IEVENN
Baloncesto

Joel Embiid: el bromista e inmaduro camerunés que desata tempestades en la NBA

Cursos Online Habbility.com

Fuente: AP – Crédito: Chris Szagola)

Suele decirse que la temporada regular de la NBA es para el espectáculo y la diversión, pero que todo se vuelve mucho más serio cuando llegan los playoffs. Y probablemente así eran las cosas. antes de que apareciera Joel Embiid.

En el tercer juego de la serie entre Toronto y Philadelphia (los Sixers ganan 2 a 1), el pivote camerunés de 2,13 metros fue la gran figura. Con el partido ya definido, hizo la jugada de la noche. Con un amague hizo pasar de largo al experimentado Marc Gasol y después enterró la pelota como si estuviera en un torneo de volcadas del All Star. Lo celebró haciendo el avioncito, llevándose las manos a las orejas para escuchar al público, riéndose de todos. Unos minutos antes, había hecho un gesto balanceando sus brazos de un lado a otro como si estuviera durmiendo a un bebé, una clara burla al sencillo trámite del juego ante los Raptors.

Luego del partido le preguntaron por las cargadas a los rivales, si eso no era poco conveniente en una instancia de tanta tensión. Lejos de arrepentirse, arremetió: «Los que me conocen saben lo que necesito. Quiero divertirme. Mi juego cambia cuando me divierto. Siempre me dicen que si no sonrío durante el partido es porque estoy jugando mal o no estoy comprometido. Cuando sé que estoy jugando bien, me voy a divertir en la cancha».

¿Los rivales lo aceptan? La realidad es que a pocos les cae bien un bocón. Embiid es lo que se conoce en la NBA como un especialista en el «trash talking». Les habla a sus rivales, trata de sacarlos de concentración. Es un buscapleitos profesional con un salario anual de 25 millones de dólares. Pese a todo, es un bromista que resulta divertido y suma fanáticos con su personalidad.

Claro que también es uno de los mejores jugadores de la NBA. En ese mismo partido terminó con 33 puntos, 10 rebotes y 5 tapas. Tan dominante fue su actuación que Mark Jackson, comentarista de ESPN dijo: «Sería un crimen si al final de la carrera de Embiid no se lo considerara uno de los mejores de la historia».

Su compañero Jeff van Gundy, que además fue el entrenador de los Estados Unidos en la eliminatoria para el Mundial de China 2019, se enojó con la afirmación y le contestó a los gritos: «No puedes ponerlo a la altura de Bill Russell, Wit Chamberlain, Shaquille O’Neal y Kareem Abdul-Jabbar». Jackson replicó: «La evidencia está a la vista».

También es buen defensor

Lógicamente son muchas las cosas que Embiid todavía debe hacer para igualar a esas figuras. Pero las mayores dudas las genera por su comportamiento casi adolescente en algunos partidos.

Puede salir de un tiempo muerto para bailar con las porristas o burlarse de los mismísimos campeones de la NBA. Como ocurrió después del cuarto partido de la serie de la primera rueda de playoffs. Philadelphia se había puesto 3-1 en la serie y una de sus primeras frases fue: «Tengo miedo de que nos pase lo mismo que a los Warriors». Hacía referencia, claro, a aquella final en la que Golden State, después de estar 3-1 al frente, terminó perdiendo con el Cleveland de LeBron James, en 2016. Su compañero Jimmy Butler, que lo acompañaba en la rueda de prensa, estalló en carcajadas y abandonó la sala.

La llegada a los Estados Unidos

Embiid tiene apenas 25 años, pero ya puede escribir varios libros de su vida. Creció en una familia de clase alta en Yaundé, en Camerún. Jugaba al voleibol. Quiso intentarlo con el básquet pero su papá no lo dejó: «Nadie juega al básquet en Camerún», le dijo. Pero por su altura y por pura casualidad participó en uno de los eventos de «Básquet sin fronteras» que organiza la NBA. El anfitrión del campus fue Luc Richard Mbah a Moute, un camerunés que jugó en los Lakers en la última temporada. Fue él quien, sorprendido por la movilidad de ese gigante de 15 años, le hizo contactos para estudiar en Montverde, Florida.

La adaptación fue difícil en el comienzo. «Apenas sabía hablar inglés y mis compañeros pensaban que yo había crecido en la jungla matando leones. Y para ser sincero, les hice creer que eso era verdad». Le gustaba tener esa fama y se aprovechó de la situación para mostrarse como un hombre duro.

Las locuras de Embiid

Jugó en la universidad de Kansas, pero más tarde su vida profesional se vio interrumpida por las lesiones. Pese a una fractura en el pie derecho, Philadelphia lo eligió en el puesto número 3 del Draft de 2014. «Trust the process» (confía en el proceso), fue la frase que Sam Hinkie, gerente general del equipo por entonces, dio para explicar por qué tomaba semejante riesgo, gastando una posición muy valiosa del Draft por un jugador lesionado.

Al principio el plan salió mal. La lesión se agravó y Embiid tuvo que ser operado. Se perdió toda la primera temporada. La prensa empezó a cuestionar la elección.

Aun así, era una promesa importante y una figura reconocida. Sin jugar, empezó a causar impacto en las redes. Desde su cuenta de Twitter, invitó a cenar a la cantante Rihanna, que le contestó: «Volvé a intentarlo cuando seas un All Star».

En medio de la recuperación, llegó lo peor. Un camión que perdió el control en Yaundé se metió en el patio de una escuela y mató a Arthur, el hermano de Joel. El gigante estaba solo en Philadelphia. Viajó a Camerún para el funeral de su hermano, al que llevaba tres años sin ver. Cuando volvió a los Estados Unidos, sin poder entrenarse por la lesión, aumentó de peso. Todos lo veían cada vez más lejos de la NBA.

