de Corazón tan blanco y que encapsula fríamente la actitud de toda una generación de españoles sobre su propio patrimonio problemático.

Marías estaba bromeando… probablemente. Como suele encarnar el papel de cascarrabias, a veces es difícil saber cuán en serio se deben tomar sus ocurrencias. Como un hombre glotón que llena excesivamente su plato en el bufé, el autor ha expresado su desprecio por todo: desde las ciclovías (que han “herido mortalmente” a la capital) o la contaminación auditiva (en España “no tiene nada de raro escuchar golpes de martillo a mitad de la noche”) hasta la tiranía latente de la superioridad moral (“uno de los más grandes peligros que amenazan a la humanidad”).

Determinar su seriedad no fue un problema cuando llegué a su departamento en la zona central de Madrid una tarde a finales de mayo. “Hay un imbécil allá abajo”, dijo Marías poco después de abrirme la puerta. Habla muy buen inglés —aunque a veces un poco anticuado— y a menudo pregunta si está pronunciando bien una palabra o si sus expresiones son correctas “¿Imbesail?”, me preguntó. Le dije que lo había pronunciado bien la primera vez, y Marías no volteó a verme. “Hay un imbécil allá abajo”, continuó. “Un imbécil que finge que está comentando un partido de fútbol”.

El sábado siguiente, el Liverpool se enfrentaría al Tottenham Hotspur en la final de la Liga de Campeones de la UEFA en un estadio ubicado en los suburbios de Madrid y, de acuerdo con los reportajes, más de 100.000 aficionados británicos habían llegado a la ciudad para asistir al evento. En todas partes había pantallas gigantes, carpas publicitarias y hordas de hombres ebrios con el torso desnudo cometiendo actos vergonzosos o a punto de hacerlo. En la vieja plaza debajo del apartamento de Marías, los niños estaban jugando futbol en una cancha improvisada. Un hombre de voz estridente pretendía ser el comentarista con un altavoz a todo volumen.

Marías ya había bajado para hablar con él. “Le dije: ‘Escúchame. Esto no es necesario’”, me dijo, comenzando lo que obviamente sería un recuento detallado de lo sucedido. “‘No puedes atormentarnos durante doce horas, del mediodía a la medianoche. No podemos hacer nada, ¡ni trabajar ni vivir!’”.

“¡Gol, gol, gol, gol!”, gritó de pronto el imbécil desde abajo.

“‘Ah, sí, no queremos molestarlo, pero el ayuntamiento nos dio permiso’”, continuó Marías imitando las respuestas de su antagonista. Su respiración se tornó furiosa y comenzó a asentir lentamente, una pequeña pantomima de disgusto que ha ido dominando fatigosamente. “Sí, estoy seguro de que el ayuntamiento te dio permiso, ¡porque entrega permisos para cualquier idiotez! ¡Siempre es lo mismo!’”. Me pregunté si debía ofrecerme a bajar a hablar con ellos. “Es una locura. ¡Están invadiendo toda la ciudad y ni siquiera hay un equipo español en la final!”.

Como suele encarnar el papel de cascarrabias, a veces es difícil saber cuán en serio se deben tomar sus ocurrencias. Como un hombre glotón que llena excesivamente su plato en el bufé, Marías ha expresado su desprecio por todo: desde las ciclovías o la contaminación auditiva hasta la tiranía latente de la superioridad moral.

Marías tiene una cabellera fina, que ha comenzado a perder, párpados pesados y una boca pensativa. A menos de que haya circunstancias excepcionales, también tiene un cigarrillo encendido entre los dedos (a veces ha rechazado honores e invitaciones del extranjero porque ese tipo de excursiones incluyen muchos lugares —el avión, el hotel, el auditorio— en los que tendría que abstenerse de fumar). En su juventud, y la mediana edad, era guapo como las estrellas de cine; sus amigos se refieren a su estilo de vida como una soltería llena de energía. En persona es encantador, cálido y atento. En cuanto sacó de su pecho el asunto del ruido, me pidió que me sentara y me preguntó si quería beber algo: ¿cerveza? ¿Coca-Cola? ¿Chocolate? ¿Cigarrillos?

