Jon Hopkins – Singularity [Crítica]

Jon Hopkins – Singularity [Crítica]

Valora esta noticia

Redacción: Felipe Martínez 

El productor londinense regresa con un nuevo álbum, Singularity. Ampliando su notable carrera, vuelve con un trabajo de nota. Ambient, house y techno son algunas de las referencias más claras que se vislumbran en un disco lleno de texturas distintas que se superponen creando numerosas atmósferas distintas.

Si has trabajado en profundidad con un artista como Brian Eno es difícil que no se te pegue algo. En Singularity nos encontramos cortes ambientales parecidos a los de Small Craft On A Milk Sea, su disco junto al maestro de la música ambient y otro afamado compositor y productor como Leo Abrahams. Otro de los ámbitos de donde pudo tomar ideas es del cine, ya que también ha compuesto diversas bandas sonoras. Esto se ve plasmado en el hecho de que liberara un teaser del álbum compuesto por un vídeo que presenta unas constelaciones que se mueven al ritmo de la música. Tema recurrente dentro de la música electrónica el del espacio exterior.

Singularity incluye regularmente el ya característico piano de Hopkins, quien llegó a estudiar para convertirse en pianista profesional. Los cortes del álbum comienzan con sintetizadores para crear un ambiente manso que avanza progresivamente hacia un sonido house para volver otra vez al punto de partida y así conectar con la siguiente canción. El disco se estructura en torno a este esquema (con excepción de Everything Connected, un corte de house de principio a fin), consiguiendo crear un conjunto sonoro que se entiende como un único elemento.

Es Singularity, la canción que abre el álbum, encontramos un corte de house ascendente que deriva en duros golpes de techno ligeramente industrial para acabar repentinamente en la calma más absoluta que da paso a Emerald Rush, corte editado como single. En esta canción se puede apreciar la presencia del piano clásico y el paso a un house de sonidos compactos mezclados con un fondo de electrónica downtempo que vuelve a derivar en la calma más absoluta para desembocar en Neon Pattern Drum, un corte más visceral con un loop de sonidos más industriales. Como ya apuntamos antes, la canción más diferenciada de la tónica general del álbum es Everything Connected, con una producción que puede sonar a otros artistas británicos como Floating Points.

Jon Hopkins ha demostrado que es un artista multidisciplinar en varias ocasiones. Singularity es un álbum que sin duda lo vuelve a poner en primera fila de la electrónica británica.

Singularity será publicado el próximo 4 de mayo.

Música indie relacionada

Noticias MúsicaFuente Original

También puede interesar