Fuente: AFP – Crédito: Mitchell Leff

Por si fuera poco, tampoco pudo debutar en su segunda temporada. Volvió a sufrir una fractura en el mismo lugar. Más tarde, llegó a confesar que entre la depresión por lo de su hermano y la mala fortuna con el básquet, pensó en irse a Francia para probar suerte con el voleibol, el deporte que había jugado en toda su infancia.

Pero todavía tenía un contrato que cumplir. En 2016, antes de jugar su primer partido, con apenas 22 años, se acercó a Matt Cord, el encargado de la locución en el Wells Fargo Center, donde los Sixers tienen su localía, y le pidió que en la presentación lo llame Joel «The Process» Embiid, recordando el motivo por el que fue elegido por esa franquicia.

«No es un proceso, el proceso soy yo», fue su soberbia explicación cuando le preguntaron la razón por la que eligió ese apodo.

Una vez que consiguió tomar ritmo de juego, se convirtió en un jugador imparable. «Soy el mejor pivote de la NBA. El jugador más determinante de la liga», repite una y otra vez.

En 2018 por primera vez fue elegido para el All Star. Esa misma noche, una periodista le preguntó en televisión nacional si ahora iba a llamar a Rihanna. Pero respondió: «Ella tuvo su oportunidad. Me rechazó en aquel momento, y no hay razón para volver con ella. Tengo que pasar la página. Hay muchas mujeres hermosas y yo soy un muchacho guapo».

Aunque un tiempo después volvió a la carga: «Babe are you single or nah?», le escribió a Rihanna en su cuenta de Twitter.

Se peleó con Russell Westbrook, con Draymond Green, con Donovan Mitchell. con cada figura contra la que se enfrentó. No teme hacerlo. Se siente cómodo. En algún punto, con su personalidad extravertida termina cubriendo un papel muy similar al que hacía en su época Shaquille O’Neal.

En estos playoffs cada partido le da un motivo para encender una polémica diferente. En el primer juego de la serie con Brooklyn, los Sixers perdieron y fueron muy criticados. Especialmente por un video en el que se lo ve a Embiid mirando el teléfono celular de Amir Johnson mientras estaba en el banco de suplente y con el partido en desarrollo. Ambos fueron multados. Para tratar de desviar la polémica, explicó: «Amir me estaba mostrando un mensaje porque tiene a su hija enferma».

Embiid le roba una falta técnica a Mitchell

También ante Brooklyn, después de cometerle una dura infracción a Jarrett Allen, recibió un empujón de Jared Dudley. Su compañero Jimmy Butler salió a defenderlo y comenzó una pelea. Tras el partido, atacó a Dudley: «Antes que nada, quiero decir que él es un Don Nadie. Solo intentó sacarme del juego. Soy demasiado valioso para mi equipo. Por eso no reaccioné. No hice nada. En ese tipo de situaciones, solo tengo que mantenerme tranquilo y ser maduro». Y para rematar su «madurez», dijo que lo de Butler (porque golpeó a Dudley) había sido tan bueno, qué él iba a pagar los 15.000 dólares de multa que le pusieron.

Ese repertorio convive con una fuerte presencia en Instagram y en Twitter. En cuestión de semanas, puede hacer estallar varios focos de conflicto:

  1. Atacar al N° 1 del Draft (DeAndre Ayton), porque la prensa lo comparó con él: «Va a ser bueno, pero este año le van a patear el culo. Por favor, no me comparen con él, yo juego en defensa».
  2. Burlarse del Barcelona de Messi cuando pierde un partido (es fanático de Real Madrid). «Apestan como los Sixers», dijo en un mal año de su equipo.
  3. Mezclarse en una insólita discusión con la actriz porno Mia Khalifa. Ella lo llamó perdedor. El le contestó con un grosero comentario sexual.
  4. O despertar una polémica cuando dice que si le pagan bien puede llegar a jugar para la selección de Francia (nunca lo hizo con la camiseta de Camerún). Al punto que Evan Fournier, jugador francés y de Orlando, replicó: «Me molesta cuando las otras selecciones lo hacen y por lo tanto, es válido decirlo para el equipo francés. ¿Dónde está el respeto por Rudy (Gobert, pivote de Utah) o los otros que hacen sacrificios para jugar en la selección cada verano?».

Todo eso y mucho más es capaz de hacer este muchacho de 25 años que quiere adueñarse de la NBA. La sensación es que le falta bastante para ganarse el trono. Pero por ahora sigue en carrera.

El mejor partido de Thompkins

Medios

El Madrid firma la mejor racha de victorias de la presente Euroliga

Medios

Caen los líderes: el Madrid se descompone en Zaragoza y los Lakers sucumben ante Doncic

Medios

Pau Gasol anuncia que deja de ser jugador de los Portland Trail Blazers

Medios

Laso: “El Khimki es difícil y espero que el apoyo del público nos empuje”

Medios

NBA – 115-123 Davis y Kuzma salvan a Lakers ante los Suns con Rubio de líder

Medios

102-94. Gilgeous-Alexander lidera a los Thunder en la victoria frente a los Magic

Medios

Un estelar Alocén lidera al Zaragoza a la segunda plaza tras vencer al Barça

Medios

Laso: “Hay que hacer un buen partido en casa para recuperar sensaciones”

Medios

Anadolu Efes-Real Madrid: exigente visita a Estambul

Medios

Laso: “Fuera de casa nadie regala nada y tienes que jugar mejor»

Medios

Españoles por España – Baloncesto

Manuel Povea

Dejar Comentario