Marías es, como dijera Anthony Powell, un hombre de la tarde. Normalmente se levanta a las once de la mañana. Puesto que el almuerzo en Madrid ocurre entre las dos y las tres de la tarde, cuenta con unas buenas horas para escribir. Después del almuerzo, regresa a su escritorio y comienza otro turno. Quizá ve a sus amigos en la cena (a las nueve de la noche por muy temprano), y después disfruta de lo que llama “mi tiempo” (lo cual es un poco redundante), durante el que lee, escucha música o ve películas. Se va a la cama como a las tres de la mañana. El año pasado se casó con Carme López Mercader, su pareja desde hace más de dos décadas, después de que le dijeron que, cuando muriera, el 70 por ciento de la herencia que ella recibiera se destinaría al gobierno. Mercader, editora, vive en Barcelona y tiene dos hijos adultos de una relación anterior. Generalmente pasan de dos a tres semanas juntos y de cuatro a cinco separados. Varias de las relaciones previas de Marías han sido con mujeres que viven en otras ciudades, o incluso en el extranjero. “Así es más difícil cansarse el uno del otro”, comentó. “Hay tiempo para extrañarse”.

Suena a la adultez idílica de un adolescente y, en efecto, Marías comenzó a establecer los cimientos de ese estilo de vida a una edad temprana. En 1969, cuando tenía 17 años, se escapó de Madrid, donde creció, para pasar el verano en París, en el departamento de Jesús Franco, su tío, el director de películas serie B y a veces también pornógrafo de producciones como Las vampiras y Virgen entre los muertos vivientes. En la capital francesa, Marías se sintió menos atraído por la agitación política de la época que por la Cinémathèque Française, cuyo programa de verano ese año estaba lleno de clásicos estadounidenses del cine negro. A lo largo de un periodo de seis semanas vio más de 80 películas, según sus cálculos. Esos filmes proporcionaron la inspiración para Los dominios del lobo, su primera novela, cuyo borrador casi había terminado para cuando regresó a casa en otoño. Se publicó dos años más tarde cuando Marías, en ese entonces estudiante de licenciatura en la Universidad Complutense de Madrid, apenas tenía 19 años.

Marías no usa correo electrónico, despacha su correspondencia con una Olympia Carrera de Luxe, en la que escribe desde hace más de un cuarto de siglo. Gianfranco Tripodo para The New York Times

Hace poco, un académico desenterró una copia del informe de censura de esa novela y se la envió a Marías. “Decía: ‘Este libro es basura y ciertamente inmoral’”, me dijo Marías, resumiendo con alegría el veredicto. “‘Pero no dice nada en contra del Estado ni de la Iglesia’, lo que de verdad les importaba”. Eso es cierto en sentido literal; sin embargo, la novela logró expresar su desprecio por la cultura insular de la España de Franco, obsesionada con cuestiones de identidad nacional y pertenencia. Es más una colección de cuentos encadenados que una novela totalmente realizada, se escenifica en un Estados Unidos que solo existe en la mente, basado en las películas, los libros y la música popular. El contenido era menos provocador que las partes faltantes o lo que ese vacío insinuaba: no todo tenía que tratarse de Franco.

Para entonces, Marías también tenía mucha experiencia de primera mano con el Estados Unidos real. Julián Marías, su padre, un filósofo e intelectual público prominente, había pasado la Guerra Civil escribiendo y transmitiendo propaganda republicana; en 1939, algunas semanas después de que terminó el conflicto, quedó atrapado en la purga sistemática que Franco ejecutó en la oposición derrotada y escapó del pelotón de fusilamiento solo después de que un testigo llamado por la fiscalía terminó declarando a su favor. Su experiencia bajo el régimen fue una formación para su hijo. Como Julián tenía prohibido dar clases en las universidades españolas, de vez en cuando aceptaba cortas estancias académicas en el extranjero, incluyendo varias en universidades estadounidenses.

Javier, sus tres hermanos y Dolores, su madre, traductora, lo acompañaban. En New Haven, donde su padre estaba dando clases en Yale durante el año académico de 1955-56, escuchó el inglés hablado por primera vez, una lengua que tendría un papel decisivo en su vida. Después de publicar su segunda novela, a los 22 años, Marías tomó una pausa de seis años en su carrera como autor de ficción y se dedicó a varios proyectos de traducción, es decir, a reescribir la ficción de otros. Él dice que este periodo, en el que tradujo a Laurence Sterne, Thomas Hardy, Joseph Conrad, Vladimir Nabokov y otros escritores, fue esencial en su desarrollo artístico. A mediados de la década de 1980, enseñaba literatura española y teoría de la traducción en la Universidad de Oxford, donde ambientó Todas las almas, su brillante sátira académica en la que muchos de sus antiguos colegas creyeron reconocer un reflejo poco favorecedor de sí mismos.

Ya se ha señalado que los protagonistas de Marías a menudo son personas que viven de manera indirecta a través de las palabras de otros: hay un cantante de ópera (El hombre sentimental, 1986), un escritor fantasma (Mañana en la batalla piensa en mí, 1994), un editor (Los enamoramientos, 2011). Juan, el narrador de Corazón tan blanco —el libro que convirtió a Marías en una celebridad europea en la década de 1990— es traductor e intérprete. En uno de los mejores fragmentos cómicos de la novela, sirve de mediador entre dos políticos que evidentemente son Felipe González, primer ministro de España, y su contraparte británica, Margaret Thatcher, en una reunión privada. Al traducir mal a propósito (la pregunta de González, “¿Quiere que le ordene una taza de té?” se convierte en “Dígame, ¿la gente en su país la ama?”), Juan saca a relucir los anhelos autoritarios reprimidos de los participantes. A pesar de la imagen favorable de Europa, Marías a menudo sugiere que el continente todavía debe liberarse por completo de la influencia del fascismo.

A los 22 años, Marías tomó una pausa de seis años en su carrera como autor de ficción y se dedicó a varios proyectos de traducción, es decir, a reescribir la ficción de otros. Él dice que este periodo  fue esencial en su desarrollo artístico.

La novela más reciente de Marías, Berta Isla, cuenta la historia de un matrimonio fundado en una suerte de pacto privado del olvido. Como estudiante de preparatoria en Madrid, la protagonista conoce y se enamora de Tomás Nevinson, el hijo de una madre española y un padre inglés expatriado. Durante su época como estudiante de licenciatura en la Universidad de Oxford, Tomás es reclutado por los servicios británicos de inteligencia, pues creen que gracias a su bilingüismo podría ser un excelente espía. Regresa a España y se casa con Berta pero su trabajo, del que ella acepta no preguntar, lo obliga a llevar una vida doble. Los secretos engendran secretos, y pronto su matrimonio se convierte en un juego de engaños mutuos. A lo largo de un periodo de más de tres décadas, desde principios de la década de 1960 hasta el final de la Guerra Fría y más allá, el libro ofrece un análisis perturbador de cómo la historia se filtra y contamina nuestras relaciones más íntimas.

En determinado momento, Berta reflexiona furiosamente sobre el entusiasmo popular expresado durante la Guerra de las Malvinas, en la que cree que Tomás se ha involucrado: “El pueblo, que a menudo es vil y cobarde e insensato, nunca se atreven los políticos a criticarlo (…) Es solo que se ha erigido en intocable y hace las veces de los antiguos monarcas despóticos y absolutistas. Como ellos, posee la prerrogativa de la veleidad impune, no responde de lo que vota ni de a quién elige, de lo que apoya, de lo que calla y otorga o impone y aclama”.

Desde luego, Marías no está proponiendo una falsa equivalencia moral entre la dictadura y la democracia. Cuando le pregunté qué sintió cuando se enteró de la muerte de Franco, no vaciló. “Alegría”, respondió. “Alivio y mucha alegría”. Cuando se volvió claro que no se haría justicia con nadie, también sintió mucha furia. No estaba solo. Una característica de la España posterior a la transición que fue especialmente enloquecedora para quienes sufrieron bajo el régimen de Franco fue la manera en que ciertos exsimpatizantes del dictador comenzaron a reinventarse como liberales de toda la vida. Esa remodelación desfachatada no fue desafiada durante una época en la que hacer acusaciones se consideraba algo mezquino, vengativo o una amenaza al frágil orden social.

Todavía en 1999, Marías recibió una lluvia de correos llenos de odio después de publicar una columna en la que atacó al escritor Camilo José Cela, que ganó el Premio Nobel de Literatura en 1989, el último español en lograrlo. Cela había luchado en el frente Nacionalista de la Guerra Civil y trabajaba como censor; según un académico, durante la dictadura también informó sobre muchos en su medio literario. No obstante, desde finales de la década de 1970, Cela le restó importancia a su pasado fascista y afirmaba que era víctima de las circunstancias o el títere de agentes más poderosos. Marías, cuyos padres conocían personalmente a Cela y podían confirmar la fraudulencia de esas maniobras exculpatorias, se sintió obligado a romper la conspiración de silencio cuando el galardonado del premio Nobel respondió con arrogancia a un entrevistador que le preguntó sobre su colaboración con el viejo régimen. En su columna, Marías ni siquiera mencionó a Cela, pero a todos los que conocían la situación les quedó claro a quién se refería, y esta violación del contrato social causó indignación por parte de los lectores en todo el espectro político. “¡Ay, por favor!” fue como Marías resumió la reacción. “¿Vas a sacar a relucir eso ahora?”.

Gracias en gran medida al activismo comunitario realizado por los hijos y nietos de las víctimas de Franco, la España del siglo XXI ha recorrido un largo camino para derrocar este sofocante consenso moral. La Ley de Memoria Histórica de 2007 no solo condenó oficialmente al régimen de Franco por primera vez, también proporcionó el apoyo del Estado a quienes buscan ubicar, exhumar y volver a sepultar formalmente a sus familiares que murieron durante la dictadura, muchos de los cuales fueron sepultados en fosas comunes. Aunque acepta estos avances como necesarios y humanos, Marías ve nuevas prevaricaciones tras ellos.

El pacto del olvido fue aceptado de manera generalizada, me dijo, no solo porque le convenía a la clase gobernante, sino también porque redundaba en beneficio de muchos españoles ordinarios que fueron cómplices en la represión de los años franquistas y estaban felices de saber que el tema se olvidaría. Este es un matiz que a menudo se pierde en las polémicas contemporáneas, sobre todo las de una generación nacida tras la muerte de Franco que ha llegado a considerar la transición como una traición cobarde. El año pasado, Marías escribió una columna titulada “Una dictadura, necios”, en la que reprendió a los que habían comenzado a atacar a la gente de su edad por permitir que Franco y sus secuaces salieran bien librados. Ese tipo de acusaciones, argumentó Marías, revelaban una “ignorancia criminal” de la historia, que a su vez volvía susceptibles a los españoles que creen en el “cuento de hadas” de que “el establecimiento de la democracia fue el trabajo del ‘pueblo’, cuando en realidad el ‘pueblo’, con algunas excepciones, estaba dedicado a la dictadura y la vitoreaban”. Si no hubiera sido por los líderes de ese entonces, la mayoría provenientes de la era franquista, “es posible que esa dictadura hubiera sobrevivido otra década, con el consentimiento de muchos compatriotas”.

“He hablado demasiado, algo de lo que de alguna manera me arrepiento”, dijo Marías cuando regresé a su departamento ya entrada una tarde. No se refería a nuestras conversaciones, que ya llevaban varios días, sino a su carrera como columnista, intelectual público, y como generador y defensor de opiniones. Quizá estaba a punto de hacer un descubrimiento en ese momento. En su época de estudiante, Marías estuvo involucrado con un grupo activista que adversaba a Franco y alzó la voz con vehemencia en contra de la dictadura y sus defensores en cuanto se eliminaron las restricciones a la prensa a fines de la década de 1970. Aún se considera un hombre de izquierda pero, según admite, se ha vuelto más conservador con el tiempo. Cuando habla de uno de sus temas favoritos —los excesos de la izquierda contemporánea, por ejemplo, o lo que considera su énfasis en asuntos culturales por encima de los económicos— emprende una misantropía apolítica y aplanadora que es más actuación que análisis. Su expresión de arrepentimiento en efecto fue lo menos distintivo que me dijo durante nuestros encuentros. “Estoy en un periodo de mi vida en el que no tengo ganas de revelar demasiado sobre mí”, continuó, con el rostro atrapado en un ray de luz lleno de humo que provenía de las ventanas francesas. “Desde luego, ahora es demasiado tarde para convertirme en un Salinger”.

Marías no defiende la ignorancia absoluta; nos está invitando a considerar la tensión que existe entre la memoria —una forma de perpetuar el agravio o la división— y el olvido.

La volubilidad es algo que Marías tiene en común con sus narradores, pero su ficción no reproduce esa costumbre así como así; la aborda con ironía y la interroga. Las oraciones prodigiosas con las que construye sus novelas, a la vez fluidas y tensas, llenas de muletillas, tartamudeos y autocorrecciones, son muestras de una proeza técnica que también revela una incertidumbre profunda y casi metafísica: ¿qué incluir? ¿Qué excluir? ¿Dónde quedarse callado? Esa última pregunta ha inspirado algunas de sus mejores creaciones. Marías ha argumentado de manera provocadora que no decir nada a veces puede requerir la misma valentía moral que alzar la voz.

Berta Isla incluye a varios personajes de Tu rostro mañana, la épica serie de novelas publicada en tres volúmenes entre 2002 y 2007 acerca de Jacques Deza, un académico que de manera inesperada es reclutado por los servicios británicos de inteligencia. Algunos episodios poderosos tratan de la relación de Deza con su padre, otro académico cuya historia es sorprendentemente similar a la de Julián Marías: tras ser denunciado por un viejo amigo poco después de la Guerra Civil, le prohíben dar clases en universidades españolas y escribir para los diarios del país. Jacques no entiende la falta de animosidad de su padre respecto de ese personaje, quien disfrutó de una carrera académica exitosa bajo el régimen franquista y no rindió cuentas por sus actos.

Para el padre todo se trata de la cuestión del mal que, según cree, el mundo moderno ha convertido en una suerte de fetiche. “Hoy existe un gusto por exponerse a lo más bajo y vil, a lo monstruoso y a lo aberrante, por asomarse a contemplar lo infrahumano y por rozarse con ello como si tuviera prestigio o gracia”, comenta. Esto le parece precisamente retrógrada: “Hay acciones tan abominables o tan despreciables que cometerlas debería anular cualquier curiosidad posible por quienes las realizan, y no crearla ni suscitarla”. Elegir no saber, negarle al mal su poder de retener y aterrorizar la imaginación… eso es una idea radical si no es que herética en nuestra época, y sobre todo en Europa, el epicentro de tantos horrores del siglo XX. Como lo argumenta Tony Judt en Postwar: A History of Europe Since 1945, su libro de 2005, la memoria histórica se ha convertido en una especie de religión secular, “la fundación de la identidad colectiva”. Desde luego, Marías no está defendiendo la ignorancia absoluta; nos está invitando a considerar la tensión que existe entre la memoria, que puede ser asfixiante y limitante —una forma de perpetuar el agravio o la división— y el olvido, que puede ser una forma de liberación.

El pasaje, dijo Marías, se inspiró en conversaciones que tuvo con su padre, que murió en 2005. Cuando le pregunté al respecto, me dijo que, aunque nunca escribe libros con un “mensaje”, más o menos está de acuerdo con las palabras del padre de Jacques. “Algunas cosas son tan malvadas que es suficiente que simplemente hayan ocurrido”, comentó. “No necesitan una segunda existencia en la narración”. Dio una calada a su cigarrillo. “Bueno, eso es lo que pienso algunos días”, continuó. “Otros días pienso lo contrario”.

La gigantesca cruz en la cumbre del Valle de los Caídos puede verse desde las afueras norteñas de Madrid y, conforme te acercas, comienza a dominar el paisaje. Mientras el autobús se abría camino por la ladera boscosa que llevaba al monumento, nuestro guía nos dijo que la basílica subterránea en la que pronto entraríamos era más grande que la de San Pedro en Roma, algo prohibido por la Iglesia católica. Antes de que pudiera consagrarse, tuvo que construirse una división en la entrada, lo cual creaba un pequeño vestíbulo no santificado que reducía las dimensiones totales a un tamaño aceptable. Cuando llegamos, descubrí que ese espacio estaba ocupado en parte por una pequeña tienda de regalos. Había tazas del Valle de los Caídos, imanes para el refrigerador, latas de mentas sin azúcar, cada cosa marcada con la misma imagen de la gigantesca cruz que se cierne sobre la fachada cóncava de la basílica. Mientras veía la mercancía, no tuve problemas para entender la cifra reportada en una encuesta reciente: el 38 por ciento de los españoles creen que Franco debe quedarse donde está.

Se salieron con la suya, al menos por ahora. El 4 de junio, menos de una semana antes de que se llevara a cabo la ceremonia, el Tribunal Supremo de España ordenó que el gobierno suspendiera sus planes de exhumar los restos de Franco; su familia había presentado una apelación meses antes, argumentando que la remoción constituiría una violación de un sitio de entierro, y aún estaban esperando un fallo. Parece probable que la batalla legal continúe durante meses, o más. Como Marías lo dice al final de Así comienza lo malo: “El pasado tiene un futuro con el que nunca contamos”.

Dentro de la iglesia, la gente estaba rezando, observando las efigies militares encapuchadas a lo largo del muro, paseando con el aire indeciso y asombrado de los turistas que no están seguros de qué pensar sobre lo que los rodea. Una losa de mármol en el suelo detrás de un altar mayor circular es la cripta de Franco. Alguien había colocado un ramo de claveles rojos y blancos en el centro. Un empleado me dijo que la Fundación Nacional Francisco Franco, cuya misión es glorificar al dictador, deja flores nuevas todas las semanas.

Noticias Internacional

Escritor español Javier Cercas ganador del Premio Planeta 2019

Mariángel Paola Álvarez

Los autores Olga Tokarczuk y Peter Handke ganan los Nobel de Literatura de 2018 y 2019

Medios

Un extracto original de Guerra y Paz llega a Ginebra

Medios

12 cómics para el fin de semana

Medios

París estrena los controvertidos 'Tulipanes' de Koons

Medios

El guionista del musical de 'Ghost': «Todo el mundo desea un momento más con alguien que no está»

Medios

La acb renueva su identidad

Medios

La Bienal de Lyon abre sus puertas

Medios

¿Este es el museo más accesible del mundo?

Medios

Cupido es una periodista curiosa

Medios

Los secretos del libro de Hitler: Mi lucha

IEVENN

París reúne por primera vez a los cuatro grandes fotógrafos de Marilyn Monroe

Medios

Dejar Comentario